´No descansaremos hasta que se haga justicia´: Duque

300
[themoneytizer id=”22300-1″]

“La justicia no es odio ni es venganza, la justicia es lo que esperamos como mínimo los colombianos para que haya verdadera reparación moral, para que haya un sentimiento claro de verdad. No más excusas en Colombia para dejar las armas por parte de la criminalidad, no más excusas para no liberar a los secuestrados, no más excusas para seguir librando ecocidios que aniquilan nuestra naturaleza”, agregó el presidente Iván Duque/ PRESIDENCIA.

Al referirse a las víctimas como “héroes y ángeles”, el Mandatario dijo que ellos serán el “símbolo de la determinación que vamos a tener todos los días para derrotar a los que han querido con la violencia manchar el sentimiento de unidad patriótica”.

Al cumplirse el primer mes del atentado terrorista del Eln contra la Escuela General Santander, de Bogotá, que causó la muerte de 22 cadetes de la Policía Nacional, el Presidente Iván Duque hizo un enérgico pronunciamiento dirigido a ese grupo armado ilegal, en el cual señaló que “no hay más excusas en Colombia para dejar las armas”.

 “No más excusas en Colombia para dejar las armas por parte de la criminalidad, no más excusas para no liberar a los secuestrados, no más excusas para seguir librando ecocidios que aniquilan nuestra naturaleza”, afirmó el Jefe de Estado.

Además, el Mandatario recalcó que “quienes han pretendido, con la barbarie, lacerar la Constitución y pretender por la vía del odio ganar canonjías, están equivocados, prevalece el bien por encima de la maldad”.

Las afirmaciones del Presidente tuvieron lugar al final de la eucaristía oficiada en las instalaciones de la Escuela de Cadetes, en presencia de familiares de las víctimas y de los altos mandos militares y de la Policía, así como de los Ministros del Despacho.

“Lo que ocurrió hace un mes en esta Escuela, en este centro de formación, es un acto de corrupción. La corrupción de las almas, la corrupción en donde sepierde total respeto por la vida, por la honra…”, aseveró en su declaración, al tiempo que señaló que no hay ideología alguna, ni causa alguna que justifique un asesinato, un secuestro, una extorsión o un ecocidio.

El Mandatario dijo que como Presidente de los colombianos y como comandante de la Policía Nacional, entregará todo para que se haga justicia.

“Quiero hoy como Presidente, Comandante en jefe de esta institución decirles que daremos todo, absolutamente todo para que se haga justicia. La justicia noes odio ni es venganza, la justicia es lo que esperamos como mínimo, los colombianos, para que haya verdadera reparación moral,

para que haya un sentimiento claro de verdad”.

“En nombre mío y en nombre de María Juliana, la Primera Dama de la Nación, expresarles a todos los familiares de estos 22 héroes, de estos 22 ángeles, nuestra voz de apoyo, nuestra voz de compañía y nuestro sentimiento profundo. Su recuerdo y su memoria estarán siempre, siempre, en nuestros corazones”, expresó el Mandatario.

El Jefe de Estado valoró, especialmente, el significado de que jóvenes como los cadetes fallecidos hayan querido dedicar su vida al servicio de los colombianos.

“Ha pasado un mes, un mes largo, y no hay un solo día en el que, como Presidente de los colombianos, no los lloré. No ha pasado un solo día sin recordarlos.No ha pasado un solo día sin pensar en cuán grande fueron sus ideales para tomar el camino de ingresar a esta Escuela, la Escuela General Santander, para tomar el camino del bien, para tomar el camino del servicio, del sacrificio, de la entrega”, recalcó.

Destacó que los cadetes se convirtieron en inspiración y “ejemplo para la juventud colombiana”, y señaló que su sacrificio les envió a Colombia y al mundo un mensaje contundente: “Que por encima de cualquier diferencia, que por encima de cualquier brecha, existe algo sublime en esta patria y es el amarillo, el azul, y el rojo que nos identifica como colombianos”.

Agregó que la partida de los cadetes “unió a Colombia” y le permitió, como “muestra de resiliencia”, tener “la firmeza institucional y la firmeza en nuestros corazones, para decirle al terrorismo: ¡ya basta!”.

Rechazó el atentado y lo calificó como “un acto de corrupción, la corrupción de las almas, la corrupción en donde se pierde total respeto por la vida, por la honra” y se mostró conmovido con el acto de la familia del cadete Diego Alejandro Molina, la cual le hizo entrega al Presidente del uniforme del joven fallecido.

“Tengo el uniforme de Diego. Lo guardo como un gesto noble y generoso de su familia. Uno de estos 22 héroes. Cuando lo miro, veo a un general de la República. Hoy veo 22 generales, hoy veo 22 héroes y, como lo dice el himno de esta institución, los veo gallardos, los veo, además, como verdaderos y genuinos adalides de un país que quiere pasar la página de la violencia, y esa página solo se pasa con la legalidad que esos jóvenes juraron defender cuando ingresaron a este centro de formación”, aseveró.

Finalmente, el Presidente destacó el papel decisivo que juega para los colombianos la Policía Nacional.

 “En medio de la desesperanza y el dolor, del corazón arrugado, de ver a tantos cadetes en las tribunas llorar a sus compañeros y agradecerle a Dios por todo lo que significa ser Policía de Colombia: ¡Que viva Colombia! ¡Que viva la Policía Nacional! Y que Dios bendiga al pueblo colombiano”, puntualizó.

Enseguida, el Mandatario depositó una ofrenda floral en homenaje a los cadetes caídos, acompañado del Ministro de Defensa, Guillermo Botero Nieto, y la cúpula de la Policía Nacional./Presidencia.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte