El proyecto de Hidroituango

361
[themoneytizer id=”22300-1″]

El país entero ha estado pendiente de las dificultades que se han presentado en la represa de Hidroituango. Muchos colombianos, a raíz de los problemas presentados se enteraron que este proyecto daría sostenibilidad para afrontar el consumo de electricidad del país e incluso comenzar a exporta energía al exterior y así incrementar nuestros ingresos por concepto de exportaciones.

Este proyecto, que era el gran orgullo de los antioqueños, y de una empresa líder y bandera como es EPM, quedó en interrogante ante todos los colombianos quienes a su vez nos dimos cuenta de su dimensión e importancia, no sólo para  Antioquia sino para todo un país.

Fueron ya varios los años que ha durado la consecución de las licencias para la aprobación de Hidroituango, el proyecto conllevó un buen tiempo en su planeación, diseño y construcción. Pero la tranquilidad en su desarrollo se ha visto interrumpida por los problemas que se han presentado y que han llevado a reuniones de urgencia para adelantar correctivos y salvar esta importante obra.

Estas reuniones han llevado incluso a que la unidad antioqueña se haya visto resquebrajada al escuchar manifestaciones del Gobernador de Antioquia en contra de las autoridades de EPM, situación que no es buena para la imagen de sus autoridades, más aún cuando en estas circunstancias lo que se requiere en una actitud conjunta y solidaria bajo la brújula de la neutralidad, responsabilidad y profesionalismo con que hay que tratar casos tan delicados como los presentados en Hidroituango.

Ahora bien, hasta ahora todo se ha motivado en malas decisiones durante la ejecución de la obra y no precisamente por mal manejo económico o casos de corrupción como se presentaron en casos como Odebrecht, Reficar, el manejo de los alimentos escolares, el carrusel de la Alcaldía de Samuel Moreno y tanto otros escándalos de los cuales nos enteramos todos los días y sobre muchos de los cuales estamos esperando que con prontitud se haga justicia.

Lo que a veces es incomprensible es observar que cuando se toman medidas anticipándose a una tragedia vienen las amenazas de investigaciones y si no se tomaran esas decisiones entonces también daría lugar a investigaciones. Hay que dar espacio para que los técnicos puedan trabajar en lo urgente y no tengan que dedicarse a utilizar su tiempo en defensas o lo que es peor que se atemoricen de tomar decisiones por las consecuencias de investigaciones.

La verdad es que si la represa llegaré a reventarse la tragedia que produciría es mayor, por lo menos diez veces más grande que la que provocó el fenómeno natural del descongelamiento del nevado del Ruiz, provocado por la erupción de piroclásticos del volcán Arenas. Si bien Hidroituango es propiedad de EPM, el municipio de Medellín y la Gobernación de Antioquia, su resultado positivo en la construcción y puesta en marcha es fundamental para las necesidades nacionales y su economía. Por tanto, esperemos todos que finalmente tengamos éxito en el mismo y que la famosa sala de máquinas, cuyo daño  hasta hoy no se ha podido establecer en manera cierta, se pueda recuperar y, con los arreglos a que haya lugar, se pueda salvar.

Que la preparación y profesionalismo de los servidores de EPM nos lleven a que este proyecto se consolide y que los daños ecológicos se logren recuperar y que la naturaleza con la ayuda de Dios se comporte sin contratiempos para solucionar y poner en marcha a Hidroituango. Lo contrario sería una tragedia para todos los colombianos.

*ExComisionado de Paz

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte