Venezuela volverá a apostarle a la movilización el 23 de enero

Los ciudadanos salieron a las calles el pasado jueves, en la ciudad de San Cristóbal, Venezuela, en contra del gobierno de Nicolás Maduro y en respaldo a la Asamblea Nacional que ha sido desconocida por el mandatario de este país.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Las calles de Venezuela, nuevamente se llenan de esperanza. La oposición se ha fortalecido con dos hechos fundamentales: primero, el desconocimiento del segundo periodo de Nicolás Maduro emitido por la Organización de Estados Americanos (OEA) y por 13 de los 14 países del Grupo de Lima. Segundo, por la posesión como presidente de la Asamblea Nacional, único poder controlado por la oposición, por parte del diputado Juan Guaidó.

Esta ilegitimidad, sumada a la declaratoria formal de usurpación de la presidencia por parte del Legislativo, ha dado pie a la realización de una serie de Cabildos Abiertos con sesiones de trabajo parlamentario y ciudadano en los que se ha definido la agenda a seguir en los próximos días de cara a la movilización nacional del 23 de enero.

Los cabildos se han desarrollado en todo el país, con masiva participación ciudadana. En estos espacios se ven, sobre todo, adultos mayores. La mayoría de la juventud ha decidido migrar.

Franklyn Duarte, parlamentario de la Asamblea Nacional, opina que “nadie nos va a detener en esta nueva lucha. Queremos un presidente interino (Juan Guaidó), pero lo queremos cumpliendo funciones en Venezuela. No lo queremos en el exilio, ni cumpliendo funciones dentro de una embajada, lo queremos aquí”, precisó.

En medio del Cabildo Abierto, celebrado el pasado jueves 17 de enero en la frontera colombo-venezolana, zona que ha sufrido con mayor intensidad, el diputado hizo un llamado a las Fuerzas Armadas Nacionales y cuerpos policiales a unirse con el pueblo para dar paso a un gobierno de transición.

 

La gente no tiene miedo

En relación al rumbo que Venezuela tomará a partir del llamado a la calle que se ha hecho para el próximo miércoles, crecen las expectativas y el optimismo. Simón Colmenares, habitante de Catia, zona popular de Caracas, señala que “buena parte de los venezolanos considera que la Asamblea Nacional está haciendo las cosas bien. Las decisiones no han sido apresuradas y es de notarse que existe coordinación, trabajo en equipo y orden en los objetivos que se han planteado”.

Y agregó que los resultados de lo que va a pasar no son fáciles de vaticinar, “pero después del 23 de enero se van a despejar muchas dudas en relación al futuro del país. Queremos ir a la calle y vamos a salir porque estamos jugándonos el todo y no queda otra alternativa. La gente está decidida y no le tiene miedo a esos grupos colectivos que manda Maduro a amenazarnos”.

En la capital venezolana y en las principales ciudades donde se ha convocado para la movilización no se han dado a conocer aún los puntos de encuentro, ni la ruta que llevará la marcha por motivos de seguridad.

Para el politólogo y profesor de la Universidad del Zulia, Jesús Castillo, el 23 de enero se presenta como una oportunidad diferente para los venezolanos porque en el escenario de ahora hay vocería internacional, algo distinto de hace seis meses atrás. “Se garantiza a los factores de oposición oxígeno financiero para poder hacer sus actividades, además de dar una oportunidad a los opositores de volverse a reencontrar y unirse”, dijo.

Vendrán después del 23, agregó, nuevas fechas para salir a la calle y si las convocatorias toman fuerza, gobierno y oposición se verán en la obligación de sentarse a dialogar en una mesa de negociación.

Castillo explica que los caminos que empieza a transitar Venezuela no son de soluciones mágicas y no sobrevendrá un evento asombroso que cambie todo de la noche a la mañana a menos que las fuerzas armadas actúen.

“El ambiente político actual solo lo cambian las fuerzas armadas, nadie más. Si las fuerzas armadas quieren, llaman Maduro, convocan a una junta interventora y nombran un gobierno de transición, en un solo día. Sin la intervención las fuerzas armadas no hay organización civil ni del gobierno, ni de la oposición que puedan cambiar la realidad política de Venezuela”.

Gerardo Ramírez, coordinador de la coalición sindical del gremio de educadores que ya suman 10 días protestando en las calles de Venezuela, señala que “ayer no teníamos esperanza y de la nada ha nacido un nuevo líder en el que hemos decidido creer, es Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional. Vamos a seguirlo y atender al llamado que nos está haciendo a salir a la calle el próximo 23 de enero”.

 

Camino para la transición

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, señaló que es necesaria la suma de varios factores para concretar la transición democrática en Venezuela y en ese punto han coincidido la mayoría de parlamentarios de oposición, abocados en las calles de Venezuela, en la llamada “ruta de la libertad” hacia la restitución del hilo constitucional.

Sergio Vergara, diputado a la Asamblea Nacional por el partido Voluntad Popular le dijo a EL COLOMBIANO que desde el pasado cinco de enero, se eligió a Guaidó como líder de este proceso y con esto “se dio el primer paso para lograr el gobierno de transición. Se ha iniciado una ruta para tomar el control del gobierno a través de mecanismos constitucionales que permitan, primero que Maduro retire las manos del erario y segundo una ley de amnistía para quienes colaboren en el proceso de restitución del hilo democrático, para que retornen los exiliados

 

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte