Oposición vuelve al Parlamento

337

[themoneytizer id=22300-1]

“Aquí estamos, sesionando, dándole la cara al pueblo”, se congratuló Guaidó en el hemiciclo del Legislativo, único poder en manos de la oposición y objeto de una arremetida oficialista desde una fallida sublevación militar el 30 de abril contra el presidente Nicolás Maduro.

La oposición venezolana retomó ayer la actividad parlamentaria un día después de que fuerzas de seguridad le impidieran sesionar, en lo que su líder, Juan Guaidó, denunció como un intento del oficialismo por clausurar el Legislativo.

“Aquí estamos, sesionando, dándole la cara al pueblo”, se congratuló Guaidó en el hemiciclo del Legislativo, único poder en manos de la oposición y objeto de una arremetida oficialista desde una fallida sublevación militar el 30 de abril contra el presidente Nicolás Maduro.

Durante el debate, al que la Guardia Nacional impidió la entrada de la prensa, varios asientos se vieron vacíos y no se informó del número de asistentes.

Guaidó, jefe parlamentario reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, dijo que con el bloqueo de la Asamblea el gobierno socialista mostró al mundo “que son una cruel y vulgar dictadura”.

El martes, fuerzas de seguridad bloquearon las entradas del Palacio Federal, una operación que el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, justificó evocando una amenaza de bomba.

“La opción en Venezuela es luchar, seguir adelante (…) y aquí está su Parlamento para acompañarlos y salir de esta crisis”, dijo Guaidó, quien el martes acusó al gobierno de Maduro de buscar “cerrar por la vía de los hechos” al Legislativo.

El “cese de la usurpación” de Maduro está cerca, agregó el ingeniero de 35 años.

Dentro de las represalias judiciales por la fracasada sublevación liderada por Guaidó, catorce diputados fueron imputados por traición a la patria y conspiración por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de línea oficialista. La chavista Asamblea Constituyente los despojó luego de su fuero.

La cara más visible de la arremetida es Edgar Zambrano, mano derecha de Guaidó y vicepresidente del Parlamento, quien fue recluido en Fuerte Tiuna, principal complejo militar en Caracas, tras ser arrastrado hace una semana por una grúa en su vehículo para detenerlo.

Cuatro parlamentarios se refugiaron en residencias de embajadores en Caracas, el último de ellos Franco Casella, recibido en la casa del diplomático mexicano para brindarle “protección y resguardo”, según anunció el martes el gobierno de ese país.

Este paso fue llamativo pues México, a diferencia de países como Brasil, Argentina y Colombia, reconoce a Maduro y no a Guaidó. Pero alegó “preocupación” por la inviolabilidad del fuero legislativo para justificar la acción.

Además, un diputado huyó a Colombia y otro más, Freddy Superlano, pasó a “la clandestinidad”, según anunció en Twitter.

“Hoy, la historia nos obliga a ser firmes ante los pocos que pretenden mancillar los ideales del pueblo”, dijo este miércoles el presidente del TSJ, Maikel Moreno, en un acto oficial refiriéndose a supuestos ataques a la Constitución.

El Parlamento venezolano de mayoría opositora aprobó además reintegrar a Venezuela al Sistema Interamericano de Derechos Humanos -que incluye a la Comisión y Corte Interamericanas-, del que había sido excluido por el gobierno chavista en 2013.

De todas maneras, la medida resulta inaplicable pues todas las decisiones del Legislativo son consideradas nulas por el máximo tribunal, de línea oficialista, que lo declaró en desacato en 2016.

Liderada por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, la bancada opositora dejó “sin efecto” la denuncia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos presentada el 10 de septiembre de 2012 por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

CARACAS AFP

[themoneytizer id=22300-28]

También podría gustarte