El regreso a la constitucionalidad

406
[themoneytizer id=”22300-1″]

Sea lo primero decir que como persona y como abogado, respeto y acato las decisiones de los jueces, aun en los casos de no compartirlas y en estas columnas muchas veces así lo he expresado.

Hoy quiero celebrar el regreso de la Corte Constitucional al camino de la aplicación en sus decisiones, dándole cumplimiento a lo descrito en el artículo 241de nuestro ordenamiento superior jurídico, y que no es otro, que a su cargo está el cuidado de la integridad y la supremacía de la Constitución colombiana.

Al reconocer que el presidente de Colombia tiene la facultad de objetar las leyes, reconoce la Corte lo establecido en nuestra Constitución, tal como lo habíamos explicado en estas líneas hace dos semanas, regresa así a la cordura jurídica el país, que desgraciadamente se venía acostumbrando a que algunos fallos judiciales se debían adecuar a las pretensiones ideológicas o a los sentimientos de grupos minoritarios que han pretendido pasar por encima de la ley y de las decisiones de las mayorías expresadas en procesos electorales legales y constitucionales.

No voy a repetir lo dicho aquí, sobre la legalidad del proceder presidencial ya reconocido por la Corte Constitucional, pero si es importante aprovechar la ocasión, para llamar la atención sobre lo que está ocurriendo en nuestro país con algunos medios de comunicación del orden nacional, que con el afán de la chiva o llevados por sentimientos afectivos o adversos  en unos casos, tratan de presionar las decisiones de los jueces y juegan con la opinión pública, filtrando el sentido en que saldrá o no, una sentencia y este caso no fue excepción, un medio radial y televisivo, se pasó tres día anteriores a la fecha de la decisión de laCorte Constitucional, diciendo que el fallo determinaría que las objeciones presidenciales a algunos artículos de la ley estatutaria de la JEP sería declarado inconstitucional, generando falsas expectativas al respecto.

Esta conducta es reprochable y amerita un pronunciamiento de la Rama judicial, exigiendo respeto por la investidura de los jueces y por sus decisiones, que solo se cristalizan cuando las providencias son comunicadas, filtrar o comentar antes de esto, el sentido de las mismas, no es lo correcto y solo sirve para sesgar la opinión pública y contribuir más a la tan cacareada polarización nacional, que ellos mismo le achacan a otros actores de la vida nacional.

Con su pronunciamiento, la Corte procedió de acuerdo a la ley, dentro de sus funciones no está el ser un órgano de consulta, por ello, no entendimos las razones que llevaron al presidente de la Cámara a consultarle a la Corte sobre el tema. Si esto lo hace quien preside una de las dos corporaciones que componen nuestra Rama legislativa, donde se estudian y aprueban las leyes, y se supone que son expertos en el tema ¿Qué podemos esperar del común de los colombianos que no lo son?

Los medios deben ser los primeros en respetar el fuero del juez de decidir y no tratar de influir en sus determinaciones, haciendo supuestas filtraciones previas a estas, prediciendo que serán en uno u otro sentido, como tampoco pueden estar los jueces, sometidos a presiones por manifestaciones desde las plazas públicas. La majestad de la justicia debe ser respetada por todos, así y en muchos casos la conducta y fallos de sus miembros no sean lo más legales ni los más ceñidos a la moral.

¿Sabes qué? Celebremos el regreso al camino de la constitucionalidad y roguemos que esta decisión de la Corte, sirva de ejemplo a todos los colombianos para que respetemos nuestra Constitución y nuestras leyes.

*Catedrático Universitario

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte