Distrito busca acuerdo con los proveedores de plástico de un solo uso

[themoneytizer id=”22300-1″]

Wilson Rodríguez, director del Dadsa.

El director del Dadsa advierte que hasta la fecha de inicio de las sanciones por el empleo de ese tipo de material podría pactarse.

 

El gobierno del Distrito de Santa Marta está abierto al diálogo con las empresas que localmente se dedican a la venta de plásticos e icopores de un solo uso, a fin de concertar con ellos el plazo en que se entre a aplicar la resolución que restringen en la ciudad el empleo de ese tipo de materiales.

En Santa Marta, la actual administración de la ciudad le declaró la guerra al empleo de plásticos e icopores de un solo uso como una medida destinada a proteger el medio ambiente local y promover la utilización de elementos mucho más acorde con los recursos naturales. Una medida de esta naturaleza es la primera vez que se dispone en el país.

En ese sentido se pronunció el director del Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental -Dadsa-, Wilson Rodríguez, quien precisó que la intención del gobierno del alcalde Rafael Martínez no es entrar en conflicto con algunas de las fuerzas vivas de la ciudad, sino por el contrario conseguir su apoyo y suma a la intención de que Santa Marta sea la primera ciudad del país que le declara la guerra al empleo de plásticos e icopores de un solo uso por considerarlos altamente perjudicial al medio ambiente y sus recursos de flora y fauna.

“Hoy hay algunos desacuerdos menores con los comerciantes que se dedican a traer y expender en la ciudad los plásticos e icopores de un solo, pero son dificultades propias de la misma medida que busca restringir al máximo el empleo de esos elementos. Por ello, con ellos estamos adelantando unas mesas de trabajo en las que pretendemos concertar la fecha en la que se entrarían a imponer las sanciones contempladas en el acto administrativo”, comentó Rodríguez.

“Nuestra intención es que ellos tengan el tiempo para migrar sus inventarios a otras alternativas para su distribución en almacenes individuales o de cadena, ojalá hacia elementos ambientalmente sostenibles o biodegradables”, agregó.

Ahora en febrero, indicó el director del Dadsa, se retomarán las mesas de trabajo con los comerciantes referenciados para lo cual el Distrito considera importante la participación de los gremios que los reúnen. El funcionario recordó que la prohibición del empleo de plásticos e icopores de un solo uso se aplicará en primera instancia en la zona de El Rodadero a partir de febrero próximo como está contemplado en la resolución expedida por el Dadsa, a finales del año anterior.

La medida se aplicaría más tarde en zonas como el Centro Histórico y la Bahía de Santa Marta, porque así también quedó contemplado en el acto administrativo mencionado.

“Por eso estamos abiertos al diálogo con estos comerciantes. Incluso se puede concertar una nueva fecha para que en El Rodadero se empiecen a aplicar las sanciones contempladas en la resolución, siempre que haya de ellos una contraparte en la migración a la traída y comercialización de materiales más acordes con el medio ambiente de una ciudad como Santa Marta con una vocación turística natural”, añadió.

 “El mismo alcalde Rafael Martínez fue el primero en disponer este tipo de concertaciones con los gremios y las fuerzas vivas sin ningún tipo de problemas. Por eso, nuestro ánimo al diálogo”, mencionó el director de la entidad.

MANO DURA

Asimismo, el director de la autoridad ambiental a nivel del Distrito de Santa Marta anunció que a quienes sí se les va a aplicar la mano dura es a los vendedores ambulantes y estacionarios de El Rodadero que se dedican a expender comidas rápidas sin, al menos, tener autorización para ello.

Dijo que esos vendedores de El Rodadero de comidas rápidas son de los que más contaminan el ambiente con plásticos de un solo uso.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte