Continúa la ofensiva contra la corrupción en el sector salud

342
[themoneytizer id=”22300-1″]

Contratos de reforzamiento estructural y obras complementarias en la Clínica Fray Bartolomé de las Casas, en Bogotá, son investigados por la Fiscalía por presuntas irregularidades que se habrían registrado entre 2006 y 2009.

El ente acusador reveló que estas investigaciones tiene relación con el incumplimiento de sus requisitos legales esenciales y el desvío de recursos públicos que habrían ido a parar a manos del entonces gerente del Hospital Simón Bolívar por concepto del pago de una supuesta comisión.

El reporte de la Fiscalía da cuenta que durante julio de 2006 el Fondo Financiero Distrital de Salud de Bogotá firmó el comodato 622 con el Hospital Simón Bolívar, en el cual entregó el inmueble de la Clínica Fray Bartolomé para que realizara las adecuaciones estructurales necesarias y garantizara el funcionamiento al público.

Así las cosas, el ente acusador constató que el entonces gerente del Hospital Simón Bolívar, Héctor Lemus Montañez, realizó contratos de obra e interventoría. “El primer contrato de obra corresponde al 1550 de 2006 destinado al reforzamiento estructural de la Clínica Fray Bartolomé de las Casas y se pactó inicialmente por 1.817 millones de pesos; sin embargo, luego de varias adiciones, se incrementó a 4.000 millones de pesos. Un segundo contrato fue el 2501 de 2017 contemplaba obras complementarias y tuvo un costo cercano a 600 millones de pesos”.

Con la evidencia recolectada, la Fiscalía asegura que existió pago de coimas por los dos contratos. Las investigaciones confirmaron que se habrían pagado sobornos equivalentes al 10% del valor total de los contratos, es decir, aproximadamente 459 millones de pesos.

Por el primer contrato, según la Fiscalía, se habría pagado más de 416 millones de pesos en coímas, mientras que en el segundo contrato se habría pagado un poco más de 29 millones. Otra de las irregularidades que halló la Fiscalía, es que las obras debían entregarse en 10 meses desde que empezó, pero las mismas finalizaron casi dos años después.

Por estos hechos, la Fiscalía imputó cargos a Gustavo Burgos Ramírez, quien para la época era jefe de planeación del hospital Simón Bolívar. El ente acusador consideró que era presuntamente responsable de los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y cohecho impropio, porque, al parecer, habría recibido dinero para agilizar pagos del contrato inicial.

Del mismo modo fue procesada Nidia Esperanza Garzón Morales, quien fungió como interventora de uno de los contratos y aceptó los delitos de peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Además de estos procesos, la Fiscalía determinó llamar a imputación de cargos a el exgerente del Hospital Simón Bolívar, Héctor Lemus Montañez.

 

Bogotá Colprensa

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte