´Los Pachencas´ ordenaron paro armado

[themoneytizer id=”22300-1″]

La casi totalidad de los negocios que se encuentran en el corredor de la Troncal del Caribe entre el barrio Once de Noviembre y Palomino en La Guajira, cerraron desde ayer sus actividades. Lo hicieron tras recibir amenazas por parte de ´Los Pachencas´.

Todo el comercio del corredor vial de la Troncal del Caribe se encuentra cerrado desde ayer. Los colegios de las veredas y corregimientos no recibieron a losalumnos. Tampoco hay servicio de transporte, entre ellos el de mototaxi. El Ejército patrulla todo la zona rural.

El grupo delincuencial ´Los Pachencas´ duramente golpeado con la muerte de su jefe máximo Jesús María Aguirre Gallego, alias ´Chucho Mercancía´ ordenó unparo armado en todo el corredor de la Troncal del Caribe desde el barrio Once de Noviembre hasta Palomino en límites con La Guajira, el cual se cumplió ayer en un 90 por ciento

Bajo el temor, el miedo y la amenaza de ser declarados objetivos por parte del grupo armado, el comercio que se extiende por toda la troncal, lo mismo que en las veredas y corregimientos del pie de monte de la Sierra Nevada de Santa Marta, atendió ayer las instrucciones impartidas por ¨Los Pachencas´ a través de un panfleto donde ordenaron el cierre de los negocios, colegios, restaurantes, tiendas, cafeterías, y prohibió además la circulación de motos, el servicio de mototaxis y la prestación de los servicios de operadores turísticos.

En el panfleto ´Los Pachencas´ dicen que el paro se desarrollará durante 72 horas.

PASQUÍN ES FALSO

Por su parte, el secretario de Seguridad y Convivencia del Distrito, Camilo George dio a conocer un comunicado a la opinión pública, en el que afirmó que el pasquín es falso, que no corresponde a estructuras delincuenciales, que su contenido busca generar zozobra como reacción a la neutralización de alias ‘Chucho Mercancía’ y uno de sus lugartenientes. “Queremos dar un parte de tranquilidad, porque la Policía Nacional en articulación con las Fuerzas Militares, estamos en total capacidad de garantizar el ejercicio de los derechos y libertades de los samarios”, señaló el escrito.

MIEDO GENERALIZADO

Las comunidades de todas las veredas del norte de Santa Marta como Quebrada Valencia, Machete Pelao, Calabazo los corregimientos de Guachaca, Buritaca y Minca, quedaron convertidos literalmente en pueblos fantasmas donde reina el miedo, el temor y la angustia por lo que puede ocurrir o las represalias que el grupo armado pueda tomar, tras conocerse que una ´fuente humana´ fue quien delató a ´Chucho Mercancía´ ante las autoridades para que diera con su localización.

´El paro armado es real. Aquí nadie abre su negocio por temor a que lo maten, lo que dicen la Policía y el Ejército no es cierto, el paro existe, mire no hay nadie en la carretera y menos en las calles, ni subiendo hacia la Sierra, la orden es esa´, dijo a este periódico un líder social de la zona que omitimos su identidad para protegerlo.

TODA ESTÁ CERRADO

A lo largo de la Troncal del Caribe entre el Once de Noviembre en las afueras de Santa Marta hasta Palomino hay por lo menos unos ochocientos negocios comprendidos entre tiendas, restaurantes, refresquerías, puestos de venta de comida informal, de fritos, venta de artesanías, frutas, venta de ropa, depósitos, ferreterías, y otros comercios y todos están cerrados. Nadie abrió ayer ni abrirán hoy por el temor a cualquier represalia por parte de lo que queda de ´LosPachencas´, grupo que a pesar de haber perdido a su máximo cabecilla, a su segundo al mando que está preso, y más de 50 miembros del grupo criminal a buen recaudo de la justicia, aun mantiene sus redes activas en toda la zona rural de Santa Marta.

“Nosotros conocemos bien el lugar y por eso no abrimos las puertas por temor a morir en manos de esas personas. Preferimos esperar que pase todo, pero mientras no saldré”, indicó un líder social.

Respecto al tema, los comerciantes del sector hicieron caso a los pasquines y decidieron no abrir al público, por lo que los establecimientos y calles de la Troncal del Caribe en esta parte del Magdalena y sectores de La Guajira, se mantienen cerrados y desoladas, ante la amenaza de ‘Los Pachencas’.

PATRULLAJE MILITAR

Ayer, tras conocerse la orden del paro armado, en el corredor de la Troncal del Caribe hicieron presencia unidades del Ejército, las cuales se tomaron las veredas y corregimientos de la región, buscando darle confianza a la comunidad, pero  esta se resistió a volver a la normalidad.

Las unidades del Batallón Córdoba desplazadas al corredor de la Troncal del Caribe encontraron poco apoyo entre la gente con la que conversaban. Muchos se rehusaron a hablarles a los militares, mientras que otras personas solo les contestaban lo necesario.

´Los soldados debieron darse cuenta, nadie les respondía nada, todo el mundo por acá está callado, es que la presión es muy fuerte, y nadie quiere correr el riesgo de que le pase algo por estar hablando con la Policía o el Ejército´, explicó un líder comunitario de Guachaca.

DELICADA SITUACIÓN

Los comerciantes no abrieron sus negocios, los padres de familia no enviaron a sus hijos al colegio y la tensión que hay en todo el pie de monte de la Sierra Nevada de Santa Marta es total. Así describió un líder social de la región lo que se está viviendo en el corredor rural de la Troncal del Caribe, desde el Once de Noviembre hasta Palomino, área de influencia de la organización delincuencial ´Los Pachencas´.

Por ahora, los graneros, tiendas, depósitos y negocios de comida seguirán cerrados. Aun cuando haya presencia del Ejército, nadie se atreve a abrir sus establecimientos por cuanto temen que les pueda ocurrir algo más adelante.

SIN MOTOTAXIS

Para comprender la dimensión del paro armado ordenado por ´Los Pachencas´, hay que decir que la región se encuentra sin transporte. El medio más usado por la gente es la mototaxi. Pues bien, algunos hombres armados llegaron hasta ´las estaciones´ de los mototaxistas y le dieron la orden de no prestar el servicio, es decir, de no trabajar en las próximas 72 horas, so pena de atenerse a las consecuencias.

De igual manera, los vehículos automotores que acostumbran a prestar su servicio desde la plaza de Mercado de Santa Marta hasta las veredas del sector rural del Distrito, tampoco hicieron presencia en sus recorridos. Nadie dio explicación alguna. ´A los conductores les preguntan, y ellos dicen que tienen los carros en el taller, o están en reparación, eso es una excusa, pero la verdad verdadera es que obedecieron al paro armado de Los Pachencas´, narró un líder comunitario.

ALCALDÍA GUARDA SILENCIO

Frente a esta grave situación de orden público en la comprensión rural del Distrito de Santa Marta, la administración del alcalde Andrés Rugeles ha guardado completo silencio. Solo el día lunes hizo una manifestación de reconocimiento al operativo cumplido por la Policía luego de haber dado de baja a ´Cucho Mercancía´.

Hasta el cierre de esta edición no se conocía ninguna declaración o medida que haya tomado la administración para enfrentar el paro armado en la zona rural de Santa Marta.

 

 

[themoneytizer id=”22300-28″]

 

También podría gustarte