Conocimiento, educación, avance social

326
[themoneytizer id=”22300-1″]

El conocimiento es fundamental para la vida y el desarrollo cultural de toda sociedad; de allí que la educación no deba ni pueda detener jamás ni nunca su crecimiento, pues sin ella no habrá porvenir cierto; razón que indigne sobremanera cuando se aplican recortes financieros a la educación y a la investigación, actividades estratégicas sin las cuales no hay desarrollo ni democracia plena, toda vez que requerimos ciudadanos con pensamientos y acciones capaces de tomar decisiones a partir de los contextos que más se ajusten a las propias realidades y necesidades.

Educación, investigación y formación del conocimiento, cuya apropiación de recursos debemos verlos como una inversión, son indispensables sin duda para combatir nuestros grandes atrasos respecto de debelar pobreza, generar empleo, mejor distribución de la riqueza, efectivo acceso a la salud de los más necesitados. El conocimiento, como siempre se ha dicho, es el motor de la sociedad para transformar a la realidad social, razón por la que haya que considerar la educación como prioridad, como inversión estratégica para nuestro desarrollo, al ser elemento nivelador por excelencia de las desigualdades sociales, a la par que otorga la posibilidad de aspirar de forma equitativa a un mejor nivel de vida, modificar condiciones y limitaciones económicas de origen, lo que impone hacer en ella las más de las inversiones necesarias.

Conocimiento y educación son faros que conducen a la solidez de una mejor sociedad, garantizan el ejercicio de derechos, son parte esencial de la construcción de la ciudadanía, garantía de pluralidad y control social efectivo en los procesos deliberativos, en lo que cabe recordar a Sócrates, en su afirmación de que sólo hay un bien que es el conocimiento y sólo hay un mal que es la ignorancia.

La educación es el único elevador social y por ende debe merecer siempre la máxima atención institucional, impulsarla, potenciarla, reafirmarla en su vitalidad como núcleo generador de progreso y la grande barrera para no seguir pagando las graves deficiencias que genera el estancamiento, la obsolescencia, el subdesarrollo, la pobreza y la creciente inconformidad de nuestra sociedad; en lo que importa su despolitización definitiva por parte de todos y cada uno de los actores  que de una u otra forma en ella intervienen, so pena de cambiar para lo malo y peor el rumbo del desarrollo y crecimiento social. Entendamos que la educación y el conocimiento son unas, por no decir que las únicas maneras mejores de evolucionar y crecer como personas y como unidad territorial. [email protected]

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte