Los invasores buscan ´reconquistar´ el Mercado

[themoneytizer id=22300-1]

Las calles del mercado en la actualidad se ven invadidas por cualquier cantidad de vendedores, carros, camiones que crean un caos vehicular y generan un aspecto de desorden/MIGUEL ORTEGA

POR
GIANCARLOS
VILLARREAL LARIOS

Pareciera que el Mercado Público de la ciudad y las zonas aledañas a este, estuvieran condenados a estar en el imaginario de la ciudadanía como un sector donde prima el desorden y el desaseo. A pesar de la recuperación que se logró en los últimos años, hoy el panorama que se aprecia en este lugar no es el más agradable, carretillas y camiones parqueados en cualquier lugar han traído de nuevo a la mente de los comerciantes y samarios, las imágenes de las caóticas y sucias calles que mostraban la zona, previo a la recuperación de este espacio en el año 2015 por el entonces alcalde Carlos Caicedo.

Tras un complicado proceso de recuperación del edifico del mercado, la galería comercial y las calles aledañas en el año 2015, este sector vio un resurgir en elque por primera vez en muchos años los compradores y samarios podían divisar un mercado limpio, organizado y en el que debido a la amplia oferta que se ofrece podía volver a ser una zona competitiva en materia comercial, hoy en día según lo captado por HOY DIARIO DEL MAGDALENA y lo comentado por transeúntes y vendedores en locales formales, aseguran que de lo que se vivió en aquellos dos años con la continuidad de los operativos por parte de las autoridades hoy en día, no queda nada.

“El panorama es de invasión por parte de cualquier cantidad de personas, en estos momentos en horas de la tarde hay una invasión de carretillas. Los carros están parqueados durante todo el día en las vías, y la policía no le hace control a esto. Eso nos afecta a todos nosotros porque nos quitan ventas, hay muchos problemas y discusiones en ocasiones entre ellos mismos (…) hay muchos que son venezolanos y pues uno entiende que ellos necesitan trabajar, pero hay otros que solo vienen hacer daño” asegura una propietaria de un local de cárnicos en la zona.

Para muchos el problema se ha acrecentado desde hace dos años, con la llegada masiva de ciudadanos venezolanos que en la imperiosa necesidad de tener que conseguir ingresos para poder subsistir, han tenido que acudir a una práctica que durante muchos años tuvo al Mercado Público como un foco de desorganización; la invasión del espacio público.

Otra de las razones que argumentan los comerciantes legalmente ubicados, y que se quejan de que hay que pagar arriendo, impuestos y toda serie de condiciones que conlleva estar legalmente constituidos, es la falta de operativos en los últimos meses por las autoridades, lo que ha permitido que sea aún más fácil para cualquiera llegar a un andén e invadir.

“La Policía solo hace control en las mañanas, luego ya no están por la zona. La Udep hacía los operativos de control, pero luego la gente regresaba porque no hay un control continuo de las autoridades (…) ahora hay una acumulación de carretilleros todo el tiempo en las vías” asegura una vendedora que resalta que a pesar del desorden, la seguridad ha sido un factor que no se ha perdido.

PREOCUPACIÓN

Los comerciantes ubicados en locales formales a lo largo de la calle 12 sino la principal entrada al Mercado aseguran con resignación ante la situación, que en unos cuantos meses se perdió el trabajo realizado durante muchos años para revitalizar y darle una nueva cara a este sector, que ahora se ve igual a como estaba hace seis años.

“La gente no acata las reglas, las políticas que tiene la administración en materia de espacio público son insuficientes y poco inteligentes, puesto que no regulan de manera continua la zona. Desde hace un mes no hay operativos en la zona, y por eso ahora se ve más invadido no solo los andenes sino todas las vías. Diariamente siguen llegando más vendedores invasores,  lo que en ultimas termina perjudicando es a uno como comerciante, porque la gente simplemente no viene para evitarse tener que padecer el desorden que se forma aquí” asegura un comerciante de la zona.

TENEMOS QUE VENDER ASÍ SEA EN LA CALLE:

Pero la invasión no solo ha causado que los comercios formales se vean afectados. Estar ubicados en las calles, resulta de algún modo más fácil y atractivo para los compradores, los cuales en ultimas han dejado de acudir poco a poco a la galería comercial y al edificio del mercado afectando a los que alguna vez fueron invasores y que se acogieron a la política de reubicación en el año 2015, quienes aseguran que les toca en ocasiones regresar a las calles, porque es donde se vende.

“Nosotros prácticamente dejamos el puesto acá arriba y nos vamos a la calle a vender, acá arriba poco se vende. Allá se vende más, la gente no sube hasta acá porque le da pereza y es más fácil comprar a alguien en toda la avenida (…) hay días en los que es mediodía y uno no ha vendido nada, entonces uno agarra unas cuantas cositas, cierra acá y se va para la calle a vender” manifiesta una vendedora de verduras ubicada en el segundo piso del Mercado Público.

En esa misma línea se expresa una vendedora de la Galería Comercial quien asegura que no solo son las carretillas, sino también los carros y camiones que dificultan el tráfico por la zona, no atendiendo las horas de descargue y las zona de parqueo haciéndolo en cualquier lugar.

“Nos tienen perjudicados esos camiones que todo el día se quedan parqueados en las vías, le tapan la visibilidad de los locales de uno, y lastimosamente uno se da cuenta que la Ley no es para todos, porque cuando hacían los operativos de control en la zona, solo se enfrascaban en la gente que tiene que trabajar y no en los dueños de esos camiones y carros, que tienen todas las vías convertidas en una parqueadero grande no solo parando el tráfico sino causándonos pérdidas a nosotros”, asegura una vendedora de la Galería Comercial, quien además asegura que ya en algunos sectores se ven las “chazas” en los andenes de  algunas calles, que es el inicio de la invasión “firme” del espacio público.

LO QUE DICE EL DISTRITO

El distrito es consciente que la situación de invasión del espacio público en el Mercado y sus alrededores se ha tornado bastante complicada en los últimos meses; pero aseguran que son tres factores lo que se han identificado han propiciado que este fenómeno se haya agudizado últimamente, más que el simple hecho de no contar en la actualidad con un contrato vigente con la Unidad del Espacio Público –Udep.

La migración de ciudadanos venezolanos; la sobrepoblación de vendedores y la poca oferta de espacios; y las mafias que continúan funcionando en este sector.

Para el secretario de Gobierno del distrito, Adolfo Bula ha resultado casi una tarea titánica para la administración distrital el atender la demanda de ciudadanos venezolanos que han arribado a la ciudad y a pesar que los diferentes entes territoriales han trasladado las preocupaciones al Gobierno Nacional este ha sido claro en prácticamente dejar todo el trabajo a las administraciones locales.

“Nosotros tenemos una realidad y es que hay una situación especial y es que muchas de las personas que están a los alrededores del mercado son venezolanos, en el caso particular, hay una franja importantes de nacionales. Tuvimos una reunión con el canciller, y pues las conclusiones fueron prácticamente que casi que la responsabilidad de asumir son para los entes territoriales (…) nunca vamos a resolver eso con la exclusiva presencia de las autoridades policivas, mientras que no se tenga una política migratoria en generación de ingresos a esta población, ni en Bogotá se ha podido resolver, nosotros en esa materia estamos bastante vulnerables” aseguró el funcionario.

El Secretario de Gobierno igualmente asegura que existe una sobrepoblación de vendedores en el sector y una poco oferta de espacios para que estos accedan a estos y dejen las calles, frente a esto asegura que en próximos días se hará la inauguración de la Plaza de Pescado y Mariscos con la que según expectativas del distrito se podrán reubicar cerca de 200 vendedores que hoy están en las calles y que previamente han sido censados.

Pero quizás uno de los aspectos que más preocupación genera a las autoridades y por eso se desarrolla un trabajo de inteligencia en la zona es la presencia de mafias que han montado un imperio a “costillas” del espacio público de los samarios.

“Hay mafias en el mercado en el tema de carretilla, ya hemos descubierto una persona que tiene una decena de carretillas, le hemos hecho operativos, le decomisamos, le hacemos comparendo, pero ellos están nuevamente en el sector (…) la tarea es compleja pero estamos articulados con otras instituciones para definir  acciones estratégicas que erradiquen de una vez por todas con estas prácticas ilegales” comentó.

El funcionario aseveró que la próxima semana se desarrollará un operativo en la zona para atender el llamado de la ciudadanía en materia de espacio público, bajo lo estipulado en el Código Nacional de Policía que tiene varios artículos sobre esto se escudarán las sanciones, pero decir que se solucionará de un día para otro este problema es mentirle a la ciudad anotó.

“La semana pasada estuvimos en la zona del mercado haciendo un recorrido en el que se recogieron las inquietudes de los comerciantes, junto con Secretaría de Seguridad, Gobierno e Inspectores de Policía estaremos visitando la zona en busca de responder a esos llamados y recuperar el espacio que se ha visto invadido (…) vamos a seguir haciendo presencia y control con las autoridades, para hacer una nueva labor primero pedagógico, luego disuasiva y tratar de tener un mayor control en esos sitios, pero creer que definitivamente vamos a sacar a todos los vendedores informales de un día para otro, sería engañar a la sociedad en ese tipo” expresa el funcionario distrital.

Tanto la ciudadanía samaria, como comerciantes e incluso los mismos invasores del espacio público esperan que prontamente se logre una solución ante esta crítica situación antes de que salga de control y ciertamente regrese el caótico panorama que se vivía en este lugar en años anteriores, al que muchos samarios incluso no conocían por temor, y que luego de las diferentes medidas de reubicación y recuperación por fin pudieron acudir y ver que la plaza deMercado es el corazón no solo gastronómico de la ciudad, sino además, la zona donde se aprecia los verdadero actores que jalonan la economía de la ciudad.

[themoneytizer id=22300-28]

También podría gustarte