Emergencia ambiental por pudrición de cinco toneladas de mango

2.151

[themoneytizer id=22300-1]

Nuevamente se pierde buena parte de la cosecha de mango en el municipio de Ciénaga, se trata de más de cinco toneladas de esta fruta considerada de tercera por los productores, debido a que es aguada y solo sirve para despulparlo.

El llamado es a las autoridades sanitarias y ambientales para que atiendan la situación, debido a que podría generar afectaciones en la salud de los moradores de esta zona.

Más de cinco toneladas de mango se pudren en el municipio de Ciénaga porque son de ´tercera, lo cual representan el 10% del total de la cosecha; así mismo, esta fruta que se está perdiendo se puede observar en las fincas de Sevillano y Costa Verde.

Según Ramiro Salcedo, líder de los productores de mango en el Magdalena, esta situación se presenta todos los años porque esa parte de la cosecha no es comercializada sino que se desecha y carecen de los canales adecuado para botarla, no se los compran y tampoco cuentan con la planta despulpadora, entonces la dejan tiradas en las fincas, sin embargo, él asegura que en Santa Marta pasa lo mismo y no se ve como en Ciénaga porque los productores utilizan otros mecanismos.

Por otro lado, esta comunidad se encuentra en riesgo de salubridad porque al pudrirse el mango genera enfermedades fitosanitarias, en ese sentido, esperan el acompañamiento de las autoridades e instituciones competentes.

La acumulación de grandes cantidades de mango que permanecen en proceso de descomposición también podría generar la aparición de la mosca de la fruta.

“Todos los años cualquier tipo de fruta en este caso el mango produce un desecho, hay una calidad que se ablanda por falta de recolección o de maduración, entonces ese mango no se comercializa para las empresas nacionales e internacionales sino para la agro industria que ellos no compran apariencia de la fruta sino pulpa, pero han bajado las compras”, dijo Salcedo.

Así mismo, precisó “la solución a largo plazo es una planta despulpadora que la más barata cuesta dos millones de dólares y otra buena que sirva para el Departamento tiene un valor de cinco millones de dólares, a mediano plazo que la compañía del Atlántico compre el mango y a corto plazo es que hagan huecos dentro del predio para enterrar esa fruta”.

Por su parte, el diputado Luis Eduardo Vives, dijo que “la desconexión entre las realidades que viven nuestros municipios con la gente de la clase política del Magdalena es total, hace más de dos años en el Plan de Desarrollo insistimos en una planta despulpadora y estoy seguro que no se ha avanzado sino que todo ha quedado en papeles”.

Añadió “otra vez hay cosecha de mango y vemos los mangos tirados en las calles, donde es tan fácil acompañar a unos micro empresarios y buscar los recursos para ayudarlos, pero no hay voluntad”.

LOS PRODUCTORES

Fidel Arévalo, cultivador de mango, señaló que, igual que el año pasado, no hay compradores y las promesas de ayudas oficiales para ayudarlos a comercializar la fruta nunca se hicieron realidad.

 “Ya esto se volvió una epidemia, siete meses esperando la cosecha, gastando plata y tiempo en mantenimiento y cuando llega la maduración no hay quien compre la fruta”, sostuvo el cultivador.

Según Fidel Arévalo, una hectárea de mango genera en promedio unos 25 millones de pesos por cosecha y actualmente el 70 % del producto se está perdiendo por falta de comercializadores.

Los afectados son más de 2 mil productores de Ciénaga y la zona Bananera en el Magdalena. En esta catástrofe también se pierde mucha mano de obra campesina.

El cultivador también aseguró que hasta hace unos años había una comercializadora regional que les compraba la fruta y exportaba gran parte de ella, pero esa empresa entró en quiebra y desde entonces el mercado del mango es incierto.

Los afectados hicieron un llamado directo al presidente Iván Duque para ver si es factible apoyarlos a través del programa de economía naranja.

[themoneytizer id=22300-28]

También podría gustarte