Comerciante denuncia amenazas contra su vida

471
[themoneytizer id=”22300-1″]

Daniel Eduardo Parodi Santrich, comerciante de la ciudad, denunció ante la Fiscalía General de la Nación amenazas de muerte recibidas por grupos paramilitares.

La víctima es hijo de un exfiscal que sufrió un atentado a bala en el departamento del Cesar en el año 2003, cuando su padre Jairo Alberto Parodi Forero fue nombrado Juez Laboral del Circuito de Chiriguaná.

Hasta la Fiscalía General de la Nación de Santa Marta llegó Daniel Eduardo Parody Santrich, para poner en conocimiento del ente del Estado las amenazas de muerte en su contra que ha venido recibiendo presuntamente de un grupo al margen de la ley.

La víctima alega que las intimidaciones han sido reiterativas vía mensajes de texto y llamadas telefónicas por parte de presuntos grupos paramilitares. “Me quieren matar a mí y a mi familia. Necesito garantías de seguridad de las autoridades y aún no las tengo”, comentó Parody Santrich.

De acuerdo a lo expuesto por el afectado,  el pasado 3 de febrero recibió una llamada anónima en la que lo citaban en un sector de Santa Marta. El emisor del mensaje además le ordenaba al amenazado que dejara el caso de su padre a un lado y siguiera con su vida, de lo contrario lo matarían.

El hecho que ha desencadenado este trágico episodio de reiteradas intimidaciones a Daniel Eduardo Parody Santrich, se remonta según él, al año 2003 cuando su padre Jairo Alberto Parodi Forero fue nombrado Juez Laboral del Circuito de Chiriguaná, Cesar, pero tras la elección; ya para enero del 2004, un grupos paramilitar de la zona inició una serie de llamadas amenazantes y citas que este nunca cumplió.

Ante la negativa del profesional del derecho, a mediados de abril del 2004, este fue secuestrado, pero tras su liberación tuvo que salir de ese municipio desplazado para proteger la vida de su familia.

Parodi Santrich alega que siente temor por su vida, esto debido a que no cuenta en estos momentos con un esquema de protección; a pesar de las denuncias impuestas ante las autoridades competentes. En cuanto a las citaciones que los presuntos paramilitares le han puesto, no las ha cumplido por temor de ser asesinado a secuestrado. “Me dijeron que me cuidara porque iba a haber un muerto”, denuncia.

Uno de los temores más grandes que siente el joven tiene que ver con su trabajo, ya que por su trabajo realiza viajes a distintas ciudades para obtener mercancía. “Yo permanezco viajando junto a mi familia, es por esto que temo que estos sujetos que se mantienen enterados sobre los lugares a donde voy les hagan algún daño”, relató.

Finalmente, el denunciante manifestó que la última llamada la recibió el 7 este mes, acción que lo motivó a denunciar. Hoy, está  a la espera de los días hábiles en los que la Fiscalía General de la Nación le otorgue un fiscal a cargo del proceso.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte