“Quenopodio no tiene registro, no es laxante y pone en riesgo la vida”

6.010
[themoneytizer id=”22300-1″]

Julio Salas, secretario de Salud del Distrito de Santa Marta.

Por
JAVIER CHARRIS FONTANILLA

El secretario de Salud del Distrito de Santa Marta, Julio Salas, se pronunció enfáticamente al decir que el producto que se conoce popularmente como Quenopodio no cuenta con registro del Invima, por ende, su venta es ilegal y es mentira que actúe como laxante.

Así lo expresó al referirse de nuevo a los operativos que adelantan funcionarios de la entidad a su cargo, en diferentes sitios de la ciudad, en los que se han decomisado muchas unidades no solo de ese producto, sino de otras referencias que se expenden, incluso en establecimientos del Mercado Público, sin disponer de la autorización del Invima que es el organismo del Estado colombiano que garantiza que un medicamento o un producto no atenta contra la salud humana.

“Este año el Invima lanzó una alerta para ponernos sobre aviso sobre un producto que es muy popular en nuestra región como lo es el Quenopodio, que no tiene registro Invima. El Quenopodio es una sustancia que suele usarse como desparasitante, pero que no cumple tal fin. Al contrario, produce es una reacción laxante, una diarrea copiosa que puede ser confundida con una acción desparasitante. Además de no contar con el registro Invima, el Quenopodio pone en peligro la vida de las personas si se consume de manera indiscriminada”, mencionó el responsable de la Cartera de la Salud en Santa Marta.

El funcionario indicó que hacía esas precisiones sobre el producto nombrado en aras de que la comunidad samaria tome conciencia respecto de los riesgos que asume, voluntaria y directamente, al comprarlo y consumirlo sin ningún tipo de supervisión médica.

Al mismo tiempo, Salas dijo que, si los miembros de la comunidad siguen buscando ejemplares de esa sustancia para comprarla, siempre habrá quien la oferte, porque a partir de su venta percibe unas ganancias en dinero sin importarle los riesgos que pueda generar el producto a quien lo consuma.

“Tenemos que continuar con los operativos de detección y decomiso de este y otros elementos que son prohibidos para la salud humana. Necesitamos el concurso de la comunidad para desestimular la compra de estos productos para que no se estimule la venta y para que nos informen los sitios donde se expenden estos productos. Con esa información, dispondremos de la información que nos permita actuar de manera focalizada y con más certeza”, comentó.

Salas dijo que, durante los operativos de detección y decomiso, los funcionarios de la Secretaría de Salud son acompañados por miembros de la Policía Nacional para que respalde la incautación de los productos ilegales que es lo que establece la Ley desde el ámbito sanitario, pero también para que, si es el caso, se proceda al cierre temporal o definitivo del establecimiento comercial que los vende.

El titular del área de la Salud en el Distrito anunció la continuidad de las inspecciones y los operativos, tal como se registró durante todo el 2018 en compañía de la Policía e incluso de entidades como la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -Dian-, debido a que buena parte de estas sustancias prohibidas ingresan al país de contrabando, por lo cual quien los ingresa y quien los comercializa no pagan los impuestos a que habría lugar según la Ley.

Finalmente acotó que al tratarse de productos o sustancias prohibidas, que no cuentan con el registro del Invima, no se sabe a ciencia cierta qué tipos de componentes las o los constituyen, porque vienen en envases o empaques que no atienden las normas que obligan a que se haga una descripción detallada de sus componentes y de sus proporciones usadas, así como de sus posibles contraindicaciones o de su posología.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte