¿Qué es la economía circular y cómo funciona?

722
[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Repensar, Reutilizar, Reparar, Restaurar, Remanufacturar, Reducir, Re-proponer, Reciclar y Recuperar son las bases de la economía circular.

El término es relevante debido al contexto medioambiental actual en donde los fenómenos naturales apremian cada vez más la Tierra.

A finales del año pasado, el Gobierno lanzó la Estrategia Nacional de Economía Circular, en la cual puso entre sus planes a 2022 el desarrollo sostenible. El potencial en el país se mide en que se podría ahorrar hasta 11.700 millones de dólares anuales en materiales y además, generar nuevas oportunidades de negocios, según los cálculos hechos en la propuesta estatal.

¿Cómo lograrlo? Esa es la gran incógnita. Pese a que hay un plan, no hay un lineamento claro, con acciones concretas que cada sector debe cumplir en aras de llevar a cabo la estrategia (ver Radiografía).

Sin embargo, en febrero de este año, el viceministro de Desarrollo Empresarial,Saúl Pineda Hoyos, firmó el primer pacto regional por la economía circular con la Cámara de Comercio de Bucaramanga, la Alcaldía de Bucaramanga y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. El acuerdo forma parte del proceso de formulación de la Estrategia.

“Nuestra meta es fortalecer a las empresas para que sean más competitivas e incluyan modelos ecosostenibles e innovadores. Tenemos un propósito común: conservar produciendo y producir conservando”, dijo Hoyos.

La estrategia busca promover el emprendimiento, la generación de valor agregado y la atracción de la inversión como resultado de nuevas formas de producción, consumo y aprovechamiento de desechos, que reduzcan la carga sobre los rellenos sanitarios, lo cual cobra gran importancia teniendo en cuenta que la vida útil de los rellenos de 321 municipios se acabará en cinco años, según datos del Departamento Nacional de Planeación (DNP).

 

Beneficios de lo circular

Lo que busca la estrategia es incentivar a empresas, consumidores y otros actores de la cadena de valor para que desarrollen e implementen nuevos modelos de negocios. “Queremos transformar los sistemas de producción y consumo existentes, en unos que gestionen los residuos, hagan un manejo eficiente de los materiales y cambien los estilos de vida de los ciudadanos”, afirmó Ricardo Lozano, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Los beneficios ambientales de la economía circular se traducen en reducción de la extracción de materias primas, uso de fuentes de energía renovables, reducción de residuos y emisiones, y conservación y uso eficiente del agua. A nivel Económico hay reducción de costos de materia prima, aprovechamiento de los recursos en repetidas ocasiones, ingresos por venta de subproductos, atracción de nuevas fuentes de financiación, innovación en modelos de negocio, apertura de nuevos mercados y mejoramiento de la productividad y competitividad.

En el mundo, la economía circular ha avanzado hacia la construcción de un modelo económico y productivo en el que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantienen durante el mayor tiempo posible y se reduce al mínimo la generación de residuos y la emisión de CO2 en la producción.

 

En materia local

A nivel nacional ya existen ejemplos de economía circular, como el modelo de logística inversa empleado por el Grupo Argos. La compañía recoge los sacos sobrantes del cemento en las obras para luego entregarlas como materia prima a industrias (como fabricantes de fibrocemento y cartón).

“Nos centramos en identificar sectores prioritarios para poner en marcha cuatro proyectos piloto y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo liderará su implementación”, dijo Hoyos.

Específicamente, en el Programa de Transformación Productiva (PTP) del Ministerio adelanta un piloto de economía circular compuesto por cuatro fases y ejecutado por el Centro Nacional de Producción Más Limpia (Cnpml).

Esta empresa trabaja para fortalecer la oferta técnica de servicios, promover el desarrollo empresarial sostenible y generar casos demostrativos que le permitan a las empresas comprobar los beneficios ambientales y económicos de la incorporación de una política ambiental que fortalezca su competitividad.

“Buscamos la identificación e implementación de iniciativas que promuevan la economía circular al interior de 20 empresas de los sectores de construcción, plásticos y textiles y confecciones”, agregó Hoyos.

 

El acero, un ejemplo

Precisamente, la industria siderúrgica es un claro ejemplo de economía circular porque la chatarra es su principal materia prima, es decir que el ciclo es circular. Acerías paz del Río, Gerdau Diaco, Sidenal, Sidoc y Ternium han invertido 100 millones de dólares en medidas medioambientales como el control de humo para reducción de CO2 en un 65 % y la construcción de plantas de tratamiento de agua, con lo que han logrado reutilizar un 95 % el agua que usan en sus procesos productivos. Adicionalmente, las compañías han reducido el consumo de energía en un 50 %.

A 2020, planean inversiones por 620 millones de dólares para que ese impacto sea mucho mayor y que estén a la vanguardia de todas las industrias.

“El objetivo es asegurar que el valor se mantenga aún después de su vida útil nosotros reciclamos el acero porque puede reutilizarse una y otra vez”, señaló María Juliana Ospina, directora del comité de productores de acero de la Andi.

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]

 

También podría gustarte