Voraz incendio destruyó colegio y puesto de salud de la comunidad arhuaca

395
[themoneytizer id=”22300-1″]

Desde hace mas de 24 horas, más de 500 hectáreas de bosque han sido consumidas por las llamas que originaron varias quemas controladas en territorios arhuacos de Nabusimake.

Un colegio, un puesto de salud y poco más de 30 casas quemadas es el daño que hasta el cierre de esta edición ha dejado un incendio forestal que se expande por resguardos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, en territorios cesarenses, según lo informado por el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar.

El hecho se originó en la mañana de este lunes cuando, de acuerdo a la información de organismos de socorros, varios miembros de la comunidad Seininí de la etnia arhuaca asentadas en Nabusimake, realizaban quemas controladas en sus predios, que terminaron expandiéndose vertiginosamente por la intensidad de los fuertes vientos.

“Ellos dicen que estaban quemando para hacer unos sembrados y una brisa fuerte causó una chispa que hizo que se propagara el incendio más adelante. El incendio sigue avanzado, esta mañana se hizo un sobrevuelo con apoyo de un helicóptero de la Fuerza Aérea y eso nos permitió evidenciar  la magnitud de la conflagración que es tan enorme que ahora hay dos: uno en Valledupar y otro en Pueblo Bello”, informó el sargento Ariel Romero, del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Valledupar.

Señaló que hasta el momento, el daño causado está estimado en un aproximado de 500 hectáreas de bosque y aunque afortunadamente no ha habido pérdidas humanas ni personas heridas, se habla de un incendio con tendencia a la expansión por la frondosidad de la vegetación y la temporada de sequía.

“Cuando sobrevolábamos por el sector aun veíamos a personas haciendo quemas controladas en otros sectores, en esa misma región. No se entiende como si se les está quemando la Sierra, hay indígenas haciendo más quemas. Estos no son tiempos para hacerlas, menos con estos vientos. No estamos en épocas, no hay lluvias y por eso el llamado es a la prudencia”, enfatizó.

Finalmente contó que hoy se retomarán las labores con las que se busca controlar la deflagración y para ello se tiene previsto que a eso de las 6 a. m. de hoy, al lugar suban al menos 95 personas, que hacen parte de un esquema de seguridad que estableció el Ejército Nacional, conformado por sus uniformados, miembros de la Defensa Civil, Cruz Roja, Bomberos, Policía y las distintas direcciones de esos organismos de socorro luego de que se localice un punto seguro donde se pueda aterrizar con el personal y los insumos necesarios para los trabajos.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte