DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Katherine Pardo: de docente a secretaria

725

[themoneytizer id=22300-1]

Egresada de la Escuela Normal Superior María Auxiliadora en 2005, para luego convertirse, dos años más tarde, en Normalista Superior, título que la acredita para ejercer la Docencia; sí… es extraño que hoy Día de la Secretaria sea presentado el perfil de una maestra, cuyas efemérides en Colombia es cada 15 de mayo.

La historia de Katherine Julieth Pardo Fontalvo es bastante curiosa: al Colegio Franciscano de San Luis Beltrán llegó hace 9 años y se vinculó primeramente, como profesora de Preescolar; siguió su camino en la Básica Primaria, dictando clases de Español hasta el año anterior.

Sorprendida y tras 12 años enseñando, esta educadora samaria recibió la noticia de que su rol en la Institución, dirigida por el Fray Rodomiro Pájaro, cambiaría drásticamente y dejaba de estar con sus estudiantes en el tablero, sino detrás de un escritorio frente a un computador.

“No me lo esperaba, porque yo entré este año con la propuesta y la iniciativa de ser aún docente; la encargada de Recursos Humanos junto con el Padre y la parte administrativa propusieron que asumiera el cargo, por el tiempo que llevaba en el colegio, ya muchos papás conocen mi trabajo. Ellos dijeron que para qué buscar una persona por fuera, si tenemos una con las capacidades, el tiempo, el compromiso y el sentido de pertenencia por la Institución”, contó.

Dar ese paso se ha convertido en todo un reto para Katherine, quien reconoce que todos los días, desde enero de 2019, tiene algo nuevo que aprender pues su agenda e itinerario implica una serie de actividades a las que no está habituada… empezando por el horario de trabajo.

Antes, las 6:00 de la mañana era su hora de llegada y la 1:00 de la tarde, su salida; ahora, sale a las 3:00 de la tarde y tiene una hora de almuerzo comprendida entre la 1:00 y las 2:00 p.m., “un cambio bastante grande”, dice mientras admite que le hace falta “estar de aquel lado”.

Hasta hoy, todo ha sido satisfactorio para ella y pese a la diferencia entre cargos, la experiencia que tiene cómo docente le ha servido para ejercer como Secretaria General del Colegio; responsabilidad, compromiso, entrega y sentido de pertenencia son algunas de las ventajas.

Estar pendiente de la agenda del padre rector, llevarle los documentos que se necesitan firmar, estar en contacto con los coordinadores para llevarles excusas, información, recibir las cartas que se envían, darle respuestas y estar pendiente de las actividades del Colegio, son en general las funciones que hoy cumple.

“En la Dirección, me han acogido de una manera increíble y me han tenido la paciencia enorme, porque yo les dije desde el principio que no tenía conocimiento ni la experiencia en el área, pero ellos han sido bastante condescendientes en eso. Con los papás bastante bien; los estudiantes vienen acá a veces y me preguntan que por qué no me devuelvo, que regrese a la docencia”, narra entre risas.

Comprometida, entregada, responsable, dedicada con los deberes y obligaciones, puntual y con buen manejo de la confidencialidad sobre los temas internos que se manejen, hacen parte del perfil de una buena secretaria para Katherine, quien analiza cómo muchas veces desde afuera, no se conoce ni se valora la labor de esta área administrativa.

“A veces es bastante difícil darle manejo a todo; hay veces que uno tiene la posibilidad de colaborar y de gestionar inmediatamente, pero también hay muchas cosas más. Es cuestión de tener esa paciencia de asumir que no solo tengo la misión de atender a las personas, sino que tiene un tiempo para cumplir con su trabajo”, expresó.

Katherine, la docente de oficio y hoy secretaria, también es madre de Oriana, una pequeña de 5 años quien mientras su mamá labora, está a cargo de su abuela; a ella, Katherine le agradece el apoyo por estar pendientes de sus cuidados.

[themoneytizer id=22300-28]

Notas Relacionadas