Segundo paciente libre de VIH, ¿qué significa?

260
[themoneytizer id=”22300-1″]

Los médicos hablan de una remisión (ver glosario), aún no mencionan la cura. Ya son dos los casos de pacientes libres del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) luego de haber estado infectados. Pero los investigadores no cantan victoria. No todavía.

En 2009 se marcó el primer hito: investigadores en Alemania lograron eliminar el virus del cuerpo de un paciente. El 12 de febrero de ese año The New England Journal of Medicine anunciaba que se había curado después de un trasplante de médula con una mutación particular.

Se le llamó el paciente de Berlín porque apenas había datos sobre su identidad. Más tarde fue identificado como Timothy Ray Brown, de 52 años.

Este martes se conoció el segundo caso. Un informe publicado en Nature y realizado entre investigadores de la Universidad de Cambridge y la de Oxford, describe el caso de un paciente de Londres que ha estado en remisión por 18 meses después de que se suspendió su terapia antirretroviral (ARV).

El estudio detalla a un hombre masculino que prefiere permanecer en el anonimato y fue diagnosticado con una infección por VIH en 2003, que estaba en tratamiento antirretroviral desde 2012.

Los autores del estudio señalan que es demasiado pronto para decir con certeza que se ha curado del VIH y en rueda de prensa aseguraron que continuarán monitoreando su condición. Por eso Maria Teresa Rugeles López,coordinadora del grupo de investigación de inmunovirología de la Universidad de Antioquia, aclara la diferencia entre una cura funcional y una esterilizante. “En la funcional hay tan poco virus que este no alcanza a hacer daño”, apunta.

“Hasta el momento esta investigación –agrega ella– muestra el caso de una cura funcional, porque el virus no se ha buscado exhaustivamente en los tejidos que es donde generalmente se esconde, y solo han pasado 18 meses”.

Rugeles aduce que este es un tiempo importante, pero no suficiente, para hablar de una cura esterilizante como en el paciente de Berlín, que ya cumple un poco más de 10 años sin que se le detecte el virus.

Con cautela resalta la importancia de esta investigación que ve como un hito histórico que sigue abriendo camino a los investigadores en infectología y aclara que esta sería una vía interesante para quienes no lleven mucho tiempo infectados. Esto debido a que los casos de Londres y Berlín comparten una particularidad: solo tenían cepas de virus R5, a pesar de que esta es común en los casos de recién infectados.

En cambio, quienes llevan varios años con la infección son vulnerables a una forma de VIH llamada X4, que emplea una proteína diferente, CXCR4, para ingresar a las células. En otro caso que incluía el X4, este tratamiento no funcionó.

 

Diez años de distancia

El virus del VIH es un experto en camuflarse. Luego de los sucedido con el señor Brown, varios investigadores del mundo buscaron replicar el tratamiento que lo curó, sin embargo en todos los casos el virus volvió con fuerza cerca de nueve meses después de que los pacientes dejaron de tomar los medicamentos antirretrovirales. En algunas ocasiones murieron de cáncer.

Los fracasos dieron paso a la duda.

No obstante, el profesor Ravindra Gupta, autor principal del estudio publicado ayer, aseguró que “al lograr la remisión en un segundo paciente utilizando un enfoque similar, hemos demostrado que el de Berlín no era una anomalía, y que realmente fueron los enfoques de tratamiento los que eliminaron el VIH en estas dos personas”.

En ambos casos los hitos resultaron de células madre de un donante con una mutación genética específica que las hace resistentes al VIH, administrados a individuos infectados.

Las diferencias notables entre ellos fueron que el primero recibió dos trasplantes de médula ósea y se sometió a irradiación corporal total, mientras que el segundo recibió solo un trasplante y una quimioterapia menos intensiva.

Ahora bien, los trasplantes estaban destinados a tratar el cáncer en los pacientes, no el VIH. El de Berlín tenía leucemia, el de Londres un linfoma de Hodgkin avanzado.

“Si en unos años pudiéramos decir que el de Londres se cura, el mecanismo usado que podría llevar al alivio sería el mismo: destruir células del paciente, los reservorios del virus y luego reconstituir células que tienen una mutación que las hace resistente a este”, agrega Rugeles.

Pero ella advierte a los pacientes con VIH no hacerse falsas expectativas. El trasplante de médula ósea no es una opción de tratamiento realista en un futuro próximo y por tanto no es escalable a la población general. Esto debido a que para este trasplante se debe tener una enfermedad de base que lo requiera –como algunos tipos de cáncer o anemia aplásic-a– para que justifique correr el riesgo de los efectos secundarios que pueden ser mortales, concluye ella.

En la actualidad, dijo en comunicado de prensa Andrew Freedman, lector de enfermedades infecciosas y médico consultor honorario de la Universidad de Cardiff, hay medicamentos potentes disponibles para controlar la infección por VIH: “Es probable que falten muchos años y, hasta entonces, el énfasis debe permanecer en el diagnóstico rápido y el inicio de la terapia antirretroviral de combinación de por vida (TARc)”.

Como advierten los autores, todavía es demasiado pronto para estar seguros de que este segundo paciente se haya curado del VIH. Se necesitará un seguimiento mucho más prolongado para garantizar que el virus no vuelva a aparecer en una etapa posterior.

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte