Santa Marta y el Magdalena a debate

313
[themoneytizer id=”22300-1″]

En aras de empezar a palpar realidades respecto de la situación en todo su espectro de nuestra ciudad y departamento, considero que importa sobremanera someter nuestras instituciones todas al estudio, análisis y ojo crítico de expertos y ciudadanía en general, para que ello se refleje abiertamente, sin tapujos ni mentiras. Esto es, a la luz de la verdad, sin miopías, más sí con claridad meridiana.

Importa en este orden de ideas y derrotero a seguir, debatirlo todo: proceso político; liderazgo; elecciones por venir; cultura, recreación y deporte; infraestructura; salud; educación; economía; productividad; competitividad; turismo; empleabilidad; ambiente; administración, gestión y gerencia públicas; relaciones provechosas en los órdenes local, departamental, regional, nacional e internacional; escenarios futuros, entre otros generales y particulares aspectos, lo mismo que en contexto de un minucioso como riguroso trabajo, a fin de no dejar tema sin tocar ni hipótesis sin discutir.

Interesa para nuestros entes territoriales marcar rumbos distintos, ponernos en guardia y a la vanguardia respecto de los cambios y transformaciones que de manera tanto importante como urgente requerimos y demanda la ciudadanía y comunidad entera. Importa creernos más; estar convencidos que sabemos, podemos y tenemos con qué; que nos sobran valores; que no son óbices los obstáculos para avanzar; que contamos con personas en capacidad de lo cual; que tenemos que abrirnos al mundo.

Necesitados estamos de verdaderos liderazgos, no pescadores de incautos ni vendedores de ilusiones; sino personas probadas, demostradas y con visión distinta, hondo positivismo, prospectivas, estratégicas, ajenas a improvisaciones; probas; honestas; con sentido de pertenencia y dimensión nacional. Nada de falsos profetas impuestos por la fuerza de la irreflexión o del dinero; y lo que es peor, que aspiran jugarle a la puesta en escena de líneas de sucesión.

Precisamos con suma urgencia de mayores encuentros ciudadanos y comunitario en los que estén presentes las fuerzas vivas que actúan e interactúan en nuestros territorios, de la participación activa de nuestras gentes, del ejercicio de un sólido control social, de la inversión eficaz de nuestros recursos. No queremos una comunidad al margen de todo cuanto importa a los más. Se trata de generar cambios, de ir tras grandes transformaciones, renovaciones, reconstrucciones. Reinventarnos. Empezar a hablar y actuar con una visión diferente.

*Jurista

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte