´Iván Márquez´ con un pie afuera

391
[themoneytizer id=”22300-1″]

La única diligencia que se ha conocido de Iván Márquez ante la Jurisdicción Especial para la Paz tuvo lugar el primero de diciembre de 2017 cuando firmó su compromiso de acogerse ante ese tribunal. Sin embargo, eso quedó en el papel ya que nunca más volvió a aparecer pese a los llamados para que rindiera testimonio conforme a lo estipulado en el Acuerdo de Paz.

De allí la decisión de la Sala de Reconocimiento para comenzar el camino a abrirle un incidente de incumplimiento que terminaría con su expulsión y la pérdida de beneficios jurídicos.

Las cuentas se inician con el auto proferido en enero de este año en el que a Iván Márquez se le ordenó su presentación para dar declaración en lo concerniente al caso 001 que analiza todos los secuestros cometidos por esa guerrilla durante el conflicto. La JEP lo citó para el 14 de marzo.

No obstante, siete días antes de su presentación su abogada solicitó aplazamiento argumentando presuntos problemas de seguridad que le impedían a su defendido trasladarse hasta la ciudad para cumplir con el requerimiento. Junto con la misiva no había evidencia alguna de lo que aseguraba la jurista.

La Sala indicó además que las diligencias a las que fue citado Márquez tenían como objetivo recabar información para reconstruir los delitos cometidos durante el conflicto y establecer su grado de responsabilidad.

 “Estos hechos permiten a la Sala de Reconocimiento de la JEP deducir que la inasistencia no es claramente excusable y que, posiblemente, el mencionado compareciente incumple las condiciones que el sistema jurídico le impone para mantener los beneficios, derechos y garantías tras la firma del Acuerdo de Paz”.

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte