Ficci 59: ‘Monos’

298

[themoneytizer id=”22300-1″]

Si bien no hubo premios India Catalina este año, en las diferentes secciones del Festival Internacional de Cine se Cartagena de Indias, el público se recreó con una gran cantidad de cine colombiano en sus expresiones de documental y ficción. Lo que sí está claro es que algunos cineastas les van mejor en el documental que en el de ficción.

Sin ser el caso específico, un botón de muestra es el filme ‘Monos’, de Alejandro Landes (‘Porfirio’): Sin apostar por el bien o el mal, la historia en clave de ‘thriller’ plantea (a través de unos niños soldados, sus rehenes y sus fuerzas) dejar a consideración del espectador unos personajes como víctimas y otros como villanos. Asimismo, la historia deja un claro eco sobre las sociedades secretas.

Y desde este punto de vista, el filme de Landes señala con cámara firme lo que esto representa en casi todos los órdenes de la sociedad y la vida del ser humano. Las colectividades secretas para algunos investigadores nacen de la necesidad que tenían brujos, magos y hechiceros prehistóricos de proteger en secreto sus prácticas y sus rituales, al mismo tiempo que los compartían con sus alumnos o sucesores.

“Männerbunde es el término germano que se utiliza para referirse a cierto tipo de organización secreta, una especie de hermandad compuesta tan solo de hombres (guerreros y cazadores) que ha existido desde los orígenes de la humanidad y que se mantuvo viva, con ligeras variantes, hasta la época del nazismo”. Muchas novelas hacen eco a esta temática (‘El círculo mágico’, Matilde Asensi en ‘El Último Catón’, Umberto Eco en ‘El péndulo de Foucault’) y el cine, por supuesto, no se queda atrás.

De manera que, ‘Monos’ abarca todo el contexto de esas sociedades secretas. Hay una necesidad en este tipo de búsqueda por dar imagen a todo, sin que esto implique un acecho a lo desconocido. Los principios que motivan esta línea, es pues la pretensión de, a través de filmar ese cosmos, luchas sin sentido que solo pueden acarrear una mayor destrucción.

Además de señalar, catalogar un paisaje o un rostro en la cámara (cualquiera de los observados en el filme), es sin lugar a dudas, dotarlos de laberintos. Aquello nunca filmado, si se revela con ingenio, es capaz de amplificar los límites de lo que deliberamos visible y audible, sin dar un paso fuera de nosotros, sin abandonarnos.

Landes aspira a ser ecuánime, sin ser pomposo y ligero, como si no pretendiera perturbar la realidad con su cámara. No es pues una muestra de un cine violento, pero sí a su vez, mucho más perspicaz para captar los detalles de las relaciones humanas que, aunque apenas acontecen entre un grupo de personas muy jóvenes, de pronto ilustran las experiencias diferenciadas y los matices que patentizan el crisol de formas que tienen las personas de vivir sus realidades.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte