EN LA ESE DISTRITAL
Contraloría detecta presunto detrimento de $17 mil millones

El pago de salarios a empleados que no cumplían funciones dentro de la entidad, medicamentos que nunca se entregaron a la ESE, así como contratos tercerizados que presentan irregularidades en su ejecución hacen parte de los hallazgos fiscales encontrados por el organismo de control.

EDILSON PALACIO, contralor distrital de Santa Marta.

Un presunto detrimento patrimonial tasado en más de 17 mil millones de pesos detectó la Contraloría Distrital de Santa Marta en la ESE Alejandro Próspero Reverend, a través de una auditoria regular realizada a la vigencia 2017 de la entidad.

Los $17.925’827.719 están representados manifestó el organismo de control, en 63 hallazgos con incidencia fiscal de los 141 que detectó de carácter administrativo.

 Los hallazgos fiscales de mayor cuantía son los relacionados con la tercerización de servicios a través de bolsas de empleo y empresas que llegan a los 16 mil 599 millones de pesos; el primero de estos contratos con la empresa Servisalud del Caribe la cual tenía un convenio con la entidad por 7 mil 714 millones de pesos para la prestación de servicio de apoyo asistencial con auxiliares de urgencia, PyP, inducción a la demanda, hospitalización, cirugía, auxiliar de salud oral, laboratorio, consulta externa entre otros; los cuales según el ente de control no contaban con los soportes necesarios para establecer por ejemplo, la cantidad real de personal que dispuso la empresa para suministrar los mencionados servicios en los 29 establecimientos que prestan el asistencia de salud a través de la red pública de la ciudad. Dineros los cuales eran girados por la ESE a Servisalud del Caribe, pero que en muchos casos y por denuncias de personal contratado por esta no les cancelaban a tiempo, adeudándole en algunos casos salarios por más de cuatro meses.

El otro hallazgo alarmante tiene que ver con el contrato celebrado con Facturas y Procesos de la Costa EAT para la prestación de servicios de apoyo a la gestión del proceso administrativo de facturación por un valor de 4 mil 449 millones de pesos, en los cuales al igual que en el anterior hallazgo no se lograron soportar los documentos necesarios para entender entre otros el valor de cada uno de los servicios, no se hizo un estudio de mercado, debido a que no hallaron soportes de las personas subcontratadas.

Quizás el hallazgo que más sorprendió a la Contraloría Distrital fue en el contrato de suministro de medicamentos los cuales eran denunciados por los mismos usuarios, que manifestaban que en muchos casos tenían que ellos mismo llevar sus medicamentos. Referente a este ítem, el ente de control menciona que se encontró un presunto detrimento patrimonial por valor de mil 278 millones de pesos.

Llama la atención al organismo que durante el proceso de auditoria regular, se hizo el rastreo paso por paso del recorrido que deben llevar los medicamentos desde el momento del ingreso al almacén general, pasando por la red de distribución a cada uno de los puestos y centros de salud de la red pública, para posteriormente ser entregado a los pacientes, durante la auditoría no se encontraron la totalidad de los soportes de los medicamentos entregados, lo que generó un faltante.

Según el informe de la Contraloría no solo no se encontraron los registros de salida del almacén, ni de ingreso a los puestos de salud, sino que al momento de verificar aquellos empaques que se encontraban en los estantes estos se encontraban vacíos, lo que es una alerta enorme acerca de la situación en la empresa social del estado.

Durante la auditoría realizada por un equipo de siete personas mencionó el contralor distrital, Edilson Palacio Castañeda, también se verificó la labor del equipo humano, detectando que cuatro funcionarias vinculadas a la ESE mensualmente recibían sus salarios y prestaciones, pero no cumplían ninguna especie de función o labor dentro de la entidad; asimismo, el cumplimiento de los horarios de trabajo por parte del gerente de la entidad para esa época, Omar Suárez Prasca, le cual debía por cumplimiento administrativo asistir a la entidad en algunos periodos de tiempo y éste no lo hacía.

La alarmante cifra de $17 mil millones de pesos de presunto detrimento patrimonial, aseguró el contralor distrital, Edilson Palacio demuestra el porqué del alto número de quejas de los usuarios acerca de la atención en cuanto a la entrega de medicamentos; además sorprende teniendo en cuenta que prácticamente representa la mitad del presupuesto de la entidad en un año, el cual ronda los 36 mil millones de pesos.

 “Hemos realizado de manera regular unas auditorias y con gran preocupación detectamos a través de 63 hallazgos una responsabilidad fiscal alarmante, esto nos dio una alerta para ver que no se estaban entregando medicamentos a la población subsidiada, es decir, a la más vulnerable de la ciudad (…) pudimos evidenciar que personas fallecían por medicamentos que eran necesarios tenerlos en estos centros de salud, todas estas situaciones daban lugar a que poco a poco la entidad fuera perdiendo la prestación del servicio ante las EPS, lo que no le permitía a la ESE recibir mayor número de prestación de servicio que se viera reflejado en mayores ingresos” instó el contralor.

Por si fuera poco, además se encontró que la entidad realizaba la retención del impuesto de retefuente a los contratistas de la entidad, pero que durante la vigencia auditada no fueron trasladados a la DIAN, lo cual género sanciones e interés de mora por parte del ente recaudador causando detrimento del presupuesto de la ESE Distrital.

La Contraloría Distrital auditó aspectos contractuales, estado contable, gestión presupuestal y financiera, administración del talento humano, gestión documental y sistema de control interno. Asimismo, manifestó que en total fueron 141 hallazgos de los cuales tres tienen incidencia fiscal por los cuál serán trasladados hasta la Fiscalía General de la Nación.

También podría gustarte