El reinado de Shiffrin en el esquí sigue con un cuarto título en eslalon

255
[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Pese a estar enferma y haber sido derrotada hace dos días en el Gigante, la estadounidense Mikaela Shiffrin superó todas las dificultades para convertirse este sábado en la primera esquiadora de la historia en ganar cuatro títulos mundiales consecutivos en eslalon.

Tras cruzar la meta en la segunda manga destrozando el cronómetro (fue la única participante en bajar del minuto), la joven Shiffrin, de 23 años, se tiró al suelo y se quedó durante unos segundos mirando al sol de Are (Suecia), que apareció para saludar a la reina del esquí alpino.

En la primera manga había acabado en una inhabitual tercera posición, acusando el “bajón de energía” que ella misma había admitido, al encontrarse enferma.

Pero la gran favorita al título tras su dominio aplastante en la temporada de eslalon en la Copa del Mundo de esquí sacó fuerzas para acabar volteando la situación en el segundo descenso y ganar su cuarto oro consecutivo en esta especialidad.

“A mitad de la segunda bajada me quedé sin oxígeno y sólo traté de mantenerme en la pista y dar lo mejor de mí”, declaró Shiffrin, que también es la vigente campeona olímpica de eslalon.

“Mi esquí, especialmente en el segundo recorrido, fue muy bueno. Empujé al máximo sin pensar en si estaba o no enferma; quizá no lo hubiera hecho mejor si me sintiera normal”, añadió.

Es la primera esquiadora que consigue semejante gesta. En categoría masculina, sólo existe un precedente: el alemán Christl Cranz en los años 1930.

También es la segunda mujer que gana tres medallas en un mismo Mundial, igualando a la eslovena Mateja Svet, que en 1987 ganó la plata en el Gigante y en el bronce en eslalon y Super Gigante.

Es, además, el quinto título mundial para la norteamericana, contando el de Super Gigante que logró la semana pasada, y su tercera medalla en los mundiales de Are (junto al bronce del Gigante el jueves). Todo con sólo 23 años.

Dos oros y un bronce

Ante unas tribunas de la estación de Jämtland al fin repletas, el público alentó con entusiasmo el descenso de su compatriota Anna Swenn Larsson, que se llevó finalmente la plata (a 58 centésimas del oro), la primera medalla para el país organizador de este Mundial.

La más rápida de la primera manga, la suiza Wendy Holdener (oro en la combinada y en la prueba por equipos), cometió un grave error en el segundo descenso y dejó en bandeja la medalla de bronce a la eslovaca Petra Vhlova, que acabó a un segundo y tres centésimas de Shiffrin.

Vhlova se marcha de Are con una medalla de cada color, junto con la plata en la combinada y el oro en el Gigante, el primero de la historia para Eslovaquia.

Pese a los éxitos de las rivales y a no haber logrado los títulos que se había propuesto, Shiffrin finaliza el mundial como auténtica reina del campeonato.

Ganadora de 8 de los 9 últimos eslalons de la Copa de Mundo, la norteamericana hizo respetar la jerarquía e hizo olvidar su minipolémica con su compatriota Lindsey Vonn, ahora ya retirada, que la había criticado por su negativa a participar en la prueba combinada y en el descenso para concentrarse en las pruebas más técnicas.

 

AFP

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte