Hurto de gasolina bajó, 
el de petróleo subió

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Hoy se comercializa en Colombia más gasolina legal que ilegal. Ello gracias a los contundentes golpes que han dado las autoridades al contrabando de combustible.

 

Colombia logró reducir hasta en 95% el hurto de gasolinas en apenas dos años pero no logró controlar el robo de crudo. La estrategia involucró la creación de un grupo policial especializado, la aplicación de tecnologías para el rastreo de las gasolinas y un sistema de vigilancia y control de la cadena de suministro para reducir este problema casi a cero, contrario a lo que actualmente sucede en México.

El presidente de Fedispetrol, Álvaro Younes, dijo que “el robo de gasolina no es alto en el país como el contrabando, ese sí que nos está perjudicando, sobre todo el que proviene de Venezuela. Nunca se han tomado los verdaderos correctivos, además se ampliaron las zonas de frontera y con eso se aumentó las zonas de contrabando”.

 “El país volvió a tener ese flagelo del robo de gasolina que no es tanto como antes, pero hay casos que se presenta a través de la red de poliductos y en algunos casos con funcionarios dentro de Ecopetrol. Dijo que esta es una manera de financiar a los grupos armados que no solo lo hacen con la coca sino con el robo de combustibles”, señaló.

Asimismo indicó que “las estadísticas sobre ese problema son casi imposibles de conocer, se estaba hablando que se perdían casi 20 mil barriles día, casi 1 millón de galones y eso es bastante”.

De otra parte un informe de la consultora AT Kearney dice que en 2002  Colombia sufría su peor momento en robo de combustibles. En ese momento, decidió aplicar una nueva política pública que, en poco tiempo, tuvo un gran éxito. El plan logró frenar en 70% el hurto en 2003, y hasta en 95% en 2004.

“En 2002 se perdían 8.000 barriles de gasolina, el año pasado les robaron 14 barriles, es decir, nada. Pero esto funcionó porque era un plan holístico, en coordinación con la policía, autoridades administrativas y el sector privado”, cuenta Raymundo Sánchez, analista de la consultora.

Indica además que los grupos delictivos no solo robaban gasolina, sino también petróleo crudo, que refinaban en pequeñas plantas improvisadas para destilarlo y obtener derivados que incluso servían en el proceso de producción de la cocaína, según reportes de medios locales.

El presidente de Fedispetrol, Álvaro Younes, dijo que “el robo de gasolina no es alto en el país como el contrabando, ese sí que nos está perjudicando, sobre todo el que proviene de Venezuela

 

Frente a ellos, una de las claves fue la creación del Grupo de Operaciones Especiales de Hidrocarburos (Goesh), que persiguió este delito a través de la vigilancia de los ductos y la revisión de las instalaciones de refinación y de las gasolineras. “Se dedican justamente a patrullar los ductos, revisar autotanques, gasolineras y hasta barcazas, para asegurarse de que se transporta combustible legítimo”, explica Sánchez.

Además, Ecopetrol, la petrolera nacional de Colombia, aplicó tecnología, como la instalación de fibra óptica en sus principales ductos, para detectar con mayor rapidez las fugas en sus sistemas. También añadió marcadores químicos a los envíos de gasolina, con el fin de rastrearlos desde el punto de salida hasta las estaciones de servicio, y cotejar así la información con el suministro físico.

De acuerdo con un informe de Ecopetrol desde 1985, cuando entró en operación el oleoducto Caño Limón-Coveñas, se han derramado cerca de 3,5 millones de barriles de petróleo, “lo que representa una tragedia para la biodiversidad de esa región del país”.

Otro de los dolores de cabeza para las empresas encargadas de la infraestructura para el transporte de crudo en el territorio nacional fue el relacionado con el hurto de petróleo.

Registros de la petrolera indican que en 2018 fueron instalados 1.107 válvulas ilícitas para extraer crudo y combustibles. En 2017 fueron adecuados de manera irregular 933 de estos artefactos.

Entre crudo y combustibles se robaron 1.336 barriles por día en 2018. Sin embargo, el mayor volumen hurtado correspondió a petróleo (1.316 barriles por día). Señaló en su informe la petrolera que mientras el robo de petróleo sube, el de la gasolina está en detrimento. En la actualidad elreporte es que se pierden cerca de 20 barriles de gasolina por día.

Una de las principales razones por la cual ha aumentado el robo de crudo, es porque es usado para el procesamiento de coca en laboratorios clandestinos.

[themoneytizer id=”22300-28″]

 

También podría gustarte