República checa abrió consulado honorario en Ibagué

359
[themoneytizer id=”22300-1″]

El Gobierno checo abrió en la capital del Tolima su sexto consulado honorario en el país, con el fin de expandir el intercambio y la cooperación bilateral adelantada hasta ahora con la Alcaldía.

Con el propósito de promocionar el desarrollo comercial, económico, académico, cultural y turístico entre República Checa y Colombia, además de fortalecer los lazos de amistad y cooperación con las autoridades de la región, el Gobierno de ese país europeo abrió un consulado honorario en Ibagué, que estará a cargo de la empresaria Sybila Puente y cuya sede está ubicado en el Colombo Americano, institución que también es dirigida por ella.

En entrevista, el embajador Milos Sklenka explicó por qué pusieron los ojos en Ibagué para abrir su sexto consulado en Colombia. Habló de los beneficios para la ciudad y la apuesta para expandir el conocimiento de su país en la región.

¿Qué se busca al tener un consulado honorario en Ibagué?

La Embajada la reabrimos en 2015 en Bogotá, teniendo en cuenta que Colombia es el cuarto mercado más importante de todas las Américas y con un número de consumidores potenciales. Nos dimos cuenta que Colombia no es su capital sino sus departamentos, donde estamos viendo muchas oportunidades de negocios, cooperación bilateral e intercambio cultural y académico.

Por eso, hemos empezado a construir la red de consulados honorarios, como nuestra mano prolongada en las regiones, para que nos puedan ayudar a cumplir esa tarea básica de promocionar la marca de la República Checa; ayudar a nuestros empresarios a hacer negocios, facilitar la inversión y buscar socios estratégicos, y ayudar a nuestros compatriotas o turistas, que cada vez más y más llegan a Colombia por el proceso de paz y ahora el posconflicto. Hasta hoy teníamos cinco consulados honorarios: Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla y Cartagena, y ahora en Ibagué.

¿Y por qué pusieron los ojos en Ibagué?

Ibagué nos atrajo la atención por la cooperación que hemos empezado a tener con la Alcaldía, en especial en el sector cultural. Hace tres años la República Checa fue el país invitado al primer festival internacional de cine de Ibagué, y traimos directores colombianos que se han formado, estudiado y graduado en República Checa, y hoy en día son grandes maestros como Jorge Alí Triana, Pepe Sánchez, Jaime Santos, Jaime Manzur o Santiago García.

Pero la cooperación ha ido más allá de lo cultural. Hemos hecho unas conferencias en las universidades, buscando un acercamiento entre nuestras instituciones educativas y ayudar a la movilidad de los estudiantes y profesores. También llegó aquí una misión empresarial buscando posibilidades de negocios en el sector de los servicios para el tratamiento de aguas o desechos, y del sector energético.

Y el Concejo, gracias a la propuesta del Alcalde, aprobó el renombramiento de un parque en el barrio Limonar con el nombre de Lidice, un pueblo que fue borrado del mapa por los nazis durante la segunda guerra mundial y fue reconstruido de las cenizas. Acá se levantó una estatua que se llama ‘Ritual de la Reconciliación’, del maestro (José Augusto) Rivera, que no solo recuerda la tragedia de Lidice, sino todo el proceso oscuro que ha pasado en Colombia por el conflicto armado. La escultura le gustó tanto al Vaticano que el propio papa Francisco está interesado en tener una obra así en los jardines del Museo del Vaticano.

¿Cómo se beneficia Ibagué y la región con este consulado?

Eso depende de con qué sabiduría las partes puedan aprovechar y tener este instrumento tan importante para desarrollar la cooperación en diferentes formas: económica, comercial, tecnológica, desarrollo, intercambio cultural y académico. Aquí la ventaja es que no va a ser necesario que, por ejemplo, los empresarios o representantes de las universidades o las instituciones culturales vayan hasta Bogotá a buscarnos, sino que ahora pueden usar nuestro consulado honorario, para ver qué podemos hacer conjuntamente.

El proceso va a ser más fácil y rápido. Y con nuestra cónsul honoraria viviendo aquí y conociendo toda la gente, puede entender los problemas de forma mucho más sabia, para definir proyectos que podríamos hacer conjuntamente. En eso veo un gran valor agregado de tener el consulado en Ibagué.

¿Por qué seleccionaron a Sybila Puente?

Ella es una empresaria muy respetada que pasó por una selección muy compleja. El éxito de cualquier trabajo depende de la calidad del personal. Por ejemplo, si no tienen buenos periodistas y fotógrafos, el periódico no va a funcionar y nadie lo va a leer. Se lo digo porque trabajé durante mucho tiempo como periodista y corresponsal extranjero. Aquí es lo mismo. Sybila es una persona que tiene todas las calidades, vive y conoce la región, la conocen a ella y es una persona respetada. Ella ahora representa y es la cara de la República Checa aquí.

Mucha gente no conoce República Checa. ¿Qué la identifica?

La República Checa es un país de más de 10 millones de habitantes, ubicado en el centro de Europa. Praga, nuestra capital, es una de las más visitadas turísticamente en todo el mundo. En 2018 llegaron 36 millones de turistas extranjeros. Como miembro de la Unión Europea, es uno de los países con más alto crecimiento económico y el más industrial en términos de participación del Producto Interno Bruto. Tenemos la menor inflación y desempleo.

Somos el sexto país más seguro en el mundo, según las encuestas, lo que hoy en día es una de las características más importantes para cualquier turista o inversionista. Tenemos un alto nivel de educación, especialmente técnica, que corresponde con el carácter de nuestra economía. Para los estudiantes americanos somos el sexto destino académico más buscado, tomando en cuenta que se habla checo, un idioma supremamente difícil y es único. Estoy seguro de que después de cinco años, teniendo este consulado, se va a saber mucho más de la República Checa y más estudiantes van a ir.

¿Hay algún proyecto que, producto de la cooperación con Ibagué, esté caminando o vaya en buena dirección?

Hay varias empresas checas que se interesan por hacer negocios aquí en el sector de la industria del agua y las plantas de tratamiento, pero estos son proyectos a largo plazo. Hay intercambios entre las empresas de productos. Estamos pensando en algún proyecto local y si encontramos algo visible en Tolima, estamos muy abiertos a proyectos que podemos desarrollar conjuntamente.

Pero hoy en día lo más importante es el intercambio de personas y la movilidad de estudiantes que pueden ir a República Checa a aprovechar los programas que tenemos. Aquí la educación cuesta bastante plata, desde el jardín hasta la universidad. Nosotros tenemos la educación gratis hasta la universidad.

Somos los primeros en Ibagué, pero estamos convencidos de que es una decisión correcta porque tiene mucho potencial para explorar nuestra relación bilateral. Entonces pienso que nuestro país, aunque es pequeño, puede ser en muchos aspectos un ejemplo a seguir. Nos enorgullece que somos una locomotora de la internacionalización de Ibagué. Ya no solo es la capital del Tolima, sino una ciudad con propiedad internacional y estoy seguro de que en el futuro podemos ver que va a crecer el número de los consulados honorarios, algo que siempre enriquece una ciudad.

En el tiempo, ¿qué tan ambiciosa será la cooperación?

He viajado mucho por todo el país, encontrándome con la mayoría de los gobernadores y alcaldes, pero la relación que he tenido con Guillermo Alfonso Jaramillo ha sido siempre de mucho respeto. Ibagué cumplió con todo lo que hemos hecho conjuntamente y realmente para nosotros fue un placer cooperar. Y aunque ahora vienen las elecciones, con otro alcalde y concejales, estoy seguro de que la base de nuestra cooperación es tan fuerte que podemos continuar en profundizarla y expandirla.

IBAGUÉ (EL NUEVO DÍA).

[themoneytizer id=”22300-28″]

También podría gustarte