DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Campañas en tentación

606

Es de uso frecuente que, en las campañas políticas, mismas que ya empiezan a asomarse con fuerza de cara a los próximos comicios electorales de octubre del año en curso (salvo las mínimas como honrosas excepciones de siempre), los candidatos en contienda chapoteen irremediablemente perdidos en generalidades e ideas tanto baladíes como livianas e insignificantes en su afán y procura desmedida por agradar, pescar incautos y pretender ser aceptado por todos, independientemente de merecerlo o no.

Expresan ideas vacías, pero con el énfasis propio de quien dice algo sustancioso y valido. No asumen posiciones sobre temas económicos ni de ninguna otra significación. Evitan responder lo que se les pregunta. Se salen por la tangente. Dan respuestas vacilantes. De allí que sea labor de los ciudadanos y los medios de difusión presionarlos para llevarlos al plano más preciso posible y apartarlos de las generalidades. Hacerles preguntas puntuales sobre nuestras propias realidades, múltiples necesidades y esperadas proyecciones en todos los ámbitos, para que el debate empiece a tener forma. De igual manera, importará que establezcan objetivos concretos con contenido, sin omitir los medios para cumplirlos. Fijen metas valiosas. No eviten lo más relevante y señalen sin ambages los canales más adecuados para materializarlos.

Candidatos que indiquen -si en verdad los conocen-, los problemas que nos agobian, los ideales que deben promoverse con referencias específicas respecto de cómo hacerlo. Candidatos que refieran la necesidad de combatir pobreza e inseguridad. Que propongan políticas públicas concretas para lograrlo. Que destaquen la importancia de generar fuentes de empleo, procurar desarrollo y crecimiento, presentar esquemas precisos que puedan ser analizados por la ciudadanía. Que expliquen los caminos posibles para solventar los problemas.  Menos críticas y más acción es lo que requerimos como ciudadanía. De no abordarse estas como otras cuestiones y asuntos pertinentes de clara necesidad de solución, lo demás carecerá de relevancia.

Se trata que se establezcan claros objetivos y se haga referencia a los medios para lograrlo, lo que obliga acercarnos a debates con más contenidos por parte de la clase política, lo que solo sabremos si se generan, de darnos a la tarea como ciudadanos si empezamos a exigirlo. Requerimos candidatos conscientes de la labor a cumplir en campaña como respecto del papel que les corresponde adelantar, el cual debe ser cabal y ajustado a la verdad que les impone su función de control político, de resultar elegidos.

Notas Relacionadas