Locomotoras apagadas

270

Mientras todas las naciones del mundo se han propuesto fortalecer el ferrocarril como sistema efectivo y económico de transporte, en Colombia nos dedicamos a acabarlo. Y la verdad que lo conseguimos cabalmente.

Toda esa red que se comenzó a instalar desde el siglo XIX como gran anhelo de los radicales para promocionar el desarrollo, se vio languidecida por la ineficiencia de los sucesivos gobiernos, hasta su desaparición total, quedando las viejas carrileras a merced de la maleza y de los maleantes que desprendían con avidez los rieles, para venderlos como fierros.

Se ha venido prometiendo el revivir de ese sistema de transporte, sobre todo pensando en la gran alternativa que sería para allanar distancias en nuestra accidentada topografía, pero nos hemos encontrado con que la inversión hecha solo alcanza el 2.4% del total de lo que se ha invertido en infraestructura.

A todo esto, debemos sumar, que las regiones nunca han entendido el enorme vacío que representa para sus ánimos de progreso, no contar con una herramienta tan efectiva como esta. La diferencia de costos con el sistema de transporte terrestre es abismal, ya que significa 16 veces mas onerosa esta última alternativa, situación que ha conllevado que nuestras lánguidas vías se encuentren permanentemente congestionadas con toda clase de camiones y vehículos de tracción, significando esto que el deterioro acelerado de las mismas es fatal, con todo lo que representa el enorme costo de mantenimiento.

Fuera de eso, las empresas de transporte por carretera manejan millonarias sumas de dinero por concepto de su operación, y es claro que no existe interés en dejar prosperar un sistema de transporte alternativo y de bajo costo.

Los departamentos de Antioquia y el Valle del Cauca, están en estos momentos generando avances apreciables para lograr la restauración de sus redes férreas; las demás regiones se muestran todavía muy tímidas al respecto, pero no abrir el ojo a tiempo, significará su marginamiento de las inversiones que se proyecten para tal fin.

Quienes estén en condiciones de ofrecer mas alternativas de transporte, a menor costo, allí se ubicará el desarrollo económico con sus potencialidades.

Abogado y miembro de la Academia Colombiana de Historia y de la Real Academia Española de la Historia

 

También podría gustarte