Rusia, China y Venezuela

265
[themoneytizer id=”22300-1″]

Hay intereses creados en Venezuela, algunos ocultos que complican el panorama y van más allá de los esfuerzos del grupo de Lima para conseguir el ingreso de ayuda humanitaria, la salida de Maduro, la constitución del gobierno provisional, la celebración de elecciones.

Las inversiones de Rusia y China suman miles de millones de dólares. Hace apenas tres meses, durante el encuentro con Putin se pactó un desembolso de US$5.000 millones en el sector petrolero y mil millones para la producción mineral especialmente de oro, el armamento suministrado por Rusia asciende a US$4.000 millones y la inversión China es de US$40.000 millones, independiente de la deuda a su favor por US$20.000 millones. Arriesgar esos montos y aceptar el cambio de compromisos contractuales produce inquietud a sus dirigentes.

Rusia tiene instalaciones cibernéticas en la base Antonio Diez “Bandi”” y China la estación de rastreo satelital de la base aérea capitán Manuel Ríos. En caso de intervención norteamericana ambas naciones suministrarán asistencia logística, un diputado a la duma rusa ha solicitado el envío de un ejército a Venezuela como se hizo en apoyo a Bashar-Al Asad, la cual no ha recibido eco. Afortunado, en la reunión de Bogotá del Grupo de Lima descartar la invasión para establecer la democracia y el presidente Trump mal haría en embarcar a sus compatriotas en operación de este tipo.

Los dos Estados coinciden en que la salida de Maduro será factible mediante acuerdo con la oposición para la integración de una administración transitoria, debería auscultarse el contenido del mensaje. Con el respaldo de las fuerzas armadas “bolivarianas”, de decenas de miembros de la ONU y el veto de Rusia y China, difícil consolidar la legitimidad internacional del presidente encargado.

Me identifico con el trabajo de varios gobiernos del continente, admiro la valentía de Juan Guaidó, valoro la actitud de Iván Duque, su solidaridad con la gente hermana, pero veo que la caída del déspota, así se haya incrementado el cerco diplomático, no está a la vuelta de la esquina, acertado revisar la estrategia en desarrollo. Antes conflictos nacionales no traspasaban fronteras, los regionales se mantenían dentro de parámetros determinados, en el mundo globalizado motivaciones económicas extendidas afectan, las consecuencias de errores en el tratamiento de situaciones locales conllevan múltiples efectos ¿Quién iba a imaginar hace un siglo que disposiciones y bravuconadas de un dictador tropical se vincularían con países de distintos continentes? La Organización de Naciones Unidas, por su formación, no sirve para superar crisis. ¡Ojo con Rusia y China! Las violaciones de los derechos humanos y la violencia deben cesar en Venezuela y Nicolás Maduro irse. ¿Cuándo y Cómo?

*ExMinistro de Estado

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte