Grupo Daabon, es ejemplo de economía circular sostenible

1.383

[themoneytizer id=22300-1]

Daabon cuenta con tres plantas extractoras segregadas donde utilizan el aceite crudo, separación de almendra y aceite crudo de palmiste. Además produce energía renovable de autogeneración que es comercializada a otras organizaciones.

Uno de los aspectos más importantes es que los subproductos que genera la extracción del jugo del aceite de la palma se convierten en energía, por lo tanto, ninguno de sus residuos se pierde sino que los reutilizan en los procesos de C.I. Tequendama y todas sus empresas.

Por:
EMILY
BUSTAMANTE NÚÑEZ

El Grupo Daabon le ha apostado a la economía circular sostenible en cada una de sus empresas, lo cual los ha convertido en un ejemplo para el sector en el país Así lo dio a conocer el director de Sostenibilidad, Felipe Guerrero.

“Economía circular es un concepto que le permite a la empresa reutilizar sus subproductos, sus residuos y sus productos para generarle una nueva utilidad y un mayor valor, el caso de C.I. Tequendama en Aracataca-Magdalena, es representativo porque a través del MDL o de digestión anaerobia, no estaríamos haciendo uso del gas metano, ni de los lodos y del agua, estaríamos haciendo una disposición común en el que los lodos se secan, en que la fibra se elimina por combustión y el agua se trata y se vierte”, precisó Guerrero.

Agregó que “en cambio nosotros buscamos darle valor, desde el punto de vista de energía de la factura que llega mensualmente, hemos logrado bajar ese costo a cero porque tenemos la posibilidad de poder hacer uso de ese gas metano, en el caso contrario estaríamos emitiendo a la atmósfera, pero pagando un alto consumo energético a través de una cuenta como nos llega a todos, ese es un elemento de la economía circular”.

Por otro lado, disminuyen el uso de fertilizantes organices en el campo porque usan compostaje, eso representa darle mayor valor que si lo botan porque además de hacer una buena gestión de los residuos sólidos sino que tienen que comprar menos, los cuales son costosos.

“Palma, banano, cacao, aguacate y café, todo lo que nosotros producimos tiene el mismo concepto, si no reutilizáramos el agua y la vertiéramos de vuelta, tendríamos que cumplir y ya, pero estamos haciendo uso de las trazas de los elementos que tiene dentro y lo usamos en el riego. Estamos claros que el río Aracataca, Fundación y Tucurinca están bajo estrés y tenemos que hacer un uso eficiente, no es solo un tema de responsabilidad es porque tenemos que compartir con las demás personas”, sostuvo Guerrero.

Daabon a través de las biomasas y las fibras que generan están buscando como hacer nuevos materiales, debido a que usan nuevamente los residuos para darle utilidad y un valor agregado.

CRECIMIENTO DE LA EMPRESA

“¿De dónde nace el interés de Daabon de llevar a cabo estos procesos?, tenemos que remontarnos unos años atrás, en el mundo el Grupo fue líder en hacer productos orgánicos no es lo mismo que los tradicionales, los dos están bien hechos, pero la agricultura orgánica es muy diferente a la convencional porque yo no puedo echarle nada al campo y bajo esa lógica, necesitamos buscar que podíamos echar para mejorar su productividad y de ahí nace la compostera, en la medida que ha madurado el concepto de la empresa, del mercado, de lo orgánico y hemos crecido integrando economía circular”, dijo el directivo industrial.

Este proceso lleva 35 años para llegar a donde están y no es punto final, sino un éxito temprano es lo que es el trascender de una empresa que quiere durar 200 años más y seguirán innovando cómo generar carbón activado. 

“El carbón activado es un elemento que se utiliza en los filtros de agua, en las neveras y eso se puede generar a través de la palma, queremos hacerlo porque lo necesitamos para filtrar el agua para banano, creemos que desarrollar este elemento nuevo en esta cadena puede generar beneficios no nada más para la empresa sino para la ciudad”, dijo Guerrero.

El concepto de economía circular tiene unos dos años de estar estructurado, en ese sentido, lo que Daabon ha identificado lo ha denominado con ese nombre, además están aprovechando  todo el conocimiento que trae la economía circular para ponerlo en práctica.

“Un ejemplo es que nos dejó de llegar una cuenta de energía, que era un componente importante y de repente llega la factura casi en cero, pero por otro lado te está entrando a la cuenta bancaria dinero porque estas produciendo energía, esto nos impacta muy positivo porque es un negocio que tiene sentido económico, debido a que para que haya pasos concretos en economía circular tiene que haber un valor agregado y una utilidad si no se pierde el concepto”, señaló el director de Sostenibilidad de Daabon.

EL EJE DE LAS PLANTACIONES

La finca Tequendama tiene una particularidad para el Grupo, debido a que allí confluye administrativamente y logísticamente el eje de las plantaciones de palmas no solo como empresa sino como pequeños productores.

En este sitio, cuentan con una planta extractora que recibe el fruto que viene de las plantaciones propias o de los pequeños productores y procesarla para obtener el producto de aceite vegetal.

Además obtienen otros subproductos que son la fibra, el cuesco o la tusa, todo eso representa biomasa que es la función de la extractora, lo cual es masa orgánica. También cuentan con la plantación, las áreas de conservación, el MDL, el laboratorio de Entomopatógenos y la compostera, esto representa un viso de la economía circular.

“Estos casos son importantes no porque sean únicos sino porque son replicables, somos un piloto de lo que pueden hacer las otras empresas y lo que está haciendo en Colombia porque quieren dar a conocer que las empresas de Palma y del país están interesadas en llevar procesos que tengan dentro de su que hacer un componente social y ambiental importante. Para nosotros es vital presentarnos ante el mundo y comunidades aledañas como una empresa que cree en la gente, cree en el medio ambiente y trabajamos para tal fin”, indicó Guerrero.

La extractora dentro de sus elementos de producción tiene otro componente que se llama el efluente, es decir, para extraer el aceite de palma y llevarlo  a refinadora, deben cocinarlo en vapor, cuando eso se cocina en las ollas de presión que se laman esterilizadores, resulta que ese vapor se vuelve agua cuando baja la temperatura, eso es un efluente, el cual es el jugo de esa fruta que está cargado de materia orgánica y eso es comida para unas bacterias.

El director de Sostenibilidad de Daabon, dijo además: “esa agua que traemos de extractora Tequendama la metemos en el digestor que tienen dentro unas bacterias, las cuales respiran agua y botan metano que es un gas que tiene combustible y las bacterias se encargan eficientemente bajo unas condiciones de temperatura. Ese metano lo capturamos, limpiamos en unos filtros y lo devolvemos a extractora Tequendama convertido en energía. Nosotros estamos conectados a la red eléctrica nacional exclusivamente para darle energía no para tomar energía, nosotros vendemos energía a la red eléctrica nacional; de esa forma, este componente se volvió un negocio porque ya dejó de tratar agua exclusivamente para cumplir con la legislación ambiental de Colombia y pasó a ser un elemento que produce un recurso económico que luego viene a la empresa nuevamente”.

EL DIGESTOR

El digestor produce dos elementos, el agua que se trata para sacarle la materia orgánica que se vuelve metano que luego la siguen tratando para ir como riego a las plantaciones, es decir, que el agua que entra a la empresa no sale nuevamente como un efluente sino como riego.

“Esa agua que reutilizamos tiene rastro de nitrógeno, potasio, fosforo y que es lo que tiene un fertilizante, eso mismo, entonces no dejamos que se salgan esos nutrientes de la plantación y los mantenemos en el sistema, eso permite que no compremos elementos foráneos para echarle al suelo y tenerlo fértil”, sostuvo.

De este proceso también sale un lodo, después que las bacterias que están dentro de las piscinas se mueren y decanta el barro que llega de las plantaciones, el cual es rico y activado con la fibra y tusa se une y producen el compostaje que utilizan para mantener el suelo.

“Nosotros necesitamos hacer algo para que la humedad del suelo se mantenga, la única forma que podemos es metiéndole materia orgánica y eso es el compostaje, producimos alrededor de 1.700 toneladas de compostaje al año; cada palma recibe alrededor de 14 kilos de materia orgánica por año. Se benefician las plantaciones de nosotros y de los pequeños de productores, todos están gozando de esta situación”, sostuvo Guerrero.

El directivo de Daabon, añadió “la situación compleja en este momento no es como producir la palma, la tenemos, como cosechar lo tenemos, pero como predecir cuándo vamos a tener agua, eso es complejo, es un elemento de riesgo al que debemos invertir y tiene que actuar. Tenemos la extractora que produce los aceites, biomasa y efluentes; el digestor asume el afluente y genera tres productos el agua, el gas y el compostaje”.

ÁREA DE CONSERVACIÓN

La plantación en C.I. Tequendama es orgánica, no utilizan pesticidas ni fertilizantes, dependen de lo que hay en el suelo como son los animales, es importante porque las palmas son vecinas de las áreas de conservación y se generan relaciones que cualquier cosa que esté afectando la palma o viceversa como virus, hongos o bacterias y uno se come al otro, lo cual es positivo.  

Por lo tanto, se llevan esos virus, hongos o bacterias al laboratorio y los microbiólogos crecen ese hongo y lo echan a la plantación, eso que sacaron son lo que les sirve como plaguicida, todo se integra para darle un valor circular.

“La finca Tequendama tiene 100 hectáreas del último relicto de bosque seco que existe en la región, el cual fue aislado fue el señor Alberto Dávila Diazgranados, que fue el presidente hasta hace cuatro años, quien falleció y en vida dijo que eso se mantuviera porque su papá no lo tocó y él tampoco, entonces pidió que se quedara así. Son ese tipo de cosas que haya una diferencia real de lo que hacemos palmeros de cualquier otra empresa productora de comidas”, manifestó Guerrero.

Desde el punto de vista de economía circular, en el Grupo Daabon todo se integra, todo se utiliza y no tienen residuos sino que les llaman subproductos para seguir innovando y fortalecer su liderazgo del sector económico en la región y el país.

[themoneytizer id=22300-28]

También podría gustarte