‘El Galeón San José está protegido con buques y submarinos de Colombia’

346
[themoneytizer id=”22300-1″]

El vicealmirante habló sobre los retos que tiene al frente de la fuerza, de la manera en la que están afrontando las amenazas recientes, las acciones en SanAndrés y la custodia del galeón San José.

Por:
JUAN PABLO
GÓMEZ OROZCO

Narcotráfico y soberanía son dos palabras que siempre rondan la cabeza del vicealmirante Evelio Enrique Ramírez Gáfaro, comandante de la Armada Nacional. De la primera, por la lucha que deben librar sus hombres contra las embarcaciones que salen con alcaloides y de las nuevas formas que tienen los carteles para mover los cargamentos por aguas nacionales y de allí al exterior.

Y la soberanía, “es una tarea natural de nuestra Armada que no cesa y tenemos buques en este momento tanto en el Pacífico como en el Caribe resguardando nuestra territorialidad”, dice Ramírez Gáfaro, un santandereano nacido en Pamplona quien desde 1981 integra la Marina colombiana.

De voz profunda y con matices, similar a la de los locutores de antaño, el vicealmirante habló sobre los retos que tiene al frente de la fuerza, de la manera en la que están afrontando las amenazas recientes, las acciones en San Andrés y la custodia del galeón San José.

¿Cuáles son los principales retos y objetivos que se ha trazado como comandante de la Armada?

En primera instancia seguimos haciendo un esfuerzo militar en un concepto de conjunto, de coordinación en interinstitucionalidad contra las amenazas que persisten en el interior del país. Los grupos armados organizados y los grupos delincuenciales organizados dentro de los que están el ELN, el GAO residual (disidencias), Clan del Golfo, Los Puntilleros y todas esas organizaciones que a partir de las acciones criminales siguen originando una afectación en la seguridad de muchas regiones y en su desarrollo.

En ese sentido, se convierte en una prioridad desarticular y acabar con estas organizaciones que afectan la tranquilidad del país.

¿Cuál es la ubicación que tienen en el país esos grupos y cómo los enfrenta la Armada?

Así: la Fuerza Naval del Caribe, está al norte del país y en un esfuerzo importante que mantenemos contra el narcotráfico, actividad detrás de la cual está elclan del Golfo y Los Pachenca tanto en la región y los espacios fluviales como los ríos Magdalena, Cauca, Nechí y San Jorge. Allí también está el ELN, que es otro objetivo y es otro esfuerzo militar que hay que desarrollar.

En el Pacífico también está el ELN, GAO residual y otras organizaciones del narcotráfico. En el sur del país estamos con la Fuerza Naval del Sur en un esfuerzo principalmente contra el GAO residual que hace parte del Comando Conjunto No. 3 y, finalmente, en el oriente con la Fuerza Naval del Oriente en donde hay una presencia y una incidencia del ELN, pero también de puntilleros y otros grupos que, en el caso del oriente, la responsabilidad es eminentemente fluvial. En ese sentido, estamos combatiendo a las organizaciones que se dedican a narcotráfico, minería ilegal, secuestro, extorsión y todas aquellas que afectan la seguridad y el tema sensible del medio ambiente.

Sobre los daños al medio ambiente, ¿cuáles son las regiones más afectadas?

En la mayoría de las cuencas fluviales en el Chocó hay una incidencia enorme, hay una explotación irracional. En los ríos Magdalena, Nechí y San Jorge. En elbajo Cauca también hay un potencial de minería (ilegal) importante.

En cuanto al narcotráfico, ustedes han alertado de nuevas modalidades de tráfico de cargamento…

Los narcotraficantes tienen una capacidad de innovación importante. Por ejemplo, ellos están fondeando esas cargas con unas boyas que posicionan satelitalmente y permiten la ubicación de estas cargas que dejan en el agua flotando y luego vienen embarcaciones y las recogen. La sacada de droga a través de embarcaciones ya no con grandes cantidades, como hace algunos años, sino que las dispersan en unas lanchitas más pequeñas de una manera dispersa que hace un poco más difícil por supuesto el proceso de la incautación.

En la modalidad de contaminación de contenedores, una modalidad que sigue en incremento, tenemos unos compromisos con otros países de Europa, en donde ya hemos tenido grandes resultados. Cuando no logramos aquí ubicar el contenedor, a través de un proceso de análisis y categorización podemos hallarlo en Europa con mucha exactitud y decirles que el cargamento va en tal contenedor.

¿Siguen usando semisumergibles?

Es una modalidad que siguen trabajando por lo complejo que es detectarlo en el mar. Es otro gran paso que ellos dieron. El semisumergible va el 90% bajo elagua y tiene apenas una silueta muy bajita que va por encima de la superficie.

El sumergible ya tiene la capacidad de sumergirse en el agua y está un metro por debajo donde sencillamente tiene un mástil que les permite el tema de la oxigenación. Son medios de muy difícil detección después de que zarpan. Estamos procurando caerles antes de que zarpen, cuando tenemos una adecuada ybuena inteligencia. Pero hay oportunidades en donde no logramos cogerlos antes de que salgan, los capturamos navegando, pero es un proceso un poco más difícil.

¿Cómo está la capacidad de la Armada para enfrentar al narcotráfico y otras amenazas?

Colombia tiene unas capacidades estratégicas y submarinas materializadas en unas fragatas y submarinos que hacen parte de esas unidades estratégicas. Si bien es cierto que son buques de más de 30 años, la primera fragata llegó acá en 1984, han tenido un proceso de repotenciación y renovación. En este momento puedo decirle que las fragatas, a pesar de sus 35 años, se mantienen en condición y que le ha permitido a la Marina ir un poco más allá de un proceso de vida que nos permite tener un poder naval para atender las amenazas que tenemos

Esas capacidades también están custodiando el galeón San José…

La Armada tiene como responsabilidad evitar que ese patrimonio cultural sumergido sea explotado de una manera inadecuada y sin las autorizaciones o permisos correspondientes del Gobierno Nacional y manteniendo un esfuerzo para evitar o controlar que se vaya a presentar esa situación. Es un esfuerzo que no es fácil, considerando que hoy por hoy puede haber algunas tecnologías que hacen un poquito más compleja la vigilancia, mantenemos unos patrullajes de superficie con buques con aviones, inclusive con submarinos y al día de hoy podemos decir que estamos al frente de esa enorme responsabilidad que vaya a ser saqueado ese patrimonio.

¿Se han hecho intentos por saquearlo?

No. No es un tema fácil, considerando la profundidad en la que está ese patrimonio, pues eso requeriría de una infraestructura y de unos medios que son fáciles de detectar. No hemos tenido presencia de algún buque que nos genere sospecha o de un medio que esté con la intención de hacer algo de exploración. Tenemos absolutamente controlado el área. Es un área general en donde permanecemos con una vigilancia y control a través de los medios que tenemos.

¿De qué tamaño es esa área?

Tenemos un área de alerta de 60 millas cuadradas.

En esa zona hay tránsito normal de embarcaciones, ¿cómo descubrir algún sospechoso?

Estamos con todos los buques, estamos con las fragatas, con las OPV (buque patrullero), las patrulleras de mar, medios aéreos. Los buques van con radares, sonares y todas las capacidades. Estamos haciéndolo también con los submarinos. Pero es una variación de la forma, para no ser tan evidentes y para minimizar la posibilidad de que por cualquier medio de superficie o submarino vaya a presentarse en los radares. Lo que sea anormal, estamos en capacidad de reaccionar.

También se continúa ejerciendo soberanía en aguas de San Andrés…

Allá tenemos la presencia histórica que ha tenido la Marina en estas aguas, resguardando los derechos históricos de los raizales de San Andrés a seguir desarrollando las actividades de pesca que son parte de su sustento y son parte de su economía. Estamos allá, permanentemente, evitando que les impidan esta actividad y evitando que aquellos pesqueros de bandera colombiana, o inclusive pesqueros autorizados por Colombia para que hagan faena de pesca, sean afectados por la autoridad naval de Nicaragua y en un momento dado pueda estar impidiendo esta actividad de pesca.

¿Cómo se hace ese protocolo con la armada de Nicaragua para permitirle a los pescadores su faena?

Tenemos unos protocolos definidos y establecidos donde, a través de un proceso que está perfectamente fundamentado desde el punto de vista legal yjurídico, se establecen unas comunicaciones, unas proclamas, se llaman, en las que se les dice que estamos en ese sitio, resguardando ese derecho soberano yque estamos haciendo presencia acompañando a nuestros nacionales.

¿Son frecuentes las activaciones de estas proclamas?

En algunas épocas del año, sí, en época de veda. Es una interacción que se da en donde no pasa a mayores, pero tenemos que estar ahí para evitar que ellos vayan a coger un pesquero nuestro y se lo lleven./COLPRENSA.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte