Miles de personas desfilan en contra de la independencia

287

“¡Nosotros también somos catalanes!”, gritaban los manifestantes, mientras algunos se protegían de la fuerte lluvia alzando conjuntamente sobre sus cabezas una gran bandera española.

 

Enarbolando banderas catalanas, españolas y europeas, miles de personas desfilaron este sábado por el centro de Barcelona en protesta contra el referéndum independentista que el gobierno regional catalán quiere celebrar el domingo, pese a que fue prohibido por la justicia.

“¡Nosotros también somos catalanes!”, gritaban los manifestantes, mientras algunos se protegían de la fuerte lluvia alzando conjuntamente sobre sus cabezas una gran bandera española.

“Puigdemont a prisión”, coreaban otros en referencia al jefe del ejecutivo independentista catalán, Carles Puigdemont, líder del movimiento secesionista.

Enzarzado desde hace años en un conflicto creciente con el gobierno español, su gobierno regional está decidido a celebrar un referéndum de autodeterminación el domingo, pese a que fue prohibido por el Tribunal Constitucional español.

“Me trae un poco el cansancio de esta ruptura, el cansancio de esta antidemocracia, el cansancio de estas imposiciones, de este quebrantamiento de la ley, el cansancio de ser los otros en España”, explicó a la AFP María José Moreno, una manifestante de 54 años.

Los sondeos muestran que los catalanes están divididos sobre la independencia: 41,1% a favor y 49,4% en contra, según la última encuesta del gobierno catalán publicada en julio. Pero también que más del 70% de la población quiere que la cuestión se decida en un referéndum legal.

Los sondeos muestran que los catalanes están divididos sobre la independencia: 41,1% a favor y 49,4% en contra, según la última encuesta del gobierno catalán publicada en julio.

 

“Pienso que sí, que se podría llegar a hacer un referéndum legal, por qué no, con un consenso”, consideraba Moreno.

Los manifestantes llevaban también banderas catalanas y europeas y algunas pancartas en las que podía leerse “Catalonia is Spain” (Cataluña es España), “Catalanidad es Hispanidad” o “Estamos a tiempo”.

Manifestaciones similares, en defensa de la unidad nacional, se organizaron este sábado en otras ciudades de España, como Valladolid, Santander (norte), Sevilla, Málaga (sur), Valencia y Alicante (este).

En Santiago de Compostela (noroeste), hubo asimismo una marcha a favor del referéndum, en la que se vieron banderas independentistas gallegas y catalanas. También hubo pequeñas concentraciones a favor de la consulta en Madrid.

En la capital española, miles de manifestantes se concentraron por la mañana frente al ayuntamiento en la Plaza de Cibeles, en el corazón de la capital, respondiendo a la llamada de un colectivo conservador, la Fundación para la Defensa de la Nación Española.

Rafael Castillo, ingeniero, se mostraba crítico con el gobierno español: “El Estado tiene que hacer política, tiene que convencer de lo bueno que es estar unidos, en lugar de repetir todo el tiempo que el referendo es ilegal. Pero es que en España no hay ningún líder”.

 

PIDE MEDIACIÓN    

El presidente regional de Cataluña, el independentista Carles Puigdemont, pidió una “mediación” para solucionar el conflicto que mantiene con el gobierno español, en una entrevista a la AFP en la víspera del referéndum de autodeterminación prohibido.

A pesar de la oposición de las instituciones españolas, Puigdemont, un independentista convencido de 54 años, advirtió que no renunciarán a votar el domingo en esta consulta que desde hace años envenena las relaciones entre Barcelona y Madrid.

“Debemos expresar una voluntad clara de que haya mediación en cualquiera de los escenarios”, afirmó Puigdemont desde la ciudad de Girona, de la que fue alcalde entre 2011 hasta 2016, cuando accedió a la presidencia de la región.

“Gane el sí, gane el no, en cualquiera de los escenarios debe haber una mediación porque las cosas no funcionan, seamos honestos”, añadió.

Desde 2012 los dirigentes catalanes reclaman un referéndum sobre la independencia de esta región, cuyos ciudadanos están divididos sobre la secesión pero apoyan ampliamente un escrutinio acordado con Madrid.

Pero el ejecutivo central de Mariano Rajoy rechaza negociar al respecto, argumentando que la Constitución del país no permite esta votación, suspendida por el Tribunal Constitucional.

“Mucha gente pensaba ‘me gustaría tener argumentos un poco más convincentes que el cumplimiento estricto de la ley y la fuerza de la policía para continuar formando parte de España. Que me dijeran (…) os necesitamos, os queremos'”, lamentó el dirigente de esta región de 7,5 millones de habitantes y con un 19% del PIB nacional.

– “Hay que hablar” -En una entrevista de 45 minutos con la AFP, a escasas horas de consumar el mayor reto del nacionalismo catalán contra el Estado español en las últimas décadas, Puigdemont reconoció sentirse dominado por “una gran responsabilidad ante este momento”. “Es un momento grave”.

“Hay que hablar, hay que sentarse a dialogar sin condiciones”, insistió.

“Lo pide todo el mundo. Es un deseo de la mayoría de la sociedad catalana, que quiere votar, que quiere decidir y quiere hacerlo de manera dialogada y acordada”.

Si bien los puentes de diálogo entre ambos ejecutivos parecen dinamitados, Puigdemont se mostró abierto a desconvocar el escrutinio si el poder central acepta negociar una votación acordada.

“Si el Estado español hoy dice vamos a acordar un referéndum (…) Vamos a parar esto”, afirmó Puigdemont.

Pero si no fuera así, “el gobierno (catalán) lo ha dispuesto todo para que pueda desarrollarse en total normalidad”, aseveró.

Su celebración es una incógnita: la justicia ordenó el cierre de los más de 2.300 colegios electorales repartidos en la región, se bloquearon las sistemas informáticos de recuento y el gobierno dispone de miles de policías en la región para impedir el voto.

“Lo que no va a pasar es que nos vamos a ir a casa y vamos a renunciar a nuestros derechos”, aseguró Puigdemont, pidiendo a sus simpatizantes mantener una “actitud pacífica”.

Y si los partidarios del sí se imponen a los del no, como es previsible ante el boicot al referéndum promovido por los antiindependentistas, el presidente regional mantiene su plan de declarar la independencia, aunque esta no será automática.

“Todos sabemos que hay un periodo de transición, que no hay un botón que automatiza las independencias”, explicó.

“No hemos planteado la declaración de la independencia en la ley como un mecanismo que surge efectos inmediatos y que a la mañana siguiente ya está todo resuelto. No es solo ingenuo, es impresentable esta idea”, afirmó.

Y en este escenario, será de nuevo necesario el diálogo y la mediación. Si bien Puigdemont no dirigió su petición a ninguna institución, aseguró que sería lógica “una actitud activa de seguimiento y de interés por parte de la Unión Europea (UE)”, a la que lanzó un crítico mensaje.

“Entiendo que tiene compromisos con el Estado español porque ha sido así siempre (…) Pero que deje de mirar a otro lado”, afirmó.

“No es eficaz ni razonable ni sensato que el presidente de la Comisión Europea”, Jean-Claude Juncker, “no haya encontrado el tiempo en su agenda para preguntar que está pasando en esta parte, creo que importante, de la Unión Europea”, se lamentó.

 

Tomado de AFP

También podría gustarte