Un solo proyecto de fracking puede generar $1,5 billones al año  

415
[themoneytizer id=”22300-1″]

El aval que le dio la Comisión de Expertos al Gobierno Nacional para iniciar pilotos de explotación de Yacimientos no Convencionales (YNC) en Colombia bajo ciertas condiciones, tiene a los gremios, empresas y hasta la Nación haciendo cuentas sobre cuánto aportaría esta tecnología a los ingresos fiscales. Aún cuando el Ministerio de Minas y Energía debe analizar con detenimiento el informe, de incorporarse esta técnica el Estado recibiría $1,5 billones por cada proyecto.

Así lo explicó Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), quien ratificó que, en general, hay tres grandes beneficios económicos en la exploración y producción de YNC mediante la fracturación hidráulica, o fracking.

“¿Qué beneficios económicos traería? Menciono tres: autosuficiencia energética porque las reservas de petróleo y gas se están acabando; sostenibilidad fiscal del país y beneficios económicos, sociales y ambiental en las comunidades. Un solo proyecto dejaría más de $1,5 billones a las cuentas fiscales”, aseguró Lloreda. Este dinero saldría de impuestos, derechos económicos contractuales, dividendos y regalías.

El directivo confirmó que esta tecnología trae también un impulso al desarrollo regional. Con un proyecto piloto, se desprenderían alrededor de 5.000 empleos y se incrementaría el concepto de regalías, que, en términos generales, y según la proyección de la ACP, serían de US$2.500 millones.

Las más recientes conclusiones sobre el fracking han generado opiniones a favor y en contra. Sin embargo, una de las recomendaciones de la Comisión de 13 Expertos, conformada por biólogos, geólogos, ingenieros, abogados y economistas, coindice con la opinión de los gremios: “Colombia tiene un gran potencial de YNC, pues las reservas potenciales de petróleo y gas de no convencionales son de aproximadamente 7.400 millones de barriles promedio, casi tres veces las reservas probadas actuales”, dijo Natalia Salazar, miembro de la Comisión y magíster en economía de la Universidad de los Andes.

La tesis de Salazar también la comparte Lloreda. El ejecutivo señaló que hoy se estima que el país tenga entre tres y cuatro veces las reservas actuales. Es decir, alrededor de 8.000 a 9.000 millones de barriles equivalentes de petróleo (Mbep).

El desarrollo de YNC mediante la técnica del fracking es, sin duda, un vehículo para financiar e impulsar la diversificación energética. Germán Espinosa, presidente de la Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), explicó que lo positivo de las decisiones de la Comisión es que se “incorpora nuevas reservas en un horizonte de autosuficiencia tan precaria. Eso va a tener un impacto macroeconómico importante. Hay riesgos que se derivan de esta técnica, pero se pueden manejar. Hay que fortalecer su capacidad institucional en los temas ambientales y entender las preocupaciones de las comunidades”.

Al analizar estas variables, y estudiar los ingresos que representarían los YNC, la ACP también añade que al comparar el aporte anual en impuesto a la renta de estos proyectos, equivale a 55 veces los aportes que hace el sector arrocero en Colombia.

BOGOTÁ (La República).

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte