May teme sufrir un revés en las elecciones locales

386

[themoneytizer id=22300-1]

Estos comicios, cuyo resultado no deberían conocerse hasta el viernes, tienen lugar poco más de un mes después de la fecha en que Reino Unido debía inicialmente abandonar la Unión Europea, el 29 de marzo de 2019.

En un contexto de frustración por el Brexit, el gubernamental Partido Conservador británico teme un grave revés en las elecciones locales que se celebran, incluso en Windsor, el bastión de la primera ministra Theresa May cerca de Londres.

Estos comicios, cuyo resultado no deberían conocerse hasta el viernes, tienen lugar poco más de un mes después de la fecha en que Reino Unido debía inicialmente abandonar la Unión Europea, el 29 de marzo de 2019.

Pero el firme rechazo del Parlamento británico al acuerdo de divorcio firmado por May con sus 27 socios europeos en noviembre obligó a la primera ministra a pedir dos prórrogas a la UE, que prolongó la segunda hasta el 31 de octubre.

Fatales para la imagen y la legitimidad de la jefa de gobierno conservadora, estos aplazamientos podrían costarle caro en las urnas.

“Hay que prepararse para que los electores castiguen al Partido Conservador (…) por su incapacidad para cumplir a tiempo con el Brexit”, escribía el diario The Independent.

A la sombra del castillo de Windsor, en la circunscripción electoral de Theresa May, un elector, Mike Chamberlain, ingeniero jubilado de 72 años, afirmaba el jueves: “siempre voté a los conservadores pero se ha acabado”.

“Nos han traicionado a todos con el Brexit. Votamos por salir (de la UE) y hacen de todo menos sacarnos”, agregaba.

Como si estuviesen resignados por adelantado a este revés anunciado, los tories hicieron en los últimos días una campaña a desgana, señalaba el semanario conservador The Spectator, considerando que el partido de May dio “una clase magistral sobre el arte de perder elecciones locales”.

La votación tiene lugar, además, un día después de la estrepitosa destitución del ministro de Defensa, Gavin Williamson, por su implicación en la filtración a la prensa de la decisión británica de autorizar la participación del grupo chino Huawei en el desarrollo de su red de telecomunicaciones 5G, lo que una vez más dio la imagen de un gobierno totalmente descontrolado.

Estas elecciones, que los británicos aprecian poco y en las que a menudo hay una baja participación, buscan renovar casi 9.000 puestos de concejales en 250 ayuntamientos en Inglaterra, principalmente en zonas rurales mayoritariamente probrexit, e Irlanda del Norte.

El Partido Conservador tiene actualmente el 60% de estos cargos en Inglaterra, frente a 25% para el izquierdista Partido Laborista de Jeremy Corbyn, principal formación de oposición en Reino Unido.

Según Robert Hayward, miembro conservador de la Cámara de los Lores y especialista en sondeos, el partido de May podría perder más de 800 concejales.

Sin embargo, en opinión de otro experto, John Curtice, de la Strathclyde University, los conservadores podrían salvar los muebles dado que los electores probrexit descontentos con la estrategia de May para salir de la UE no tienen realmente otra alternativa que la abstención.

Les resulta imposible votar al nuevo Partido del Brexit de Nigel Farage -una formación política en auge- porque no se presenta a las elecciones locales y el otro partido eurófobo, el UKIP, tiene una presencia muy limitada.

Por su parte, los laboristas podrían sufrir las consecuencias de su posicionamiento poco claro sobre el Brexit, empujando a los electores proeuropeos hacia el centrista Partido Liberaldemócrata o hacia nuevos partidos locales.

LONDRES AFP

[themoneytizer id=22300-28]

También podría gustarte