Santa Marta no está preparada ante ocurrencia de un tsunami

El director de la universidad Jorge Tadeo Lozano, Andrés Franco Herrera, durante su exposición presentó unas simulaciones sobre el fenómeno natural y los posibles tiempos que permitirían una reacción de evacuación.

 

Colombia cuenta con sensores instalados en 10 estaciones mareográficas ubicadas en el Caribe y 8 en el Pacífico que realizan un monitoreo durante las 24 horas y que reportan cualquier situación.

 

La ciudad de Santa Marta ni el Caribe en general están preparados para responder ante la ocurrencia de un tsunami porque no existe un sistema de alertas ni de información básica que oriente a la comunidad hacia dónde debería evacuar.

Así coincidieron los panelistas que participaron en el conversatorio ‘Los Tsunamis y su posible incidencia en la Región Caribe’, evento que se cumplió en las instalaciones del Acuario Mundo Marino en El Rodadero.

Según Andrés Franco Herrera, director de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, sede Santa Marta, la actividad académica permitió reflexionar sobre el cambio climático que se registra actualmente en el planeta y que está provocando fenómenos naturales con consecuencias graves en las zonas costeras.

Aseguró que no puede desconocerse que en el Caribe existe un sistema altamente dinámico donde se presenta actividad sísmica y hay zonas en donde chocan las placas como Costa Rica, Cuba y las Antillas menores. ‘‘Estos son sistemas activos en términos volcánicos y sísmicos. De acuerdo a las simulaciones de registrarse algún tsunami en la Región Caribe tendríamos entre una a dos horas de reacción para adoptar los planes de evacuación’’, recalcó.


El teniente de navio Julio Cesar Monroy, jefe de Centro

 

Fue categórico al expresar que siendo realistas ‘‘aquí no estamos preparados para cuando se presente un tsunami, no hay unos planes claros, no han sido socializados, la gente no ha interiorizado qué está sucediendo, qué podría pasar y no es ser alarmistas sino realistas’’, indicó.

El director de la Universidad resaltó el esfuerzo del Gobierno nacional en la implementación de los sistemas de monitoreo y los centros de alertas que dispone la Armada Nacional por lo que exhortó a continuar avanzando en innovación y tecnología. Sostuvo que el seguimiento a los fenómenos naturales no debería ser una labor exclusiva de la Armada, Guardacostas sino también de las universidades y entidades públicas. ‘‘Yo seré feliz y moriré en paz el día en que yo vea al menos en Santa Marta los letreros con los avisos que informen sobre cuáles son las rutas y los puntos seguros si se presenta algún tipo de tsunami’’, enfatizó.

 

SISTEMAS DE ALERTAS

A su turno el capitán de navío Julio Cesar Monroy, Jefe de Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrológicas del Caribe (CIOH) dijo ante el auditorio que en Colombia la cuenca más expuesta a fenómenos marinos es la del Pacífico, aunque en el Caribe también existen riesgos.

Explicó que en las ciudades de Tumaco, Buenaventura y Bahía Solano ya existen planes vigentes, sistemas de alarmas y se han realizado simulacros de evacuación gracias a la colaboración internacional. Recordó que el 90% de los tsunamis se origina por la actividad sísmica lo que permite su detección a tiempo a través de la red sismológica que activa un sistema nacional de detección de alerta por tsunami integrado por varias entidades bajo la coordinación de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgos de Desastres.

Colombia cuenta con sensores instalados en 10 estaciones mareográficas ubicadas en el Caribe y 8 en el Pacífico que realizan un monitoreo durante las 24 horas y que reportan cualquier situación. El capitán de navío Julio Cesar Monroy comentó de la existencia de una boya Dart que se ubica en mar abierto la cual posee un sensor en el fondo y otro en superficie que detecta cualquier cambio en la presión mínima en las columnas de agua y permite alertar con cierto tiempo de anticipación una onda de tsunami.

También comentó la existencia del aplicativo Evida (Evaluación, Visualización, Diseminación de Alertas) desarrollado por la Dimar, con el cual se hace seguimiento a las alertas que se generen en el mar.

Hernando Valencia Abdala, director de la Fundación Museo del Mar y del Acuario Mundo Marino, se mostró satisfecho por la masiva asistencia de jóvenes estudiantes, universitarios, profesionales y del capitán de fragata Javier Bermúdez, de Guardacostas, entre otros líderes quienes seguramente multiplicarán las inquietudes socializadas en el conversatorio ya que ‘‘no estamos exentos a la ocurrencia de un tsunami en Santa Marta ni el Caribe porque el planeta está sufriendo unos cambios drásticos’’, puntualizó.