DICE FABIO MANJARRÉS
Ser papá es el mejor proyecto de vida

“Love is all you need”, la frase que al español traduce “amor es todo lo que necesitas” parece ser la filosofía del hogar de Fabio Alejandro Manjarrés Pinzón; el inspirador enunciado no está en la sala o comedor, mayormente visible para quienes lo visitan, pero sin duda, es ese sentimiento el que se respira en el ambiente de su casa.

Lo anterior, se puede afirmar con certeza, pues al ver a este administrador de empresas, hablar de su familia, “es realmente hermoso” como él mismo lo define; en compañía de su esposa Liseth Paola Guerrero Jiménez y sus hijos Fabio Alejandro y Juan Pablo, recibió con agrado su elección como protagonista de este especial que este domingo, Día del Padre, hace HOY DIARIO DEL MAGDALENA.

Desde 2016, Fabio Manjarrés es el gerente de Proyectos de la Gobernación del Magdalena y da gracias a Dios por permitirle construir su núcleo familiar, del que dice, entre risas, quiere agrandar pues con su pareja están “dispuestos para el tercer hijo”; un plan que ya tienen en mente, pero no desconoce cuán especial es la presencia de los dos retoños.

‘El Campeón’, de 7 años y ‘El Tigre’, de un año y medio, como cariñosamente los llama, son la razón de vivir para este administrador de empresas; la noticia de su llegada le cambió la vida y por eso, se preocupa por su bienestar y procura forjar en ellos, buenos valores y principios.

“Esas dos noticias de recibirlos han sido una bendición, me levanto y me acuesto pensando en ellos, trabajo por ellos y no solamente en tratar de darle lo mejor, sino de formarlos bien, que es lo más importante, que vean buenos ejemplos,  una educación integral. Y esa tarea no solamente la hago yo, sino su mamá también, que lo hace con una luz propia; es una mujer entregada a ellos”, expresó este padre de 37 años.

Mientras dialoga, Fabio papá recuerda con emoción el nacimiento de Juan Pablo, pues tuvo la oportunidad de entrar a la cirugía e incluso, guarda fotografías y videos del momento cuando el menor de los Manjarrés-Guerrero salió del vientre de su mamá… “no me desmayé”, dice con carcajadas.

Liseth, de 29 años, relata que en medio de sus nervios, Fabio la tranquilizaba y su acompañamiento la hizo sentir segura; él estuvo muy activo: se fue detrás de médicos y enfermeras cuando se llevaban a su hijo y luego, en recuperación, no se desprendió ni un instante.

“La presencia de él fue fundamental, porque es un momento con muchos miedos y tener a la persona que te ama ahí agarrando tu mano, diciéndote que todo va a estar bien, eso es muy importante. Fabio cumplió un papel ese día, al 100%”, sostuvo la comunicadora social y periodista.

Fabio y Liseth son una pareja joven que trata de complementarse entre sí, en su rol de padres; él se considera uno “moderno” respecto al apoyo a los hijos y no está muy acorde con las reglas estrictas… ella, asienta con su cabeza y se ríe, pues “la línea férrea” va por cuenta matriarcal.

“Creo más en las convicciones de cada uno, pero sí inculcarles la humildad, el estudio y el trabajo, tres cosas que le hablo al mayor y a Juan Pablo se lo pienso inculcar. No le pongo veto a las cosas; cada uno debe empezar a desarrollar su libre personalidad, los apoyaré en la decisión que ellos tomen, en lo que ellos quieran hacer”, indicó Fabio.

Por su parte, Liseth comenta: Viendo como es él, a mí me ha tocado ser un poquito más de las reglas, que se coman todo, que recojan, mientras el papá les da la galletica escondida, deja que hagan desorden, se acuestan tarde (risas). Hemos llegado a acuerdos donde cada uno sepa el rol que tiene y nos ha servido bastante con los niños”.

EJEMPLO DE PADRE

El también Magister en Desarrollo, no escatima en elogios para su padre al que califica de “excelente” y dice tener de él “un reflejo único”… “soy su fotografía” es lo que afirma, pues los dos se dedicaron a actividades que demandan tiempo: el papá, a la academia y Fabio, al sector público, por lo que se pierden muchos momentos con los hijos.

“Yo pienso que tanto mi papá como yo, hemos optado por la calidad de tiempo. Somos muy pechichones (risas), a veces nos dicen que nos pasamos pero es porque los momentos corticos que tenemos, no queremos pasar regañando ni nada de eso, sino hacerlos sentir bien”, dijo.

Agregó que: “aunque puede ser contraproducente, a mi papá lo considero como mi mejor amigo y quiero que Fabio y Juan Pablo me vean así, que esa figura rígida de padre se cambie, me confiesen todo…”.

DIVERSIÓN FAMILIAR

“Disfruto mucho la casa, pa’ mi la casa es la recarga de energía mía”… inicia Fabio refiriéndose a las actividades que realiza fuera de su trabajo; admite que no le gusta estar en la calle y aprovecha que los niños comparten dos cosas suyas: el fútbol y la música, para divertirse juntos.

“Al mayor le encanta el fútbol y es buen jugador; Juan Pablo tiene una musicalidad única y como yo toco percusión… ojalá que de pronto más tardecito le guste también el fútbol (risas). Nos gusta ir mucho a cine, a playa, comer juntos; pusimos regla de juego y los domingos son de la familia e intentamos que así sea siempre”, afirmó con una gran sonrisa.

También podría gustarte