Iglesia San Francisco de Asís fue ´retocada´ para iniciar la Cuaresma

590
[themoneytizer id=”22300-1″]

La iglesia San Francisco luce renovada gracias al mantenimiento que le hicieron al templo que desde hoy acogerá a la feligresía católica en el Miércoles de Ceniza. /MONTINER ALVIS.

El templo que fue construido en 1597 por gestión del Obispo de Santa Marta, Fray Sebastián de Ocando, miembro de la Orden de Frailes menores de SanFrancisco de Asís, ha permanecido en la historia a pesar del ataque de piratas y corsarios.

Con gran beneplácito reciben los fieles creyentes la renovación que presenta actualmente la Iglesia San Francisco ubicada en el Centro Histórico de Santa Marta, ya que fue pintada y arregladas sus paredes exteriores.

De esta manera la feligresía católica que asistirá hoy a las eucaristías con ocasión del Miércoles de Ceniza encontrará un templo más acogedor, limpio y renovado que se articula a la plaza que lleva el mismo nombre y al entorno de la calle 13 con carrera 4.

La fachada de la Iglesia San Francisco luce un color blanco mientras que alrededor de la puerta principal tiene un color dorado así como las campanas que están relucientes, las cuales repicarán para anunciar el inicio de la Cuaresma, los 40 días antes de la Semana Mayor o Semana Santa, época que evoca la pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo.

Algunas personas que frecuentan el sector comercial de San Andresito coincidieron al afirmar que reconocen el esfuerzo de los sacerdotes y el apoyo de la comunidad católica que contribuyó para que el emblemático templo luzca imponente y renovado para la fiesta más tradicional.

DATOS HISTÓRICOS

Es válido mencionar que el templo donde funciona la Iglesia de San Francisco de Asís fue construido en 1597 por gestión del Obispo de Santa Marta, Fray Sebastián de Ocando, miembro de la Orden de Frailes menores de San Francisco de Asís. Desde su edificación hasta 1676, su historia ha estado ligada a las dificultades que ha enfrentado la ciudad, pues la iglesia durante la dominación española fue objetivo de los piratas y corsarios ingleses, holandeses y franceses.

Reseña la historia que en el año 1676 un grupo numeroso de filibusteros comandados por Barnes y Coxon, hombres de confianza del célebre corsario inglés Sir Henry Morgan, ocuparon el interior del templo convirtiéndolo en cárcel de las mujeres más destacadas de la élite de la ciudad.

En su fachada se puede leer una placa impregnada en el año 1977 como recuerdo de los 750 años de la muerte de San Francisco de Asís en 1976 y que constituye una Plegaria por la Paz, la cual vale la pena meditar en estos tiempos tan convulsionados y difíciles.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte