“Alimentarse bien no es hacer dietas, es un estilo de vida”

371
[themoneytizer id=”22300-1″]

Su nuevo libro tiene por título ‘El camino sencillo’, un trabajo que cuenta con una base de investigación profunda.

Por:
SERGIO
VILLAMIZAR D.

Cuando emprendió la tarea de escribir y publicar su primer libro, Margarita Ortega pensó que sería el único que realizaría, pero luego, tanto su propia investigación como el pedido de sus lectores y la editorial la llevaron con esta tarea de divulgación responsable sobre alimentación natural y balanceada.

Se trata de ‘El camino sencillo’, un trabajo que cuenta con una base de investigación profunda, pero lejos de ser una verdad absoluta. En él, Margarita Ortega, desde sus estudios y aplicación de los mismos en su vida propia, presenta sus caminos recorridos para lograr bienestar, salud, belleza y felicidad.

‘El camino sencillo’ es parte de ser consecuente con esa transformación, y para nadie es un secreto que a partir de su propia experimentación se ha convertido en una de las voces autorizadas sobre vida sana en el país.

EL CIERRE

Recordemos un poco como Margarita Ortega se interesa en estos temas…

Fue surgiendo como todo en estos 18 años que llevo en la alimentación consciente, surgió poco a poco. Todo empezó por mi afán de volver a tener la salud que se me había ido. Realmente me sentía tan mal y entender que los paliativos que me daban no me funcionaban, me di cuenta que yo misma debía hacer la tarea, algo que debemos hacer todos, en especial con respecto a la salud y la alimentación, tener la autonomía frente a eso, es algo muy importante.

En ese rescate de mi salud empecé a buscar y encontré todo tipo de medicina, conociendo que no es una sola y no a todos les llega de la misma manera y que parte de la medicina puede venir de lo que uno consume a diario.

¿Cómo surgió esto?

En realidad fue un médico quien me salvó de todas las alergias respiratorias que padecía, al decirme que yo tenía una toxemia, intoxicada por todo lo que estaba consumiendo, por lo que inicié una limpieza, sin cosas raras, era volver a lo natural de verdad, porque lo que supuestamente consumía era natural, pero en realidad no lo era tanto.

Empecé a dejar varias cosas a un lado, y empecé a comer como yo intuía de cómo comía mi abuela, mi bisabuela, y en esa medida descubrí el alimento consciente, que me llevó por un camino en el que abrí muchas puertas que tienen que ver más con la búsqueda intelectual y espiritual.

¿Cómo nace la idea de compartir ese conocimiento?

Ese compartir me llevó por diferentes lugares, como el tener un café donde podía hacer algunas de las cosas que yo experimentaba en mi propia cocina, con cosas que no fueran complicadas pero que les gustara. Después tuve un mercado verde y una cosa tras la otra me fue llevando a dar clases de cocina empezando por los amigos, charlas y cosas por Internet, todo desde la experiencia, aclarando, porque no soy una profesional en ello.

¿Cómo llegó a la idea de los libros?

Buscando llegar a más gente surgió la idea de escribir el primer libro, ‘Regresa al origen’, que le fue tan bien que hicimos una segunda parte, en una época en la cual no habían muchos libros de alimentación como ahora y creo que gustó mucho, porque no se enfoca al fitness, las restricciones o la promesa de bajar de peso todos de la mano. La idea era reconectarse con el origen y con una opción de salirse de la norma con tranquilidad. Es alimentarse bien, no es hacer dietas, es un estilo de vida.

Después del segundo libro me hicieron la propuesta del tercer libro y yo dije que no, pero pasó el tiempo y sentí que me hacían falta cosas por decir y me di cuenta que había que hacer el libro, porque en medio de las redes sociales, la gente terminaba preguntándome muchas cosas.

¿Qué presenta en este tercer libro?

En su proceso terminó siendo el cierre de los dos anteriores. El primero es cómo empezó todo esto, el siguiente le cuenta a la gente, de manera más formal, qué he encontrado yo, con referentes de investigaciones, y este es una reflexión final de lo que pienso, de lo que me ha funcionado, derribando mitos.

¿Muchos mitos?

Lo que siempre le digo a la gente que mis libros son experenciales, no son científicos, es una experiencia de vida, por lo que siempre hay que ir de la mano de los profesionales en estos temas. Uno no puede seguir la dieta del vecino porque son cuerpos, organismos diferentes.

La invitación con este libro es volver al sentido común, a la lógica y lo que comían los ancestros. Mucha gente me dice, “mi abuela comía de todo y murió a los cien años”, pero lo que no entienden es que la abuela no consumía los alimentos hiperprocesados que existen hoy en día.

¿Qué estamos comiendo?

Por qué le deben añadir fibras al arroz en un laboratorio, es porque lo han expuesto a todo un proceso donde lo han desnaturalizado, y el problema es que el cuerpo empieza a no reconocerlos como un alimento de verdad. Es por eso que cada vez la gente usa más suplementos alimenticios, para completar esa cadena.

Lo fácil es volver al origen, al arroz de verdad que tiene todos los micronutrientes y es más económico porque se ahorran todos los suplementos.

¿Cuál es el primer paso para una alimentación saludable?

Es ser más consciente de la comida que ha viajado desde quién sabe dónde hasta un supermercado, quién sabe por cuánto tiempo, más el tiempo que le queda para su fecha de vencimiento no puede ser natural. La vida tiene un ciclo natural.

Esa es la primera dificultad que tenemos, quitarnos esa primera capa para tomar la decisión de alimentarse de manera natural. Las decisiones nunca son fáciles, pero en este caso la recompensa es maravillosa.

Fue algo que me pasó, cuando empecé con la alimentación consciente dejé de andar con la bolsa de medicamentos, yo atrás no vuelvo ni de riesgos.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte