DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Agua, agua, agua, ya

850

Revela la falta de agua potable en cualquier lugar -y más en una ciudad que por definición se reputa turística, cultural e histórica-, niveles de marginación y segregación social. La mayoría de nuestra población carece del suministro de agua potable, pero no me voy a detener en lo baladí; vale decir, buscando culpables en el ayer y el hoy, pero si señalar, entre otros muchos factores, que lo cual es debido a la falta de gestión, haberla utilizado como caballo de batalla para percibir dividendos electorales; y, de conformidad con varios pronunciamientos en distintas tribunas de opinión, para percibir ingentes cantidades de dinero con el sólo anuncio de su solución, siempre nula como vemos; lo que sumado al pauperizado crecimiento urbano periférico agudizado por las invasiones sin control, determinan colapsos colectivos de graves repercusiones sociales; ante ello, Santa Marta debe priorizar la solución  del agua porencima de cualquier otro aspecto.

El acceso al agua y su calidad es un problema de desigualdad social en su distribución, toda vez que colapsa como ya anotábamos, la vida social. Muchos son los núcleos poblacionales donde el agua llega una vez a la semana apenas por escasas horas, y aun así se siguen permitiendo construcciones en zonas que nipor tráfico ni servicios básicos hay capacidad de respuesta gubernamental. Es como si todo estuviese signado de corrupción entre autoridades y constructoras.

Es de tal gravedad el problema que está llevando a la gente a tomar el problema en sus manos, a que demande y exija cubrir esta necesidad al gobierno a través de protestas que bien podrían degenerar en manifestaciones de violencia y confrontaciones cada vez más frecuentes. Al principio la gente solo querrá tener acceso al agua, luego intervenir en su distribución; y más allá, tenerla a cualquier precio, lo que sería grave, por cuya razón, es preciso recordar al ilustre ciudadano Guy opdembosh, autor de la idea de captar agua desde el Rio Piedras en la administración de Alfonso Vives Campo, Continuando dicha iniciativa en la Alcaldía de Nacho Vives, lo cual fue puesto en servicio en el periodo de Alcalde de Alvaro Ordoñez Vives, sabiéndose desde aquel entonces, que era una solución temporal de ocho o diez años, que se debía seguir con los siguientes Rios, inclusive ya era hora que tuviéramos conectado con el Rio Don Diego, el cual debe ser por economía e inmediatez la solución inmediata a corto plazo, sin dejar de lado la solución Macro del Rio Magdalena o el Gran Embalse en lugar estratégico de la Sierra Nevada, pudiendo ser en la cabecera de nacimiento del Rio Aracataca, entre otras tanta ideas que se comentan pordiversas fuentes en nuestra ciudad, requiriéndose decisión ejecutiva, voluntad Política sin polarización, ni populis, al estar reclamando la comunidad elapreciado liquido.

No tener agua potable incide de manera negativa, sobre todo en los sectores con menores ingresos donde existe un alto porcentaje de viviendas sin acceso a la red pública, además de haber asentamientos irregulares con pésima infraestructura, localización y pésimas condiciones ambientales. Tener o no tener agua marca la diferencia entre inclusión y exclusión social, lo cual es también inmensamente grave, ya que la disponibilidad de agua potable establece una clara delimitación entre la pertenencia a un grupo social que goza de mejores como decorosos ingresos económicos y servicios públicos, y otro grupo social marginado económica, política, cultural, ambiental y socialmente.

El mal uso y la deficiente gestión del agua crea perversamente ciudadanos de primera y segunda, donde el bienestar de los primeros es preferible al de los otros, de allí que haber incluido el derecho humano al agua es estar en favor de ejercer justicia social, de vivir en un verdadero Estado de Derecho y dejar en claro el mensaje que todos los ciudadanos deben ser iguales ante la ley, como ante la infraestructura pública.

rubenceballos56@gmail.com  *Jurista

Notas Relacionadas