El fútbol ha sido nuestro ‘Niño Dios’

543

Radamel García King, honrado en esta crónica, jugó en Independiente Santa Fe, Atlético Junior, Unión Magdalena, Deportes Tolima, Deportivo Independiente Medellín y Deportivo Táchira, en Venezuela.

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Por:

ARMANDO

LACERA RÚA

 

A la memoria de Radamel García King

 

Calendado el 30 de octubre de 1928, recibió un mensaje el Dr. Arturo Acuña de parte del Ministro de Educación – José Vicente Huertas –, en donde le comunica que vería con agrado que el Liceo Celedón representase al Magdalena en el torneo de fútbol durante los I Juegos Atléticos Nacionales (Cali/diciembre de 1928).

Mediante ese mensaje, el Gobierno dio a conocer que los deportistas colombianos contarían con gratuidad de transporte en los Ferrocarriles Nacionales, auxilio nacional; además, tres mil quinientos pesos y la gran posibilidad de encontrar alojamiento barato en ‘La Sultana del Valle’. Carteles, murales y avisos de prensa escrita (aún no se había  iniciado la radiodifusión en Colombia) convocaron sistemáticamente a los deportistas del Magdalena interesados en integrar las diferentes selecciones deportivas, acercarse a la Dirección de Educación Pública Departamental bajo la égida de Teodosio Goenaga…La selección de fútbol  (Nicolás Mascá Pimienta, Eduardo Lalo Barliza, Tomás Emilio Mier, Ricardo Bollo e’ Yuca Granados, Guillermo López Russo, el cienaguero Ildefonso Rada, Jacobo Welman, Carlos Nery López, Jacobo Pinedo Barros y otros bien preparados jóvenes, muchos de ellos educandos de “El Liceo Celedón”), fue entrenada por don Moisés Ponce.

La delegación deportiva partió, al inicio de la segunda semana de diciembre de 1928, en la nave Metappan hacía Puerto Colombia y Cartagena. En ‘El Corralito de Piedra’ abordaron el buque Perú destino Colón, movilizándose en tren a la ciudad de Panamá. Tomaron rumbo, otra vez, en un barco carguero hacia Colombia: Buenaventura (14 de diciembre) y en el Ferrocarril del Pacífico hacia Cali… Magdalena empató dos partidos y ganó tres, convirtiéndose así en el Primer Campeón Olímpico de Fútbol de Colombia… Laureles que disiparon, con antelación, las penurias del pronto viaje de regreso a nuestros lares: trato de héroes en Ciénaga (febrero 4 de 1929, en horas matinales), en donde hicieron la solicitud de libertad para huelguistas presos por participar en los hechos que condujeron a la masacre de obreros de la United Fruit Company (diciembre 6 de 1928).

Aceptada la petición, continuaron el retorno… Aquí en Santa Marta se escuchaban los vítores de una ciudadanía amojonada en las polvorosas y pedregosas calles… La embajada deportiva desfiló por la carrera primera (Avenida del Fundador), en un ambiente de sol canicular y un céfiro pletórico de adarce… Y un júbilo exultante eclosionado al arremolinarse deportistas y pueblo en un infinito encuentro místico, ahí en el Arco del Triunfo (construido en la calle catorce o Calle de la Cárcel, entre el Cuartel de la Plaza de Bolívar o Plaza de la Constitución y el hoy edificio del Banco de la República).

Nueve años más tarde, el fútbol del Magdalena nos hizo ‘El Regalo de los Santos Reyes’: campeones del torneo de fútbol en los “III Juegos Atléticos Nacionales”, Barranquilla (enero – febrero / 1935); equipo integrado, además de Bollo e’ yuca Granados, Tomás Emilio Mier, Nicolás Mascá Pimienta, por: Genisberto Cabas, Segundo Botto, Carlos Maestre, Lázaro Riascos, Carlos el ‘Loco’ Quintero, Oswaldo Bermúdez, Rafael ‘el Sapo’  Mejía y otros superdotados futbolistas, todos ellos grandes anotadores…Dos años más tarde, ‘El Niño  Dios’ debió ser luchado con ímpetu, pundonor y osadía, entre el 24 de diciembre y el 7 de enero, durante los IV Juegos Atléticos Nacionales (Manizales, 1937). Era notable, a nivel nacional, la preparación técnica, fortaleza y el críptico amor por los colores deportivos tanto del Magdalena como del departamento del Atlántico: entonces afloraron los roces, las agresiones físicas y ofensas verbales mutuas, durante los cuatro partidos disputados por los eternos equipos rivales de la Costa Caribe, que estaban considerados, y con todos los méritos, los mejores de Colombia… Esta selección Atlántica, con un plantel de lo más maravilloso que se ha dado en ese pujante lar, entre ellos: Romelio Martínez, Marco Mejía, Roberto ‘el Flaco’ Meléndez, Villa, ‘el cancerbero’ Escorcia, Julio Torres… El equipo de nuestro departamento fue prácticamente el mismo (con la presencia adicional de Andrés Bolón  Acosta, Ciro Subero, Campo Elías Guillot y otros) que había participado dos años antes en Barranquilla: Campeón Olímpico  por tercera vez ( y otra vez con Boyo e’ Yuca Granados)…

Fue difícil pero no imposible, el regalo de “ El Niño Dios” para nuestro departamento en Bucaramanga (año de 1941), durante la realización de los V Juegos  Atlético Nacionales:  se consiguieron fondos económicos –por expresa solicitud a los samarios;  mediante proyecciones fílmicas y actividades de bailes, recreación y degustaciones de bebidas y platos culinarios típicos en el Teatro Estrella (con posterioridad sería llamado Teatro Rex) y en el recordado con mucha nostalgia y reminiscencia Teatro Variedades…

Por crisis económica, también liliputienses resultaron los apoyos monetarios del ente departamental, bajo la direccionalidad de José Benito Vives D’ Andreis. No obstante, fue conformado un equipo prodigioso militado por: Bolón Acosta, arquero de dimensión mitológica quien brillaría en los próximos años, específicamente en el Campeonato Suramericano en Santiago de Chile (1946); Víctor Lanao, Campo Elías Guillot, Pedro Púa, Eduardo Apreza, Víctor Guayaquil Huguett, Ñepra Bermúdez; y veteranos como: Luis Mendoza, Segundo Botto,  ‘el Sapo’ Mejía, Boyo e’ Yuca Granados, Raúl Fernández, Genisberto Cabas y otros… Todos ellos nos dieron un ‘Niño Dios’ confeccionado con enjundia, fuerza, entrega y amor entre diciembre 14 (Magdalena:8 – Cauca:0) y diciembre 28 (día en que la selección Atlántica se negó a presentarse en la cancha faltando aún diez y nueve minutos para finalizar el encuentro: el Comité Organizador, confirmando lo dispuesto por los árbitros, entregó el trofeo a la Selección Magdalena: cuarto Campeonato Olímpico de Futbolpara el Magdalena Grande)…

En el año 1949, “El Niño Dios” nos lo entregó el fútbol: la construcción del Estadio Eduardo Santos y, además, las instalaciones de la Villa Olímpica Simón Bolívar (construido siendo presidente de Colombia Mariano Ospina Pérez; y Gobernador de El Magdalena, Joaquín Campo Serrano)… En enero (de 1950) se trabajó  en enérgicas jornadas para terminar el estadio, pavimentación de la Calle Catorce desde occidente hasta el frente de la carrilera del tren, y asfaltar la que sería la más expedita forma de trasladarse  a la Villa Olímpica: la Avenida Libertador…Bajo la dirección técnica del uruguayo Donaldo Ross, estaban: la dinastía Pérez Vega (Nelson el Maestro, Campo y Apolinar), la dinastía Arango Medina (Carlos, Rubén, y Rafael), Miguel Granadillo, Carlos Lanao, José Atencio, Enrique Jeringa Cabas y otros samarios virtuosos con el balón… La fase final del torneo de fútbol fue suspendida (a causa de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Guatemala, febrero de 1950); después se programó a Barranquilla como nueva sede, lo cual provocó el rechazo aquí en Santa Marta y en todo el Magdalena Grande… El complot orquestado incluyó a dirigentes espurios samarios y un onceno pirata, que, sin embargo, fue capaz de ganarle al equipo de Barranquilla (impidiéndole ser el equipo campeón: lo fue la selección Valle), con el clásico histórico marcador: 3×1 (Barranquilla en el estadio/parecía un toro moruno/ y llegaron los samarios y le metieron tres a uno)…

Durante el XIV Campeonato Nacional de Fútbol (Barranquilla/1959) la actuación de la Selección Magdalena fue épica… apoteósica… vibrante bajo la dirección del crack samario Carlos Arango Medina (procedente del equipo mexicano Morelia), nuestro onceno goleó a Santander, Nariño y Tolima con una integral nómina superdotada:

Francisco López, Kiko Valle, Mingo de León, Jaricho Valderrama, Pipa  Bracho, José el Negro Braffi, Eraus ‘Tronquito’ Hernández, Armando  ‘el Niño’ Botto hijo, Miguel Malaza Vargas, Orlando Culí Calero, Amílcar Alarcón, Manuel Maracaná Manjarrés, Piussi Sierra, Pedro Brugés, Carlos Ramírez (Escalera Benavides), Miguel Pérez, Puloil Cantillo, Rafael Cabas…(¡a todos los vi jugar desde mi pubertad y adolescencia pescaiteras, tanto en la Vieja Castellana como en el bien amado Eduardo Santos en equipos samarios como: Sendas, Boca Junior, River Plate, Nacional, Scotland, Acuadelma, Iberia, Selección Magdalena y en el Unión Magdalena!)… A partir del trece de diciembre vivió el equipo samario una Negra Navidad: impúdico arbitraje con una sistemática y reiterativa violación al Reglamento: invasión del público de Barranquilla vociferando ofensas y amenazas contra los nuestros.

Acto teatral reiterado a las 9:00 de la noche de diciembre 21 durante la disputa del título nacional: ocurrieron patadas y empujones; y el histórico Romelio Martínez se convirtió en un Campo de Marte, con lluvias de piedras y palos desde las graderías hiriendo a varios integrantes de la Selección Magdalena – que había mostrado gran poderío atlético a través de cada una de sus participaciones… El delegado Nel López Morales y el técnico Arango Medina decidieron que el equipo no continuará por total falta de protección física, condición que obligo a la delegación ser acompañada y  protegida por la Policía hasta la Estación del Ferry; y poder así pasar a territorio del Departamento Magdalena, en la denominada Estación de los Cocos…

…Un regalo (tardío) de Reyes nos concedió la Selección Magdalena en el Campeonato Nacional de Fútbol, aquí en nuestro terruño en enero de 1962…A la sazón, se encuentran en plena vitalidad y actividad Miguel Pérez Vega, Reyes Henríquez Pardo, Juvenal el Cumbo Peña, Lucho Roys, Oswaldo ‘Chicho’ Terra Moreno Jiménez, Vicente ‘el Tigre’ Bermúdez Navarro, Carlos ‘Pelúo’ Bravo Castrillo, Lucho ‘el Monito’ Hernández, Dioclesiano Segrera, Jorge Quintín Quintero, y otros virtuosos que repetían en el seleccionado.

El jueves 8 de febrero, en partido nocturno final, Magdalena vence a la aguerrida selección Antioquia, en tiempo adicional (2×1)… Miguel Pérez Vega alcanza el banderín de goleador (nueve tantos)…

En el Campeonato de la Fedebol (Cúcuta/1965), la Selección Magdalena nos hizo un Regalo de Reyes tardío: el subcampeonato del torneo de una organización espuria (con asiento en Bogotá), y a finales de enero…Por encima de las serias advertencias de la Liga del Magdalena (que respaldó holísticamente a la Adefutbol), se conformó un onceno integrado con jugadores ampliamente reconocidos por su extraordinaria capacidad técnica; entre otros: Alcides ‘el Nene’ Pinedo, Ezequiel Checles Pérez Vega, Lucho Roys, Jaime ‘el Barbas’ de Luque Barros, Julio Fornaris, Pedro Vásquez Rossette, Manuel ‘Mañe’ Manjarrés Jiménez, Reyes Henríquez Pardo, ‘Chicho’ Terra Moreno, Luís Carlos Anchila Torres, Gilberto Culón Guerrero…El Regalo de Reyes incluyó el histórico y tradicional marcador 3×1 a los atlanticense; los tres goles inflados por Checles Pérez Vega…(primera parte).

*Miembro de Número de la Academia de Historia del Magdalena.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte