Presionan a la Iglesia católica a cumplir medidas anunciadas

262
[themoneytizer id=”22300-1″]

Tras la histórica cumbre en el Vaticano para luchar contra la pederastia, la sociedad civil se organiza ahora para asegurarse que la Iglesia católica aplique realmente las medidas que anunció.

Luego de tres día de debates sin concesiones, el papa Francisco prometió el domingo “una lucha en todos los niveles”, pero la ausencia de medidas concretas y de sanciones a los responsables ha irritado a las víctimas.

Para poner de manifiesto su buena fe, el Vaticano anunció que una reunión interministerial se desarrollaría este lunes dedicada a la protección de menores, el “primer efecto concreto” de las reuniones.

Luego de esta cumbre, “se tornó evidente que un evento como éste debía ser seguido de medidas concretas, como lo reclama con fuerza el pueblo de Dios”, explicó la Santa Sede en una nota.

También precisó que los documentos y grupos de trabajo prometidos el domingo se apoyarán sobre los testimonios de las víctimas y con una participación mayor de laicos.

En este contexto, las asociaciones “End Clergy Abuse” (Poner fin al abuso clerical) y “Bishop Accountability” (Responsabilizar a los obispos) presentaron ante la plaza de San Pedro un “plan de guerra” de 21 puntos.

“El Papa ha anunciado la batalla contra el abuso a los menores de edad, pero con las armas más frágiles que podamos imaginar. Si pone en práctica estos 21 puntos que proponemos, podrá fin a esta plaga de una vez y para siempre”, dijo Anne Barrett Doyle, codirectora del grupo Bishop Accountability.

En esta lista, el grupo pide la separación inmediata de cualquier religioso culpable de abusar de un menor o de que cualquier obispo que haya encubierto un caso, y repasar los documentos disponibles en la justicia civil para que las Iglesias locales paguen reparaciones a las víctimas y asuman el cuidado médico y psicológico que se consideren necesarios.

También proponen la implementación de registros públicos y documentados sobre todos los religiosos y religiosas que hayan cometido abusos con niños, y sobre quiénes encubrieron los casos, así como garantías de vigilancia sobre quienes aún estén vivos.

El vocero del grupo End Clergy Abuse, Peter Isely, lamentó que el Vaticano no fuera capaz de asegurar que los sacerdotes responsables de los abusos denunciados por ocho testigos durante la reciente cumbre hayan sido sancionados.

“¿Esto quiere decir que esos ‘lobos insaciables’ [una expresión del Papa] están aún allí fuera, esperando para atacar a niños?”, se preguntó.

Sin embargo, las dos organizaciones se mostraron optimistas: “Las personas ahora escuchan nuestra voz a través del mundo. Ellos nos escuchan. Los fiscales comienzan a escuchar. Los gobiernos comienzan a escuchar. Los católicos comienzan a escuchar”, señaló Isely.

CIUDAD DEL VATICANO AFP

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte