Caso Odebrecht salpica a excandidata presidencial peruana Lourdes Flores

202
[themoneytizer id=”22300-1″]

 

La dos veces candidata presidencial peruana Lourdes Flores quedó salpicada este jueves por el escándalo de aportes ilegales de la constructora brasileña Odebrecht, por el que son investigados cuatro exmandatarios y está presa la opositora Keiko Fujimori.

La líder socialcristiana (centroderecha) -que en las primeras fases de las campañas de 2001 y 2006 era favorita para convertirse en la primera mujer presidenta de Perú- quedó comprometida por el testimonio de un exasesor suyo que optó por colaborar con la justicia.

“Investiguen todo lo que quieran, pero no olviden que opiniones anticipadas pueden terminar dañando honras”, tuiteó Flores, negando haber cometido delitos.

Una conversación telefónica de Flores con su exasistente, el abogado Horacio Cánepa, actualmente procesado, fue divulgada por el Canal 5 de televisión, en un país donde ya es tradición que los escándalos de corrupción estallen con la difusión de audios o videos grabados subrepticiamente.

En la cinta, de 12 minutos, se escucha a Flores inquieta por lo que pueda declarar el exjefe de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, a los fiscales peruanos.

“Todo dependerá pues (de) qué cosa le pregunten (a Barata), qué cosa quiera decir”, señala la excandidata presidencial, de 59 años.

Cánepa le indica que “hay que tener (claro) cómo se entró (el dinero a la campaña), cómo se gastó, todas esas vainas hay que tenerlas claras”, y ella le responde: “no tengo esa información tampoco (…), ni me acuerdo ni (lo) puedo reconstruir tampoco”.

Expresidentes bajo la lupa

Recibir aportes de dinero para una campaña electoral no es delito en Perú, siempre que los fondos sean registrados debidamente en la contabilidad del candidato. Pero los aportes de Odebrecht no eran anotados en los libros de esa empresa ni tampoco en las cuentas de los partidos.

Al no haberlos declarado, quienes recibieron aportes de la brasileña arriesgan condenas de entre ocho y 15 años de prisión por “lavado de activos”. El riesgo de ir a la cárcel aumentó ahora que Odebrecht aceptó un acuerdo de colaboración con la fiscalía peruana.

Por este escándalo, desde el pasado 31 de octubre está en prisión preventiva por 36 meses la líder opositora Keiko Fujimori -también dos veces candidata presidencial (2011 y 2016)-, mientras es investigada por lavado de activos.

El escándalo ha salpicado además a los expresidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), todos bajo investigación de la fiscalía.

Odebrecht admitió en 2016 ante las autoridades estadounidenses que pagó sobornos por 29 millones de dólares en Perú entre 2005 y 2014.

Firma de acuerdo de colaboración

Según medios locales, Cánepa habría declarado a los fiscales que Odebrecht le proporcionó 500.000 dólares a Flores (presuntamente en la campaña de 2006). Él mismo habría entregado la cinta de su conversación con ella a la fiscalía.

La conversación fue “grabada sin mi consentimiento. Ante su contenido me reafirmo en lo dicho: no hay ninguna inconducta”, tuiteó Flores.

Cánepa aspira a que la fiscalía lo declare “colaborador eficaz” para evitar una condena o conseguir una más reducida. Está procesado por haber recibido sobornos de Odebrecht cuando oficiaba de “árbitro” que dirimía disputas contractuales entre la brasileña y el Estado peruano.

Paralelamente, fiscales peruanos se encuentran en Brasil para interrogar a exresponsables de Odebrecht y para firmar el viernes un acuerdo de cooperación, por el cual la empresa colaborará con la justicia peruana a cambio de inmunidad para sus ejecutivos.

La constructora pagará además una reparación civil de 182 millones de dólares, en un plazo de 15 años, fijada en base a cuatro licitaciones que ganó en Perú pagando sobornos a funcionarios.

Los proyectos involucrados en los escándalos son una línea del metro de Lima, los tramos 2 y 3 de la carretera interoceánica Sur que une Perú con Brasil, una autopista urbana entre Lima y Callao, y una autopista en el Cusco.

 

AFP

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte