Ley de garantías y periodo electoral, los temas del congreso de Fedemunicipios

294
[themoneytizer id=”22300-1″]

Este martes comienza el Congreso Nacional de Municipios 2019, que se desarrollará en Cartagena, donde representantes del alto gobierno y cerca de 600 alcaldes centrarán sus esfuerzos en la discusión sobre temas como la Ley de Garantías y el aumento del periodo electoral.

El director de la Federación Nacional de Municipios (Fedemunicipios), Gilberto Toro Giraldo, habló con COLPRENSA sobre las expectativas del encuentro y la forma en la que el país se está preparando para una nueva jornada de elecciones para elegir a los mandatarios regionales.

 

¿Cuáles son las expectativas con este nuevo congreso de Fedemunicipios? 

Este va a ser el último de los alcaldes y alcadesas de este periodo, por lo que este encuentro reviste una especial importancia. En primer lugar, porque es una oportunidad para que los mandatarios locales puedan expresar sus inquietudes y necesidades al alto Gobierno. En segundo lugar, esperamos que se tomen decisiones frente a los recursos que se encuentran detenidos provenientes de regalías para ejecutarse. Estos ya suman 8 billones de pesos, que se hace necesario fluyan para apoyar las obras de desarrollo desde la inversión social de las comunidades locales.

 

¿Por qué no se han podido ejecutar estos recursos?

Algunos funcionarios se han atrevido a decir que es por culpa de los alcaldes. Esto es absolutamente falso, porque lo que le ha puesto una traba muy grande a la ejecución de esos recursos son los famosos Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD). Para que a un alcalde le aprueben un proyecto se le lleva en promedio dos años, eso es absurdo teniendo en cuenta que cuando los mandatarios llegaron en el primer año no pudieron gobernar, no pudieron hacer nada respecto a su plan de desarrollo porque, en primer lugar, estaban ejecutando un presupuesto que no era propuesto por ellos sino por la administración anterior. Segundo, en ese primer año además se tuvieron que dedicar a concertar y a aprobar el plan de desarrollo de ellos, entonces su gobernabilidad arrancó el primero de enero del segundo año, y si estos recursos de las regalías no se pueden ejecutar, todo se estanca.

 

En lo corrido de este periodo para los alcaldes, ¿cuál es el porcentaje de avance de los municipios? 

No hay un estándar o una media homogénea. A algunos les ha ido muy bien, a otros no tanto. Muchos han tenido una buena capacidad de gestionar recursos, de hacer reformas en materia fiscal y en la actualización catastral; hay algunos que han llegado a tener apoyo de la cooperación internacional. Pero hay otros que no han tenido esos apoyos y los recursos que genera su comunidad son muy poquitos.

 

¿Cuáles son los municipios con mayor atraso?  

No puedo nombrar a uno sí a otro no, porque estaría siendo injusto. Pero básicamente son los municipios más pequeños los que tienen más dificultades.

 

¿Qué necesidades aumentan en los municipios?  

Siempre están presentes salud, educación y seguridad. En materia de salud estamos preocupados porque en el Plan Nacional de Desarrollo se pretenden quitar recursos a la promoción y la prevención, y el país tiene que apuntarle más a prevenir las enfermedades que ha invertir en la curación. Entonces ahí ya hay un desafío que se lo tenemos que plantar al Gobierno Nacional, porque lo que el país necesita es fortalecer el papel de los gobiernos locales en materia de promoción y prevención.

 

Y en materia de seguridad…  

Indiscutiblemente no estamos como estuvimos años atrás, pero todavía hay dificultades que se están generando en regiones donde se encuentran las Bacrim, el ELN y disidentes de las FARC que siguen generando zozobra, siguen extorsionando, siguen secuestrando, siguen haciendo atentados contra oleoductos, contra la naturaleza, y creo que ahorita hay todo un desafío para que el Estado acabe de neutralizar por la fuerza a los que no han querido resolver este conflicto por la vía del diálogo.

 

Y frente a la imagen de corrupción en la gobernabilidad…  

Hemos vuelto el tema de la corrupción en una bandera para justificar medidas centralistas. Puede haber acciones de gestión pública no transparentes, pero cada vez se ve más que la necesidad que tienen los alcaldes por dejar una buena imagen política ha hecho que el dinero se use bien. En los municipios los alcaldes tienen muchos ojos encima y eso es mas una cortina de humo, es cierto, todavía hay hechos de corrupción, pero a la hora de la verdad los más graves están concentrados en el gobierno central.

De lo que se trata esto es de que todos empecemos a hablar de eficiencia y transparencia, que hagamos un gran pacto por la confianza y que el Gobierno central confíe más en los servidores públicos, elegidos por voto popular, y que se cumpla con el mandato constitucional de presumir la buena fe. Deben haber posibilidades de monitorear y exigir rendición de cuentas, pero no a partir de la base de que los alcaldes son corruptos, porque eso es injusto y al país le genera una mayor desconfianza.

 

¿Qué compromisos esperan adquirir con el Gobierno? 

Primero un arreglo sobre la Ley de Garantías, para que los alcaldes puedan gobernar con tranquilidad, sin limitaciones y con un flujo de recursos importantes que ejecutar. Si hay 8 billones de pesos alrededor de esto, cómo es posible que no podamos realmente darle la oportunidad a los alcaldes para que ejecuten la mayor cantidad de proyectos que puedan, pero también hay que ser claros y es que eso no se logra en cuatro años.

 

Entonces, se mantiene viva la idea de duplicar el período del mandatario…

Tuvimos una gran oportunidad el año pasado de que el periodo electoral cambiara, pero lamentablemente en el Congreso de la República hay parlamentarios que no miran al país desde el punto de vista de lo mejor para su futuro, para su desarrollo y toman decisiones con criterios absolutamente coyunturales, politiqueros. Este grupo de parlamentarios, con una gran enemistad con ciertos alcaldes, dieron al traste con esta iniciativa que había alcanzado a avanzar significativamente.

 

¿Seguirán dando el pulso por la reelección o el aumento del período de gobernabilidad?

Yo no me cansaré de insistir en que tenemos que salir de ese deshonroso lugar que compartimos con Haití como un país que no tiene releeción inmediata o un periodo más amplio. Los municipios se están reinventando cada cuatro años sin acabar nada, no hay ni un alcalde, por más amigo del anterior, que diga “yo voy a terminar lo de mi antecesor”. No hay ninguno que continúe los planes, cada uno llega con su plan de gobierno y lo tiene que cumplir además, entonces cada año quedan una cantidad de obras y proyectos inconclusos porque el que llega lo hace de una a gobernar y a dejar su propia huella y eso no es bueno para el país.

 

El país se está preparando para unas nuevas elecciones locales. ¿Qué espera de ellas

Que haya juego limpio. Que se superen esas campañas de guerras sucias, donde no hay unos mínimos éticos de respeto por el contrincante. Espero que la gente mire muy bien a sus candidatos y los analice por su hoja de vida, por su experiencia y trayectoria, por su conocimiento y no solo porque representa un color político. Aquí necesitamos verdaderos gerentes del desarrollo económico local, aquí tenemos gente que a pesar de lo difícil que es gobernar un municipio, porque cuatro años son insuficientes y aún más cuando hay ley de garantías, la gobernabilidad se convierte en dos años largos. Necesitamos alcaldes muy comprometidos con su comunidad y que tengan vocación de servicio, pero que además tengan intención de reformas estructurales muy importantes.

 

Bogotá Colprensa

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte