Represión a la oposición dejó 101 muertos

[themoneytizer id=”22300-1″]

 

Los líderes de la protesta popular sudanesa contra el régimen militar rechazaron la propuesta de diálogo de los militares en el poder, después de que el saldo de la represión del movimiento fuera revisado al alza, hasta los 101 muertos.

El Consejo Militar ordenó el lunes la dispersión por la fuerza de los manifestantes concentrados frente al cuartel general del ejército en la capital, Jartum.

La operación, calificada de “masacre” por los manifestantes, provocó 101 muertos, en lugar de los 60 inicialmente reportados, según un comité de médicos favorable a la protesta.

Del total de muertos, 61 fueron contabilizados en los hospitales y 40 fueron hallados en las aguas del Nilo, según estos médicos cercanos al movimiento de protesta. La represión también causó 326 heridos, añadieron estas fuentes.

Tras el golpe de fuerza, las llamadas Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), un grupo paramilitar vinculado al ejército, fueron desplegadas en todo el país.

Ante el temor de que la situación empeore, la ONU decidió relocalizar temporalmente a parte de su personal en Sudán. Reino Unido también retiró a los trabajadores “no esenciales” de su embajada en Jartum y desaconsejó a los británicos viajar al país.

“El pueblo sudanés no está abierto a negociaciones” proclamó Amjad Farid, portavoz de la Asociación de profesionales sudaneses que lidera el movimiento de protesta.

“El pueblo sudanés no está abierto a este consejo de transición militar que asesina a gente y necesitamos justicia y rendimiento de cuentas antes de que se pueda hablar de ningún proceso político” dijo a la AFP.

Este miércoles, varios testigos explicaron a la AFP haber oído disparos en la capital. Las calles de Jartum estaban casi desiertas, con tiendas cerradas y apenas vehículos, a pesar de que se celebra la fiesta de Aíd al Fitr, que marca el fin del Ramadán.

Desde el lunes, el internet móvil no es accesible. Las redes sociales han sido claves en las protestas.

Los manifestantes estaban concentrados desde el 6 de abril delante del cuartel general del ejército en Jartum. Tras reclamar la dimisión del presidente Omar Al Bashir, destituido por el ejército el 11 de abril y sustituido por un Consejo Militar, ahora exigen que el poder sea transferido a los civiles.

“Entre los heridos todavía hay personas en estado grave y se espera que aumente el número de muertos”, dijo a la AFP un médico que trabaja en dos hospitales de Jartum y que no quiso identificarse por razones de seguridad.

“La situación es muy difícil (…) La mayoría de hospitales recibieron más víctimas de las que permite su capacidad”, aseguró.

PARÍS AFP

[themoneytizer id=”22300-28″]

 

También podría gustarte