A escasos meses

355
[themoneytizer id=”22300-1″]

Nuestros gobernantes municipales y departamental, se encuentran ya a escasos meses de entregar las administraciones que les fueron confiadas a sus cargos y encargos, lo que debe servir de aviso para que si no lo han hecho bien (que de acuerdo con los registros estadísticos y decir de muchos son los más), traten al menos en lo que les queda de mandato de recomponer los rumbos en beneficio ciudadano e institucional, para que al menos dejen un camino menos tortuoso y difícil para los administradores que habrán de sucederlos y ojalá sobre sus ejemplos, adelanten cabalmente las funciones encomendadas constitucional y legalmente como debe y tiene que ser.

 Los próximos mandatarios van a tener entre sus principales desafíos, y bien es que lo piensen desde ya y estructuren sobre lo cual sus programas, construir sólidos, funcionales, eficaces, eficientes e integrales modelos de gobierno si en verdad quieren garantizar positivas transformaciones respecto del mal estado de cosas en que se encuentran los municipios y departamento del Magdalena, en lo que vital e importante será el seguimiento de una ruta crítica que permita transiciones ordenadas, coherentes, ajustadas a realidades y propias necesidades, a fin de garantizar gobiernos ciertos lejos de improvisaciones.

Entender ellos la importancia de utilizar permanentemente un lenguaje de gobernante, propio de un auténtico diálogo democrático, tono moderado, responsable, prudente, con una definida ruta de gobierno, sin improvisación, bromas ni tontas ocurrencias. Establecer puentes con las diversas visiones y voces existentes, avanzar con apertura integradora, en lo que importa el concurso de personas con solvencia ética, probada y comprobada capacidad profesional y trayectoria de vida pública y privada exentas de sospechas insanas.

Mandatarios y co-administradores capaces de rodearse de equipos de relevancia, de integrar nuestra diversidad y pluralidad en vía de construir gobiernos legítimos en su conformación como incluyentes en su operación. Consensual, sin imposiciones, que permita garantizar los derechos de todos y donde quepan nuevas lógicas democráticas de interacción. Donde esté presente la siempre desdeñada representación popular, el total apego al Estado de derecho, lo equitativo y justo. Precisar ideas fundamentales, establecer claros lineamientos de conducción institucional y estrategia a implementar e implantar. Qué programas seguirían vigentes, cuáles no, que otros se modificarían, que cambios sustanciales adelantar y demás aspectos a definir; todo, por cuanto la dimensión de los desafíos es inmensa y tenemos que estar a la altura para rebasarlos.

*Abogado

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte