Con escándalo terminó la Champions africana

456
[themoneytizer id=”22300-1″]

El Esperance de Túnez ganó la Liga de Campeones de África ante los marroquíes de Wydad Casablanca, la noche del viernes en Radès al vencer por 1-0 el partido de vuelta de la final, marcado por la confusión y por una interrupción de hora y media de duración.

Los tunecinos, defensores del título, ganaban 1-0 gracias a un tanto de Mohamed Youcef Belaili en el minuto 42, cuando el partido fue detenido.

La suspensión se produjo después de que el tanto de Walid El Karti (60) para el Wydad Casablanca fuera invalidado por el árbitro, aparentemente por un fuera de juego. Los marroquíes reclamaron la verificación por el VAR, pero este estaba fuera de servicio. Furiosos y decepcionados por el partido de ida (1-1), ya marcado por la controversia , decidieron abandonar el terreno de juego.

Entonces estallaron algunos altercados y se lanzaron botellas de agua al césped, lo que provocó la intervención de las fuerzas del orden. El ambiente se calmó y dio paso a un largo periodo de tiempo suspendido, con un interminable intercambio de palabras en el terreno entre integrantes de la Confederación Africana (CAF) y miembros del personal de los dos equipos.

Al cabo de hora y media, el experimentado árbitro gambiano Bakary Gassama regresó al centro del terreno del juego y pitó el fin del partido, desencadenando las celebraciones de los jugadores del Esperance y del público.

La CAF confirmó después en Twitter el resultado de 1-0 y se entregó el trofeo a los jugadores del Esperance, que se hicieron así con su cuarta Liga de Campeones africana (después de las de 1994, 2011 y 2018).

El partido de ida de la final ya estuvo marcado por la polémica. El árbitro egipcio Gehad Grisha fue suspendido durante seis meses por la CAF por su “pobre actuación”.

Estos polémicos partidos se producen a solo unas semanas de la Copa Africana de Naciones, que se disputará en Egipto entre el 21 de junio y el 19 de julio.

El Colombiano

[themoneytizer id=”22300-28″]
También podría gustarte