“Trabajar en el Bronx fue como estar en estado de coma”

682

Rodrigo Candamil, protagonista de la serie El Bronx, quien habla del reto que asumió al interpretar a Gerardo Noriega.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Por:

SERGIO

VILLAMIZAR D

En los últimos meses los televidentes han visto al actor caleño Rodrigo Candamil personificando al abogado Alfredo Duperly, en la nueva temporada de La Ley del Corazón del canal RCN.

Ahora, a las 10:00 de la noche por Caracol, también lo podrán ver en El Bronx, como Gerardo Noriega, que si bien, es un personaje de saco y corbata, según el actor, es muy diferente a todo lo que había hecho hasta el momento en el mundo de la televisión.

El actor Rodrigo Candamil hace pareja con Natasha Klaus en esta producción de la televisión colombiana.

Gerardo es un exministro de Transporte quien dirige una constructora a punto de la quiebra, a la espera de un millonario contrato público para poder salvarla, junto a problemas de infidelidad y una seria adicción a las drogas, el camino que lo llevará desde la zona más fina de la ciudad hasta el corazón de El Bronx.

Caída libre

¿Cuál fue la clave en la construcción de su personaje Gerardo Noriega en la serie ‘El Bronx’?

Sin lugar a dudas el trabajo ha sido en equipo para la construcción de mi personaje en la serie, y creo que en buena parte de los personajes de ‘El Bronx’, una historia intensa, de momentos fuertes pero cargada de vida.

 

¿Cómo fue la creación de Gerardo Noriega?

Es un personaje increíblemente humano, que empieza viviendo en una fortaleza donde aparentemente no pasa nada, con un alto estrato social que a los ojos de muchas personas lo ‘blinda’ de muchas cosas que ocurren en una gran ciudad, como las tragedias, pero va a terminar en la fosa más profunda de El Bronx, donde realmente se va a conocer.

 

¿Cómo fue trabajar en una historia basada en hechos reales?

Me dio mucho miedo meterme en todo el rollo de El Bronx, por todo lo que puede ser emocionalmente y el desgaste que puede generar en ello, al ser una producción que realizamos durante seis meses y la mayor parte de ese tiempo mi personaje estaría dentro de un basurero.

Si esto fuera una película y estas uno o dos meses inmerso en ello, está bien, lo asumes, lo trabajas y lo haces, pero seis meses en estas, era muy complicado. Por eso, trabajar en El Bronx fue como estar en estado de coma, pero también un estado de caída libre, porque Gerardo iba de caída en caída sin conocer fondo, muy parecido a la vida real de muchas personas.

Gerardo es un personaje que representa lo más alto de las clases sociales, pero que termina en el infierno profundo de las drogas.

 

¿Cómo fue esa transformación del personaje?

Me costó muchísimo poder lograr un tránsito del personaje físico para que se pudiera hacer. El Bronx es el resultado de un gran equipo de trabajo para que todo esto salga muy bien, con mucho de producción, de dirección y de maquillaje, junto a todo el talento de los actores que hicieron parte de esta serie.

Quería indagar en una gran cantidad de consecuencias físicas por las que pasan los adictos a las drogas. A partir de esa transformación física podía acercarme más a este difícil personaje, porque el tema emocional sabía que me costaría mucho.

Quería involucrarme con mi trabajo previo y luego en el set, donde las características físicas fueron claves para sustentarlo.

 

¿Difícil salir de Gerardo?

Tuvo sus dificultades. Con el tema de las adicciones del personaje yo necesitaba asimilarlas. Yo llevaba ocho años sin fumar y volví a fumar para sentir esa adicción. El cigarrillo me ponía muy nervioso, me alteraba y eso me permitía acercarme más a las escenas. Al dejar a Gerardo me costó bastante volver a dejar de fumar. Saqué grandes enseñanzas de este personaje.

¿Difícil volver al cigarrillo para crear un personaje?

Creo que fui un poco ingenuo al pensar que podría volver a dejarlo como lo hice hace ocho años, pero ha sido complicado, con recaídas permanentes, pero ahí vamos.

 

¿Qué viene para Rodrigo Candamil este 2019?

Con mucha esperanza de extender mi trabajo internacionalmente, con muchas ganas de poder hacer cine para trascender fronteras y poder seguir participando en proyectos emblemáticos que den cuenta de todo el talento que tenemos en América Latina. /[email protected]

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte