La ofensiva diplomática de Duque contra Maduro

339
[themoneytizer id=”22300-1″]

La visita del presidente colombiano, Iván Duque Márquez, al mandatario estadounidense Donald Trump, reforzó la alianza internacional contra el mandato de Nicolás Maduro, quien ha llevado a Venezuela a la más grande crisis social y económica vista en Latinoamérica en los últimos años.

El encuentro que sostuvieron esta semana el presidente Iván Duque y su homólogo estadounidense, Donald Trump, y, en general, toda la visita del mandatario colombiano a Washington, representan un momento clave en lo que va de su, hasta ahora, corto mandato.

Para muchos colombianos, tal vez lo que haya llamado más la atención fue la polémica sobre el vestido de la primera dama, María Juliana Ruíz, pero otras cosas, mucho más relevantes, ocurrieron durante la visita.

Esto es lo que dejó la visita de Duque a Washington.

SE REFORZÓ LA ALIANZA CONTRA MADURO

Durante toda su visita a Washington, el presidente Duque insistió en la necesidad de reforzar el cerco diplomático al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Su encuentro con Trump fue un hito clave para ese objetivo, pero no el único.

Se puede decir que la  visita de Duque a Washington estuvo marcada, de principio a fin, por el tema de Venezuela. De hecho, su primer reunión en la capital estadounidense fue con Carlos Vecchio, el encargado de negocios del presidente interino Juan Guaidó, en Washington, y una de sus últimas actividades fue una videoconferencia a través de Instagram, con el propio Guaidó.

En su intervención ante la Asamblea General de la OEA, este viernes en la tarde, Venezuela fue de nuevo su tema principal.

Como lo destacó el analista político y ex senador del Centro Democrático Alfredo Rangel, la visita reforzó el liderazgo que a nivel regional ha ejercido Duqueen contra de Maduro y reafirmó la alianza que se ha formado entre Estados Unidos y Colombia para buscar una solución a la crisis  del vecino país.

Para el experto en relaciones internacionales Rafael Piñeros, este esfuerzo, sin embargo, no va a tener muchos efectos en Venezuela, porque la solución tiene que venir desde el interior de la población venezolana.

 “Es decir, sin que se hagan masivas movilizaciones o  que los militares realmente tengan la posibilidad de poner en jaque al régimen de Maduro es muy difícil que se produzca un cambio, más allá del discurso”, añadió.

La reunión entre Trump y Duque, por otra parte, causó preocupación entre algunos analistas por el hecho de que el presidente de Estados Unidos no haya descartado la posibilidad de enviar 5.000 soldados a la frontera de Colombia con Venezuela y Duque no haya intervenido para rechazarla.

“Hasta ahora la salida de Maduro no parece ni viable ni clara, ni definida. El mismo hecho de que Trump diga que tiene un plan B o C para la situación de Venezuela hace que se vuelva a la incertidumbre de si se abrirá una acción militar. Aunque está claro que Colombia, al menos no oficialmente, no hará parte de una acción militar contra ese país”, afirmó Carlos Patiño, experto en política y relaciones internacionales de la Universidad Nacional.

Duque, y su ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, han insistido en que de parte de Colombia no habrá ningún apoyo a una acción militar en Venezuela, aunque las afirmaciones de los funcionarios estadounidenses no han ido en el mismo sentido.

LA NUEVA TENDENCIA EN LA POLÍTICA ANTIDROGA

En la breve declaración conjunta de Duque y Trump antes de comenzar su encuentro, el mandatario de los colombianos se desvió del tema de Venezuela, que era el que se robaba la atención de los periodistas, para destacar el hecho de que en los cuatro primeros meses de su administración  logró erradicar 60 mil hectáreas de cultivos ilícitos.

Dijo que esta cifra es mayor a lo que se logró en los primeros 8 meses del 2018, lo que para él, mostraría el cambio de tendencia que ya se está dando en la lucha contra este flagelo. Duque aprovechó el espacio para reafirmar su compromiso con la meta de que Colombia esté libre de drogas.

“Nosotros como Gobierno hemos presentado un programa llamado Ruta Futuro, que combina todas las herramientas para ponerle freno a ese crecimiento exponencial de cultivos ilícitos y al mismo tiempo  permitir una transformación de cultivos ilegales a unas  economías legales en muchos lugares del territorio “, señaló.

En opinión del analista Carlos Andrés Arias Orjuela, el presidente Duque sabe lo importante que es para Estados Unidos el tema de las drogas ilícitas y  por esa razón busca sintonizarse  con esa preocupación.

“El resultado que tuvo la conversación, hoy (viernes) se hizo público y es que para el próximo Plan Colombia, el gobierno de los Estados Unidos por intermedio de sujetos de cooperación va a entregar 27 millones de dólares más que lo que ya estaba entregando, enfocado al tema de sustitución de cultivos y reemplazo de estos”, agrega Arias.

En efecto, el Congreso de  Estados Unidos aprobó un presupuesto de 418 millones de dólares para que Colombia siga luchando contra los cultivos ilícitos, implemente los acuerdos de paz y ejecute programas de desarrollo alternativo. Aunque en los últimos años, la ayuda a Colombia se había reducido, en esta ocasión hubo un incremento de 27 millones  con el fin de que fortalecer las acciones de erradicación de coca.

ACUERDO DE PAZ

Uno de los objetivos a los que le apuntó el gobierno Duque en la visita del mandatario a Washington fue en que se llevara a cabo una agenda bipartidista, característica que siempre ha tenido la política de EE.UU. frente a Colombia, es apoyada tanto por republicanos como por demócratas.

Por eso, una de las reunión más importantes era con Nancy Pelosi, quien desde hace algunas semanas ocupa el cargo de presidente de la Cámara de Representantes, y se ha convertido en un fuerte contrapeso contra Trump.

En su encuentro, Pelosi le insistió a Duque en que mantenga en firme el acuerdo entre el Estado colombiano y las FARC y trabaje por su implementación.

Duque le reiteró a Pelosi que mientras los excombatientes cumplan el compromiso de no regresar a las armas, el continuará con el compromiso del Estado en relación a  la reincorporación, proyectos productivos  y priorización de los territorios afectados por la violencia.

Como lo manifiesta Arias, esto explica por qué Duque ha debido virar un poco su discurso frente a la implementación del acuerdo y apoyar, por ejemplo, no solo la erradicación forzada de los cultivos ilícitos, sino la sustitución voluntaria, pues de parte de Estados Unidos hay interés en la implementación y se han destinado recursos para esas actividades.

Frente a este tema, Duque aseguró en Washington que en el Plan Nacional de Desarrollo está incluido el presupuesto para cumplirle a estas comunidades, pero dejó en claro que el éxito de la implementación depende de que no sigan creciendo los cultivos ilícitos y no haya más narcotráfico. “Voy a cumplir como presidente de Colombia”, sostuvo.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte