Nuevos disturbios en la frontera

236
[themoneytizer id=”22300-1″]

Militares de la Guardia Nacional lanzaron gases lacrimógenos para obligar a replegarse a manifestantes que exigían cruzar el puente que une las poblaciones de San Antonio (Venezuela) y Cúcuta (Colombia). La situación era tensa desde la mañana.

Disturbios se registraron ayer por tercer día consecutivo en el principal cruce fronterizo entre Venezuela y Colombia, el puente Simón Bolívar, cerrado en medio de la pugna entre el gobierno de Nicolás Maduro y el opositor Juan Guaidó por la entrega de ayuda internacional.

Militares de la Guardia Nacional lanzaron gases lacrimógenos para obligar a replegarse a manifestantes que exigían cruzar el puente que une las poblaciones de San Antonio (Venezuela) y Cúcuta (Colombia). La situación era tensa desde la mañana.

“¡Dejen pasar a la gente!”, gritaba temprano un grupo de jóvenes encapuchados después de abrirse paso entre un enorme contenedor de carga y un camión cruzados en la vía como obstáculos del lado venezolano.

Un cordón de efectivos militares con equipos antimotines les esperaba, así como civiles chavistas que se encuentran en el área pese al bloqueo impuesto por el gobierno, constató un equipo de la AFP.

Una comisión de uniformados, encabezada por el general Juan Sulbarán Quintero -jefe de la Guardia Nacional en el estado Táchira-, negoció por unos minutoscon algunos de los manifestantes.

De acuerdo con un oficial, un centenar de personas pedía que se autorizara su ingreso desde Cúcuta.

Unas horas después, estallaron los disturbios en el lugar.

Los cuatro puentes fronterizos de Táchira, región colindante con el departamento colombiano de Norte de Santanter, están cerrados desde el sábado, día que Guaidó había fijado para que ayuda en alimentos y medicinas que solicitó a la comunidad internacional ingresara “sí o sí” al país petrolero.

Por el puente Simón Bolívar transitan diariamente unas 40.000 personas que van a Colombia a trabajar, o a comprar bienes esenciales. Es además el principal punto de salida de migrantes, en un éxodo que suma ya 2,7 millones de personas desde 2015.

Maduro considera la ayuda internacional gestionada por Guaidó como una excusa para iniciar una invasión liderada por Estados Unidos y por lo que ordenó a los militares bloquear su entrada a Venezuela.

Ello terminó en choques que dejan al menos cuatro muertos y 300 heridos, según la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos.

Jefe parlamentario reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, Guaidó se encuentra en Bogotá, donde asistió a unareunión del Grupo de Lima, alianza de gobiernos críticos con Maduro.

Al término del encuentro, el grupo denunció “serias y creíbles amenazas” contra Guaidó, quien pide incrementar las presiones internacionales contra el mandatario socialista.

SAN ANTONIO AFP

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte