La sin salida de Viviane Morales, la conservadora del liberalismo

275

Con consideraciones que se hizo un cambiazo de reglas de juego y que no renunciará a sus principios morales, la senadora y precandidata liberal Viviane Morales, descartó, prácticamente, este jueves que siga en el camino de la nominación presidencial al no tener identidad sus postulados en esa colectividad. 

El nombre de Morales se ha convertido en los últimos meses relativamente en la piedra en el zapato para las directivas liberales, esto porque ella desde esas filas ha liderado temas como la prohibición al aborto y al matrimonio de las mismas parejas, pero en especial ha sido la más crítica desde allí al proceso de paz. 

Morales era hoy la principal competencia de varios de los precandidatos, esto porque ha tenido una alta figuración y reconocimiento, e incluso en encuestas internas que no han sido reveladas, la senadora Morales figura de primera por encima de Juan Manuel Galán y de Juan Fernando Cristo. 

Esta semana, el jefe del partido, senador Horacio Serpa, en una comunicación le notificó que si deseaba ser precandidata tendría que firmar un manifiesto en el que se expresa que acompaña la bandera de la paz y la apertura democrática en otros temas. 

“Una vez más, la cúpula que se ha adueñado del Partido Liberal ha hecho gala del cambiazo de las reglas de la democracia. Los doctores Horacio Serpa, Juan Fernando Cristo, César Gaviria, Humberto de la Calle y Juan Manuel Galán, urdieron la maniobra de inventarse, a último momento, unos postulados dizque ideológicos con el único fin de excluirme del grupo de precandidatos presidenciales para competir en la consulta popular”, indicó en su declaración Morales. 

Indicó que “se inventaron el requisito de ponerme a firmar un documento que implica esconder mi condición de cristiana, renunciar como congresista al derecho de proponer ajustes a la implementación de los Acuerdos de La Habana, abjurar de mi convicción de que la adopción de niños y niñas huérfanos debe darse a un papá y a una mamá y que debe ser decidida por el pueblo”. 

Morales le dice a las directivas liberales: “no señores: no firmo un documento espurio que impide hacer las rectificaciones urgentes a los Acuerdos de La Habana. Ustedes convirtieron con trampa una mesa de negociación del conflicto con las FARC en una verdadera mesa constituyente que terminó metiéndole de contrabando un esperpento de 311 páginas a la Constitución que nos rige a todos los colombianos”. 

En el futuro político de la senadora, su aspiración de candidatura presidencial cada vez se cierra. Morales no podría escoger la opción de salir a buscar firmas a la calle, esto porque incurriría en doble militancia porque ella es senadora liberal. 

A diferencia de otros dirigentes como Germán Vargas Lleras, quien es el jefe natural de Cambio Radical, en la actualidad él no tiene cargo de representación alguno en el mismo. 

Lo que Morales si puede hacer es seguir en la lista al Senado por el liberalismo, pero no se descarta que la colectividad escoja la opción de lista cerrada para la elección de marzo del otro año, lo que significaría que ella sumaría votos a otros de los senadores del partido, ya que Morales es considerada una de las más grandes electoras del partido. 

 

Tomada de Colprensa.

También podría gustarte