Identificación de las 20 víctimas, el otro drama que deja atentado terrorista en Bogotá

314
[themoneytizer id=”22300-1″]

La cadete ecuatoriana Érika Chico Vallejo y los colombianos Cristian Camilo Maquilón Martínez, de Urabá (Antioquia); Stiven Ronaldo Prada, de Tolima, e Iván René Muñoz Parra, de Santander, son las únicas víctimas identificadas luego del atentado terrorista contra la Escuela de Cadetes General Santander.

Los otros 17 cuerpos tendrán que esperar el dispendioso proceso de identificación a través de ADN, según informó el director de la Policía Nacional, Óscar Atehortúa Duque, quien precisó que el análisis se realizará con base en muestras de los familiares ya contactados.

La decisión se tomó debido al estado en el que se encuentran los cadáveres, que en algunos casos quedaron irreconocibles por el impacto de la onda explosiva del carrobomba atribuido por las autoridades al Ejército de Liberación Nacional, Eln.

El general Atehortúa explicó que se hizo una “transversalidad” en los listados con las personas que están en la Escuela, de los heridos, la valoración de las personas particulares que visitaron la entidad y el personal que trabaja en el campo administrativo.

“Pudimos advertir, al hacer este listado, que hay 20 personas inicialmente desaparecidas que ya podemos decir que son el total de alumnos fallecidos. Son 21 cadáveres, pero no todos los cuerpos podrán ser encontrados, teniendo en cuenta el impacto que produce una explosión de este talante”, dijo Atehortúa.

Así mismo resaltó que la rápida identificación del cuerpo de la cadete ecuatoriana, que se produjo pocas horas después de ocurrido el ataque, se dio gracias a la indumentaria y los elementos que portaba, que confirmaron de quién se trataba.

Con respecto a la identificación de los otros tres cadetes, el Director de la Policía detalló que fueron personas ingresadas a centros de atención médica tras la explosión con afectaciones por quemaduras.

“Era muy importante no dar información con incertidumbre y por eso esperé puntualmente para entregar los datos. Tras esto, pedimos que todas las familias de las víctimas se convocaran a la Escuela General Santander para iniciar con el proceso de tomar las pruebas de ADN y así tener certeza de su identidad para cumplir con los actos protocolarios y las honras fúnebres”, indicó el oficial.

También precisó que ya hay 13 pruebas de los 20 fallecidos. Del total de las víctimas, 19 familiares acudieron a la institución y solamente falta el padre de uno de estos cadetes que por la distancia del lugar donde residía hasta ayer no llegaba a Bogotá.

Entre las víctimas mortales también se habla del cadete antioqueño Juan Esteban Marulanda Orozco, del vallecaucano Luis Alfonso Mosquera y del tolimense Allan Paul Bayona. Sin embargo, el Gobierno Nacional aún no hace oficial la identidad de estos uniformados.

El gobernador de Nariño, Camilo Romero, mencionó que dos de los cadetes fallecidos son de esa región: Cristian Fabián Gonzáles Portilla y Carlos Daniel Campaña.

 

¿Y el proceso?

En menos de 48 horas no será posible tener resultados de las pruebas de ADN, al menos, aquí en Colombia. Así lo advierte Ximena Castro Florez, experta en Genética Médica y estudiante de Doctorado en Ciencias Biomédicas de la Universidad del Valle.

Castro precisa que, de acuerdo con su conocimiento en el tema y por el estado en el que quedaron los cadáveres, hay dos alternativas de pruebas: microsatélite o ADN mitocondrial.

En los microsatélite, indica, se buscan secuencias de ADN en las que un fragmento (cuyo tamaño va desde dos hasta seis pares de bases) se repite de manera consecutiva. Sin embargo, estos exámenes para los 21 cuerpos alcanzarían un costo cercano a los mil millones de pesos.

Dice que para ello se requiere, preferiblemente, sangre del corazón para poder hacer análisis de calidad y tomar cada una de las partes obtenidas para identificar si corresponden al mismo cadáver.

El ADN mitocondrial, entre tanto, es un material genético de las mitocondrias, los elementos de la célula que generan energía para la misma. Sin embargo, este tipo de prueba es más usada para establecer enfermedades hereditarias o para confirmar vínculo parental o familiar.

 

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte