PARA LEER EN SERIO
¡Fantástico!

273

Tener plata en Colombia rápidamente es hacer carrera en la corrupción. A muchos se les escucha decir que no vale la pena quemarse antes de tiempo sin tratar de intentar en conseguir las cosas de una. Sueñan con ser contratistas del Estado para “llenarse” y si lo capturan, pagar casa por cárcel o cobrar coimas y volverse “malo”.

Ah y comprarse varias cajas de tornillos para quedarse pegados en los puestos públicos, pero no cualquier tornillo que se consigue barato en la ferretería del sector, sino unos bien “enmermelados” que se pueden introducir sin aguero en cualquier contrato.

En la realidad a ninguno le importa pasar por encima de los demás, con tal de lograr lo buscado, y exclamar “ va pa esa”.  La ambición de contar con lo que no tienen, a algunos les parece lo más importante. Imitar  a quienes han obtenido mal habido carro último modelo, iPad recién calientico en salir al mercado, casa, finca para relajarse y pensar en donde hacer el próximo tumbe, viajes, joyas finas en tan poco tiempo, a la larga termina por serle fantástico.

Hace pocos días conocí la historia de un político “padre de la patria” que en sus años mozos, soñaba coronar lo que le pusieran de papaya  involucrándose en muchos casos de corrupción y debido a que no dejaba rastros llegaron a llamarlo el fantástico, hasta el punto que cuando estaba en la cúspide y levitaba al caminar todo “estirao”, mirando a los demás por encima del hombro, empezó a molestarse con el sobrenombre. Hoy en día, moriría de envidia con lo rápido que son sus tocayos para coronar todos los “embarques” contra el Estado.

Ya anciano y enfermo, le rogó a su esposa sin sonrojarse, que jamás de los jamase le pusieran el odiado mote en la lápida. Solo su verdadero nombre. Como a ella le pareció muy simple lo pedido, hizo añadir las siguientes palabras, “Durante su vida política, fue un hombre humilde y jamás robó”. Cuando le gente visitaba el cementerio y pasaba frente a la tumba,  murmuraba :¡ Fantástico!

*Arquitecto

También podría gustarte